Valle del Cauca
Typography

La Asociación de Trabajadores Campesinos del Valle del Cauca (Astracava) se solidariza, reconoce y respalda al movimiento indígena, afrocolombiano y al campesinado movilizado en la Minga Social por la Defensa de la Vida, el Territorio, la Democracia, la Justicia y la Paz desde hace veinticinco días en diferentes puntos de las carreteras de Nariño, Cauca y Valle del Cauca.



La Constitución Política de Colombia ampara el derecho a la organización y la protesta social, luego es incomprensible la orden presidencial de militarizar la protesta social.

Como ha sido evidente las acciones de las fuerzas armadas de Colombia han violentando no solo la Constitución sino también el Derecho Internacional de los Derechos Humanos contra los mingueros, que a la fecha se cobra la vida de 10 mingueros.

Rechazamos el trato militar y de guerra contra los movilizados que exigen la presencia del señor presidente de la Republica Iván Duque Márquez para discutir la grave crisis humanitaria de los líderes sociales, el abandono extremo de los territorios, el incumplimiento de acuerdos firmados por el Estado colombiano, entre ellos el Acuerdo Final de Paz el cual tiene el expreso propósito de lograr una paz estable y duradera.

Las comunidades movilizadas no son terroristas ni sufren de infiltraciones de grupos armados ilegales, son ciudadanos a quienes se les debe garantías y respeto por los derechos.

Astracava lamenta el asesinato de los mingueros, entre ellos del compañero Jonatan Landines, estudiante de Arquitectura de la Universidad del Valle, mientras se encontraba apoyando la llegada y congregación de las diferentes delegaciones indígenas y campesinas en el corregimiento La Delfina en el municipio de Buenaventura.

Jonatan contribuyó al proceso organizativo, social y popular del departamento del Valle y a Astracava en el diseño de proyectos encaminados al acceso a la vivienda digna del campesinado. Así mismo, repudia el atentado que sufrieron los estudiantes de la Universidad del Valle en Cali el día 3 de abril del presente año, en el que murió un estudiante y varios más resultaron heridos.

Hacemos un llamado a la comunidad nacional e internacional y en especial a los organismos competentes en materia de protección de los DDHH, para denunciar la violación de los tratados internacionales pactados por el Estado colombiano en materia de DDHH.

Así mismo denunciamos el lenguaje de racismo y odio desatado por algunos dirigentes cercanos al partido de gobierno, que conllevaron a actos vandálicos contra las sedes de las organizaciones hermanas CRIC y CIMA en la ciudad de Popayán el 3 de abril de 2018.

Astracava se encuentra y respalda la exigencia de las distintas organizaciones campesinas, indígenas y afrocolombianas de Cauca, Nariño, Valle del Cauca, Córdoba y demás lugares de la geografía colombiana que se han venido sumando a la movilización.

El reconocimiento del campesinado como sujeto político de derechos, mediante la adopción de la declaración internacional de derechos de los campesinos y campesinas y otros trabajadores rurales de la asamblea general de la organización de la Organización de Naciones Unidas (ONU), contenida en la resolución 73/165 del 17 de diciembre de 2018, la inclusión del pacto por la equidad rural, y el bienestar de la población campesina en el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2022 que fue presentado por varios congresistas de la bancada por la paz en Audiencia Pública en el Congreso de la República en la ciudad de Bogotá, el pasado 21 de febrero de 2019, la implementación integral del Acuerdo Final de Paz y el cumplimiento de la palabra empeñada por parte del Estado en más de 300 acuerdos pactados con las comunidades, son exigencias no solamente válidas, sino justas y necesarias.

El gobierno nacional debe reconocer la exclusión y marginación del campesinado; así mismo, debe dar pasos concretos que cumplan con el compromiso estatal en torno a la implementación integral del Acuerdo Final de Paz, en especial en lo relativo a la Reforma Rural Integral, la Participación Política del Pueblo colombiano, la Solución al Problema de las Drogas Ilícitas, reactivando el Programa Nacional Integral de Sustitución y sus componentes derivados, el punto referido a las Víctimas y brindar garantías para que el derecho a una sociedad justa y en paz no sea arrebatado por quienes pretenden hacer trizas el acuerdo y devolver al Pueblo colombiano a los terribles tiempos de la guerra.

El Estado colombiano y el actual gobierno del presidente Duque no pueden y no deben continuar desangrando la nación colombiana. Es imperativo que cumplan los acuerdos. El diálogo con la Minga Social es un primer paso para ello.

Las campesinas y campesinos afiliados a Astracava, saludamos a los mingueros movilizados. Expresamos nuestro sincero sentimiento de admiración, de fuerza y resistencia.

¡Por la paz de la nación, en la lucha por la implementación!

(*) Junta Directiva Departamental de Astracava.

Valle del Cauca, abril 4 de 2019

Fuente:
https://www.rebelion.org/noticia.php?id=254495