Tolima
Typography

El trascendental encuentro mundial antiimperialista de solidaridad por la democracia y contra el neoliberalismo, realizado en la Habana (Cuba), del 1 al 3 de noviembre, contó con la presencia de 1.332 delegados y delegadas de 789 organizaciones sociales, populares y políticas de 86 países.



Lo más granado de estos países y organizaciones sociales, se dieron cita en Cuba, territorio libre en América, para debatir el impacto nocivo del neoliberalismo en este continente y las perspectivas de construir colectivamente un modelo alternativo que defienda la vida y la dignidad humana de estos pueblos americanos.

Fueron tres días de intenso debate, intercambio de opiniones y experiencias en un continente que hoy por hoy, asiste a un verdadero estallido social de vastas proporciones contra este modelo capitalista y la intromisión vergonzosa de Estados Unidos y sus perros falderos como el gobierno colombiano Iván Duque Márquez, el señor Luis Almagro y el denominado grupo de Lima, entre otros.

Sin lugar a dudas, la principal conclusión es la unidad de los pueblos para combatir decididamente los efectos del neoliberalismo y el neoliberalismo mismo, apoyando modelos alternativos que garanticen la vida de todos y todas y el medio ambiente tan amenazado por este régimen criminal, terrorista e inhumano.

Semejante encuentro ecuménico, fue totalmente ignorado por los medios adictos al régimen capitalista. Sin embargo, estos hacen gárgaras hablando de neutralidad, imparcialidad y compromiso con la verdad. Qué infamia. Qué facilidad de mentir.  

No obstante, no pudieron tapar totalmente el magno e histórico encuentro. Algo se filtró para conocimiento de los pueblos latinoamericanos que luchan por una segunda y definitiva independencia.

El foro fue clausurado con la presencia de Miguel Díaz-Canel Bermúdez, presidente de Cuba, el comandante histórico de la revolución cubana, Raúl Castro Ruz y el presidente de la hermana república bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros.

La declaración política recoge la más amplia solidaridad con los países latinoamericanos y sus pueblos, que hoy enfrentan decididamente la política leonina y criminal de Estados Unidos y sus aparatos como el Fondo Monetario Internacional, la Banca Mundial, lo mismo que el modelo neoliberal. Convoca a la organización y a la movilización, respetando la paz internacional y la libre autodeterminación de los pueblos.

En un acápite de dicha declaración se solidariza con la paz en Colombia. “17: Respaldar el derecho del pueblo colombiano a la paz y a defender la implementación plena del acuerdo final pactado para lograrla. Exigir al gobierno el respeto a la vida de los ex combatientes y líderes políticos y sociales. Llamamos a retomar la mesa de diálogo con el Ejército de Liberación Nacional”.

De otra parte, la reunión del grupo de trabajo del Foro de Sao Pablo, foro encaminado a fortalecer la izquierda Latinoamericana, se desarrolló satisfactoriamente en este país caribeño, siendo presidido por el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel Bermúdez y el subsecretario del Partido Comunista de Cuba, José Ramón Machado Ventura. “Son los pueblos los que hacen y dictan la historia”, declaró el presidente cubano.

Hay nuevos y promisorios hechos en este continente que el pueblo común y corriente desconoce por la incomunicación mediática, que indican que los días del neoliberalismo están contados y un verdadero amanecer se vislumbra espléndido allá en el horizonte.

Una razón suficiente para salir masivamente a participar del paro cívico nacional en Colombia el 21 de noviembre de 2019. Pase la VOZ…