Tolima
Typography

Un grupo de estudiantes de la escuela Olaya Herrera, vereda Llanitos, municipio de Ibagué (Tolima), decidió firmar un Pacto de Amor por la Lectura y el cuidado de los libros. El Pacto se suscribió con la biblioteca del Cañón del Combeima, la cual se encuentra ubicada en el corregimiento de Villa Restrepo de este municipio.



Después de casi dos años de desarrollar en esta institución el programa: “Leer es mi cuento”, los niños y las niñas deciden voluntaria y conscientemente asumir el compromiso de leer el libro entregado, socializarlo con la familia y vecinos, respetarlo, hacerlo respetar y cuidarlo para que se conserve de la mejor manera, buscando con ello desarrollar la vocación por los libros, la lectura, el conocimiento crítico y analítico, la convivencia y la paz en todo el hermoso cañón del Combeima.

Los niños y las niñas del grado quinto, bajo el estricto y decidido liderazgo de la docente Alcira Mejía Ossa, han asumido el compromiso de la lectura no como imposición, sino algo recreativo que les permite adquirir conocimiento y conciencia de vivir y convivir en comunidad.

En el marco de este Pacto se creó una comisión de tres personitas, dos niñas y un niño, que tendrá la misión de verificar que el Pacto se cumpla cabalmente. A esta comisión, se sumó Juan Guillermo Osorio Rangel, pasante del ministerio de cultura y de la biblioteca nacional, quien permanecerá hasta diciembre colaborando con el bibliotecario en las diversas actividades que se programen allí, lo mismo que adelantar un proyecto de remembranza en el cañón del Combeima.

El Pacto de amor por la lectura

El documento firmado en sus considerandos señala que “la lectura contribuye al desarrollo integral del individuo en comunidad, generando vida, paz, salud y compromiso ético”. Agrega otro considerando: “La lectura contribuye a la adquisición de conocimientos en distintas áreas del saber, conocimientos para vivir dignamente, en paz y en comunidad”.

También señala el documento que “los niños y las niñas de la escuela Olaya Herrera de la vereda Llanitos están dispuestos y dispuestas a fomentar la vocación por la lectura y el amor por los libros”.

Teniendo en cuenta dichas consideraciones, los niños y las niñas de esta institución educativa deciden “Firmar conscientemente el presente Pacto de Amor por la Lectura, el cuidado de los libros, a quienes a partir de la fecha lo consideraremos como “el mejor amigo”, Pacto firmado entre la Biblioteca El Cañón del Combeima y el grado 5º de primaria de la escuela Olaya Herrera, de la vereda Llanitos. Cúmplase.  Septiembre 5 de 2019”.

El compromiso de las bibliotecas públicas del país es fomentar, promocionar, animar e impulsar la lectura en chicos y grandes, hombres y mujeres. Un pueblo leído además de ser culto, no se deja manipular fácilmente, por cuanto tiene capacidad de mirar cada propuesta e iniciativa con espíritu crítico y analítico. Un pueblo no leído está a merced de cualquier oportunista de la peor calaña. Así que leer es el camino para derrotar el analfabetismo, la violencia y la  soledad. Bien dice la escritora Mónica Lavín: “La lectura  es una pasión”.

Desde esta perspectiva, es extraordinaria la decisión tomada por este grupo de chiquillos y la tarea encomiable que viene haciendo la red de bibliotecas públicas de Colombia. Hay que asumir la sugerencia del escritor mejicano Rius de apagar la televisión y abrir un libro. La televisión nos lleva a que no pensemos por sí mismos, sino que otros piensen por nosotros, en cambio el libro nos llama a pensar por sí mismo, a ser seres pensantes, sujetos autónomos.