Tolima
Typography

La autora del  voluminoso libro: “Estudio del Folclor. Un proyecto de identidad regional”, compartió con los niños del Cañón del Combeima en la biblioteca Cañón del Combeima, el pasado 27 de septiembre. Su intervención fue pedagógica encaminada a iluminar a los niños con el universo mágico de la literatura.



Margarita Enciso de Rangel, es docente pensionada. Por eso su facilidad para llegarle a los niños y niñas con los términos exactos. Así que su intervención gustó entre los niños y las niñas.

“Ustedes tienen acá un gr upo de escritores. Ustedes deben imaginar que el día de mañana ustedes también pueden ser escritores”, comenzó diciendo ante la mirada expectativa de los niños, las niñas y los mismos adultos presentes.

Destaca Margarita en primer lugar la fascinación por la observación y la capacidad de escribir ese mundo de ideas que van fluyendo. En segundo lugar, compartir estas ideas por sencillas o elementales que sean con los demás, en este caso, con la profesora. Buscar en ella una primera opinión, la cual en muchos casos resulta definitiva y eso recae directamente sobre el docente: “Seguramente lo que ustedes han escuchado los profesores le han dicho, ustedes tienen la capacidad del lenguaje, de poder expresar lo que ven a su alrededor, haciéndolo de pronto en forma de poesía, canto, narración, cuento, de pronto como historia. Ustedes van mirando en el pueblo qué hacen los papás, qué hacen sus profesores, qué hacen los niños y qué hacen los jóvenes. De un momento a otro cogen un papel, hoy un computador o el mismo celular y comienzan a anotar ideas. Seguramente al siguiente día van a llegar a decirle a la profesora que escribió algo. ¿Cómo le parece esto?”, dice.

Habla con propiedad porque también es docente. “Al entrar a la biblioteca – dijo – me llamó la atención la oportunidad de volver a educar a los niños, pero más de educar, nuestra labor debería estar dirigida a impulsar la creatividad del niño”.

Como buena pedagoga la escritora Margarita Enciso de Rangel, tomó como referencia los libros de la biblioteca a su alcance. A Partir de ellos, planteó por lo menos tres valores: Cantidad, Belleza y Amor por ellos: “Miren lo que tienen acá: Qué cantidad de libros, qué belleza. Ahí está el pensamiento de personas de otros momentos como nosotros y nosotras. Unos más jóvenes, otros más mayores, pero ustedes como niños, seguramente que también han hecho sus pinitos. Miren cuántos libros, cuántos escritores, cuántas personas inquietas plasmaron su pensamiento en todos esos libros. Por eso, hay que quererlos mucho e ir a la entraña de ese libro para saber qué fue lo que ese señor o esa señora o ese niño escribió”.  

Define con sencillez pero a su vez, profundidad la misión del escritor. Dice: “Un escritor es una persona inquieta que quiere trasmitir cosas, ideas, pensamientos”. Lamenta la pérdida de identidad: “Nuestros niños no cantan la música nuestra, cantan la música extranjera, no la música propia de nuestra región”.

¿Cómo escribió su libro: “Estudio de Folclor. Un proyecto de identidad regional? ¿Cómo y por qué concibió la idea, el proyecto y la obra? Relata: “Tenía que saber a qué público me iba a referir. Dije: Quiero recoger el pensamiento de tanta gente que ha escrito sobre el Tolima y ha escrito sobre Colombia. Además de eso, viven cotidianamente en el campo o en el pueblo, pero fundamentalmente en el campo. Hay tengo escrito algo refiriéndome a este Cañón del Combeima, un poco porque ya estaba terminando el libro. Este es un libro de 514 páginas. Dije: Hay que escribir de los corredores turísticos de Ibagué”.

“El niño tiene que saber en qué lugar está y sobre qué va a escribir. Podría ser sobre Tolima o Colombia. ¿Qué es el Tolima? Entonces me puse a preguntar: Cómo hacer para recoger ese imaginario de tantos escritores, de todo lo que ellos habían escrito, pero fundamentalmente de todas esas canciones, poesía, danzas, gastronomía. Pero, necesariamente tenía que comenzar por la historia: ¿Qué es el Tolima? Es un territorio que está formado por dos grandes cordilleras y nosotros estamos en la cordillera Central. Ven a los lejos unos cerros y en medio va el Cañón del Combeima y la región que ustedes recorren todos los días. Hay veredas. Allá arriba hay otro pueblito que se llama Juntas y más arriba El Silencio, El Rancho, los Termales. Pero, más arriba está el nevado del Tolima. Por el medio hay un valle por el medio de esas cordilleras: El valle del Magdalena, por donde corre este río majestuoso. Todo ello me llevó a conocer qué es el Tolima”.

“Pero, además, por cuántas etapas ha pasado el Tolima. Ustedes pueden escribir sobre Villa Restrepo, pero ah, bueno: De dónde a dónde se extiende y los que han estado en este corregimiento qué han escrito y los que han cantado canciones como el Bunde Tolimense. Dice: “Canta el alma de mi raza”, entonces había que escribir sobre la raza. Un escritor dijo: “Canta, canta mi Tolima – dijo un escritor de Anzoátegui – nunca deje de cantar, cantar alegras el alma de tu canto y tu ciudad”.

“Estamos cerca de Ibagué, una gran ciudad, tiene un conservatorio, hay muchas escuelas, muchos niños que quieren leer, pero de pronto ustedes se pueden convertir también en escritores, en cuentistas. Hay que auscultar en todos esos libros que hay en la biblioteca. En esta está mi libro que se llama: “Estudio del Folclor. Un proyecto de identidad regional”.

“Es un cuento de identidad mirar al Tolima qué lo identifica, cómo conocemos al tolimense, cómo lo diferenciamos de la gente del Valle del Cauca o de la región Caribe. Hay mucho que aprender, niños y niñas. Ustedes tienen que mirar en esos libros y aprender muchas cosas. Hoy los niños están leyendo cuentos de niños, porque ese es el auditorio que tenemos, pero también están las señoras y también está la profesora que es instruida en muchas cosas y las señoras saben hacer muchas cosas, que dentro del folclor se llama: Gastronomía, pero también la Modistería y muchas cosas más saben estas señoras. Eso se llama: Saber Popular Tradicional. Ahí está el canto, la danza, la poesía, la narrativa, los refranes, los dichos, pero también allí está la historia. La historia del Tolima es muy linda. Antes era mucho más grande: Iba hasta el Huila. Ahora es más corto. Hay que cantar, bailar, estar contentos, mirar que los escritores escriben muchas cosas lindas, que las mamás hacen cosas muy lindas, que las profesoras son sus amigas, que los quieren y los abrazan. Eso es la identidad. Cómo nos caracterizamos nosotros, cómo somos”, terminó diciendo la escritora Margarita Enciso de Rangel en su intervención en la biblioteca el Cañón del Combeima.