Tolima
Typography

Hugo Ernesto Zárrate, candidato a la alcaldía de Ibagué (Tolima), por el movimiento Colombia Humana – Unión Patriótica, ha formulado un cálido llamado a la comunidad de esta capital de departamento, a saber votar en el debate electoral que se realizará el 27 de octubre. “Ojo con la decisión que van a tomar con respecto al voto. Acordémonos que hay ex alcalde preso”, anotó.



El veterano dirigente, ex secretario de gobierno durante la alcaldía de Bogotá en el gobierno de Gustavo Petro Urrego, viene desarrollando actividad política personalizada, casa a casa. El 3 de octubre lo encontramos en el barrio Jordán I primera etapa, donde tuvimos la oportunidad de dialogar sobre diversos temas.

Afirma su decisión de llegar hasta el final con su candidatura. No descarta posibles adhesiones, las cuales deben ser éticas y con compromiso social. La única alianza posible – señala – es con el pueblo.

Insiste en acabar con la burocracia  y darle más posibilidades al pueblo de decidir, de asumir su protagonismo y su verdadero rol histórico.

Denuncia el desborde de dinero en esta campaña, donde prácticamente estos candidatos vienen comprando el voto a punta de lechona y mini mercados. La política, según Zárrate, se ha venido degradando en la ciudad y en el país.

Si bien reconoce que el alcalde Jaramillo se ha equivocado en algunos ejes, también reconoce su loable labor en otros.

Analiza la situación de los tenderos, los que se vienen extinguiendo gracias al neoliberalismo y las grandes superficies que se vienen metiendo hasta en los barrios más humildes. Critica la falta de unidad de estos para defender sus intereses de clase y propone reactivar esta pequeña economía en la ciudad.

La página web: www.pacocol.org lo acompañó en su recorrido por los barrios del Jordán. El reportaje es el siguiente:  

-         La cuenta regresiva para las elecciones es una realidad. A estas alturas, ¿Qué balance hace usted?

Venimos trabajando en un puerta a puerta. Hemos venido recorriendo casi todas las comunas de Ibagué. La única comuna que no hemos visitado de manera continua es la 11.

Aspiramos que de aquí al 27 de octubre, terminemos de recorrer los barrios y las comunas que aún están pendientes. Este periplo por los barrios de Ibagué, me dice que el pueblo está muy desilusionado. La gente sabe que la obra del doctor Jaramillo es buena en ciertos frentes de trabajo, como la educación, la recuperación del espacio público, los parques bio saludables, el acueducto complementario, etc. Pero, hay frentes de trabajo que están pendientes y no dan espera.

Por eso, vengo proponiendo cambiar el modelo de gobierno burocrático tradicional con el que se vienen gobernando los municipios de Colombia, por un modelo de gobierno administrativo en virtud del cual, hagamos cogobierno con la sociedad civil organizada por colectivos de responsabilidad pública por cada una de las problemáticas públicas.

En Ibagué hay 6303 calles, de las cuales 2400 están sin pavimentar. En los barrios del Jordán varias calles tienen huecos enormes y deteriorados desde hace muchos años. ¿Por qué no se ha resuelto este problema? Tenemos un atraso. Más de la tercera parte de las calles de esta ciudad están sin pavimentar.

Propongo una gestión compartida. En ese número de calles habitan 240.000 personas que tienen afectada su calidad de vida. Propongo crear unos colectivos de responsabilidad pública por cada una de las calles que están sin pavimentar, organizando la gente para que ella coloque el trabajo y el municipio colocaría los respectivos materiales y la asesoría técnica.

-         ¿No es muy arriesgado decir que en el primer año de su eventual administración va a resolver esta sentida problemática, teniendo en cuenta la tramitología pública?

Precisamente, una forma de disminuir toda esa tramitología, es colocando a la gente ayude con su trabajo en la solución de este problema. Si nos ponemos con la tramitología del Estado, por el modelo burocrático tradicional, nunca vamos a poder resolver esta sentida problemática.

