Tolima
Typography

La campaña electoral en el departamento del Tolima se desarrolla entre el miedo, el terror y el ventajismo de los mismos con las mismas. En realidad son los mismos libretos del establecimiento, sobre todo el utilizado durante la triste era del considerado por la CIA el narcotraficante número 82, Álvaro Uribe Vélez.



Proliferan panfletos a diestra y siniestra en los cuatro puntos cardinales de este departamento sin que las autoridades hagan algo por detener a los responsables. Aparecen a nombre del paramilitarismo y últimamente supuestamente a nombre de las FARC – EP.

Dichos comunicados supuestamente de la insurgencia armada, traen el logo de la rosita, símbolo del Partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), Partido legal, fruto del acuerdo de la Habana entre este movimiento insurgente y el Estado.

Eso lleva a pensar que dichos comunicados no son de la insurgencia, sino de los enemigos de la paz que hoy vienen moviendo cielo y tierra para hacer abortar esta iniciativa de paz y reconciliación para que la guerra siga siendo el pan nuestro de cada día, como lo añora el Centro Democrático y su cabecilla Álvaro Uribe Vélez.

Así las cosas, dichos panfletos realmente no provienen de la montaña, como se quiere hacer creer, sino de altas oficinas de aguda inteligencia, con el ánimo de impedir que el Partido FARC llegue a las corporaciones públicas como se ha propuesto contra viento y marea.

Todo indicaría que este departamento lo tiene copado todas estas fuerzas oscuras del paramilitarismo con la complicidad de las fuerzas militares. Hace rato las comunidades de la vereda Esmeralda, municipio de Planadas, vienen denunciando a Germán López, quien al parecer comanda más de 60 hombres, los que distribuye por todo el sur del departamento apareciendo  como supuestas guerrillas farianas, en otros casos como paramilitares. Cobran la vacuna a los comerciantes, asesinan, intimidan y desplazan,  en presencia del ejército, caso alias Culebrero en Santa Rita (Huila), zona limítrofe con el Tolima, dicen las comunidades.

Ante estos hechos graves y desconcertantes, el consejo político departamental del Tolima de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), ha dado a conocer un documento público en el cual denuncia todas estas acciones violentas que se vienen sucediendo.

Inicialmente, ratifica su compromiso de paz a pesar del incumplimiento del Estado en cabeza del presidente Iván Duque Márquez. A renglón seguido hace la respectiva denuncia pública: “Denunciamos que los enemigos de la paz han empezado a usar el logo de nuestro Partido difundiendo comunicados, como el de Villahermosa, el de Prado, en China Alta en Ibagué, que generan confusión y pánico dentro de la población, haciendo creer que el Partido FARC y las FARC – EP son lo mismo, cuando el comunicado oficial del Consejo Político de nuestro Partido del 29 de agosto deja claro que los que decidieron volver a las armas, tomaron esa decisión, debido a lo que ha sucedido con el acuerdo, más no es una decisión del Partido FARC. Más bien estos panfletos son una estrategia de los guerreristas para usarlos contra nosotros en los comicios electorales, y para ponernos de blanco, buscando pretextos para seguir asesinándonos y poder buscar justificación”.

La clase dominante al parecer utiliza estos procederes innobles, infames y terroristas para quitarle la base social al Partido FARC.

También se viene diciendo en estos pasquines que supuestamente el Partido FARC estaría orientando “limpieza social” o apoyando ciertos candidatos. Al respecto dice el comunicado del Partido FARC en el Tolima: “No hemos manifestado nuestro apoyo a la campaña de ningún político en el municipio de Villahermosa, donde además no tenemos incidencia política en este momento, ni mucho menos estamos promoviendo ninguna limpieza social en Villahermosa, ni en Prado, ni en China Alta, ni en Ronces (Roncesvalles), ni en ninguna parte del departamento del Tolima, ese más bien ha sido el estilo de la ultraderecha y el paramilitarismo, que está ampliando sus redes en el departamento sin que hasta el momento las autoridades departamentales se pronuncien”.

Esta organización Política, finalmente rechaza contundentemente estas infames prácticas de los mismos con las mismas que han gobernado el departamento y exhorta a cerrar filas de apoyo al proceso de paz que se concretó en la Habana (Cuba) y se firmó en el teatro Colón de Bogotá, el 24 de noviembre de 2016.

Señala: “Rechazamos esta campaña de confusión y desprestigio, no lograrán amilanarnos seguiremos adelante impulsando nuestras campañas políticas por una Tolima Digna, trabajando junto al pueblo tolimense por la conquista de sus derechos e impulsando el desarrollo regional”.

Agrega la declaración pública: “Hacemos un llamamiento urgente al pueblo tolimense, a sus organizaciones sociales, a las instituciones, a los garantes del proceso y a la comunidad internacional a rodear el Acuerdo y su implementación y a estrechar lazos por la construcción de la paz con justicia social, tan anhelada por nuestro pueblo colombiano”.

El llamado, entonces, que formulan los integrantes, los simpatizantes y los revolucionarios tolimenses pertenecientes al Partido FARC, es a defender la paz con justicia social, la implementación del acuerdo y a intensificar la campaña política por estos candidatos populares, salidos de la entraña popular.

Igualmente, a rechazar la violencia, el terrorismo de Estado y sobre todo, el binomio militar – paramilitar. El pulso entre la paz y la guerra actualmente, lo debe ganar la paz, indudablemente.