-         Se habla que en esta campaña hay bastante dinero legal e ilegal. ¿Cuál es su opinión o apreciación?

Lo que está viviendo no solamente Ibagué, sino el Tolima y Colombia, es supremamente grave. El ejercicio político se volvió, sobre todo en las regiones, en un tema de plata. Al rato le da a uno por pensar que esto es una asociación para delinquir. Hay aparatos de contratistas a los que se les promete contratos cuando se posesionan estos señores de los partidos tradicionales y los que siempre han gobernado a este país. Esos contratistas son la correa de trasmisión para capturar el poder.

La política se volvió un acto mercantilista. Ante eso, nosotros decimos: Hay que recuperar la política como una actividad noble, humana, que tiene por objetivo resolver los problemas de la sociedad, consiguiendo que ésta tenga bienestar. Ahorita, la política es un ejercicio en manos de la clase politiquera clientelista para sus intereses particulares. Es la cruda realidad que hay que cambiar.

-         En estos momentos no hay ideología en la derecha, ni debates para mover al elector, hay “ríos” de dinero, mucho de él de dudosa procedencia al parecer. ¿Qué opina usted?

Hay un candidato – por ejemplo – que en cada reunión lleva una lechona, otro lleva 20 o 30 mercados para rifar. No hay autoridad para controlar esto. No sé qué pasa con los organismos de control. Hemos denunciado, lo mismo lo han hecho las redes sociales, pero la Fiscalía no hace nada. Es una descarada compra de votos a través de un mercado. El mercado es una libra de manteca, una libra de arroz, una libra de harina. Con eso embauca a una familia. Este es un régimen oprobioso y contradictorio, es un régimen inhumano.

En estos días leía un libro de una filósofa muy importante que se llama Adela Cortina. Ella sostiene cómo es de importante para la sociedad los principios morales, la honestidad. Cuando una sociedad se pervierte porque no hay principios morales, valores, hay desarmonía, entre la cultura, la moral y la ley, dicha sociedad sucumbe.

-         Se comienza a especular sobre posibles alianzas entre candidatos que aspiran a la alcaldía de Ibagué. ¿Usted está dispuesto a ir hasta el final como candidato de la Colombia Humana – Unión Patriótica?

Pienso que la única alianza posible que yo puedo hacer es con los ciudadanos. Con el pueblo es la primera alianza. Yo tengo un programa de gobierno supremamente social. Si algún otro candidato que tenga algún pasado honesto, quisiera adherirse y apoyarme en estos propósitos, estudiaríamos la posibilidad de que ingresara a este colectivo.

-         ¿Hay garantías plenas en Ibagué (Tolima) para adelantar la campaña electoral Colombia Humana – Unión Patriótica?

Como se dijera en alguna época de la violencia, las garantías parecieran ser alambradas de púas, porque, si bien es cierto desde el punto de vista formal, hay libertad, derechos, etc desde el punto de vista material y real, vemos un enorme desequilibrio con los heliotropos del poder político local.

Desafortunadamente, como todo lo del pobre es robado, muchos dicen que es que yo mantengo quejándome y criticando a los demás. No, a mí me gusta decir las cosas sin pelos en la lengua hablar la realidad.

-         Usted ha salido bien librado en los debates que se han programado en la ciudad. ¿A qué se debe?

Porque he construido un programa. Soy ibaguereño. Conozco mi ciudad. Conozco sus necesidades. En ese marco he podido plantear ideas novedosas, llamativas y creíbles. Además, la experiencia que tuvimos en Bogotá con la Colombia Humana, donde fui el secretario de gobierno distrital. Algunos programas de estos, los estamos incluyendo para desarrollar en Ibagué. Programas que ayudamos a construir y desarrollar con éxito.

-         Se dice que hay candidatos de la derecha que vienen plagiando las ideas de la Colombia Humana. ¿Es cierto?

Es cierto. Hay un candidato que copió párrafos enteros sin poner comillas del programa de Petro. Como dije: Todo lo del pobre es robado. Nosotros que ayudamos a construir y desarrollar esos programas, ahora nos dicen que somos los que venimos haciendo plagio. Qué tal que nosotros no podamos traer esas propuestas de Petro que sirven para el desarrollo de Ibagué. En cambio, otros sí copiaron párrafos enteros, oportunistamente, solo para engañar incautos.

-         Los tenderos están en vía de extinción ante la arremetida neoliberal de los hipermercados. ¿Qué propone al respecto?

Me parece que a ratos los tenderos no se organizan, a pesar de representar una economía barrial muy importante. Al parecer no tienen la influencia económica que tienen los grandes hipermercados. Va un tendero a montar una tienda y le piden hasta la fe de bautismo. El hipermercado abre su negocio en tres días. A los oligopolios metidos en una economía capitalista como la que vivimos en Colombia y en gran parte del mundo, estos tienen todas las garantías. Los pequeños comerciantes no tienen estímulos. Es la realidad.

Para salir adelante hay que mirar la economía informal y los pequeños comerciantes con especial atención. Solo así podríamos reactivar la economía ibaguereña. El desempleo que hay en gran parte es porque se cierran negocios, no hay garantías; el gobernante en vez de tener una ventanilla para agilizar trámites, hace lo contrario perjudicando seriamente la economía de la ciudad.

Por eso, he propuesto crear un colectivo de responsabilidad pública para los tenderos de la ciudad. Esta ciudad, creo, hay más de 5000 mil tiendas. Estas tiendas son de vital importancia para la ciudad desde el punto social y económico.

-         En Ibagué están apareciendo grandes edificios casi por sortilegio. Algunos hablan que esta ciudad se ha convertido en “lavadero” del narcotráfico. ¿Qué opina usted?

El plan de ordenamiento territorial (POP), hay que hacerle una evaluación a fondo. Ese plan fue construido en el gobierno anterior, en beneficio de unos sectores económicos de la ciudad, entre ellos los constructores, lo que parece supremamente grave. ¿Qué es lo que debe hacer un gobernante en una democracia? En toda sociedad de economía capitalista hay muchos intereses. El gobernante no puede dejar que un gobernante se monte sobre los demás, tiene que crear un punto de equilibrio entre todos los intereses. Ninguno por encima de otro.

El Plan de Ordenamiento Territorial es la hoja de ruta en la gestión del territorio, sus usos, que es tan importante en la organización de la ciudad. Creo que se viene dando gabela a ciertos sectores económicos. Este tiene normas contradictorias, hay vacíos. No es una gran ruta para un modelo de desarrollo económico.

El POT tiene que ir a la saga de la gran visión de ciudad, a la saga de la hoja de ruta que se fije el gobernante para resolver los grandes problemas que tiene una ciudad. El POT en Ibagué es desordenado, no establece equilibrios. En mi gobierno reformaría este POT de acuerdo a los estratos 1, 2 y 3.

-         ¿Cómo sería el llamado a la comunidad ibaguereña para que vote por usted el 27 de octubre?

Mandaría un gran mensaje a los habitantes de esta ciudad: Ojo con la decisión que van a tomar con respecto al voto. Acordémonos que hay un alcalde preso (Luis H. Rodríguez). Eso nos dice el alto grado de corrupción que ha vivido esta ciudad. Nos podemos olvidar de esto.

Miren el pasado de los candidatos. Así como fue el pasado de un candidato, así será el futuro. Si son candidatos cuestionados, investigados desde el punto de vista penal, pues qué podemos esperar. Un alcalde corrupto da al traste con el desarrollo que ha habido en el presente gobierno del doctor Jaramillo.

Claro, Jaramillo cometió errores, pero por lo menos vemos un embellecimiento de la ciudad, voluntad por recuperar el espacio público y darle moralidad al ejercicio público. Hay que saber votar.

Foto: Crédito: Facebook