Valle del Cauca
Typography

En octubre de este 2019 se cumplirán diez años de la salida de Claudia López como columnista de El Tiempo.



Fue echada por los Santos al final de un artículo de opinión en el que ella cuestionaba la falta de investigación de este diario en relación con Andrés Felipe Arias y el escándalo de Agro Ingreso Seguro.

Ocurrió en el reinado de Álvaro Uribe I.

La despidieron ipso facto, inmediatamente, en el acto.

Al final de la columna, en negrilla, está la carta de despedida, como se puede corroborar en la edición de El Tiempo del martes 13 de octubre de 2009, página 1-17:

"N. de la D.: EL TIEMPO rechaza por falsas, malintencionadas y calumniosas las afirmaciones de Claudia López. La Dirección de este diario entiende su descalificación de nuestro trabajo periodístico como una carta de renuncia, que acepta de manera inmediata", proclamaba, en tono arrogante y cínico, la Nota del Director.

Esos los medios de las élites colombianas...

Cualquier parecido con lo ocurrido con Daniel Coronell y su despido de la revista Semana no es pura coincidencia.

La prensa de las oligarquías no admite la crítica ni que se les cuestione en asuntos de fondo, como el de los militares, ahora, o el de sus alfiles y políticas agrarias, ayer.

La censura desde los medios de las clases dirigentes siempre ha esta lista para ser aplicada.

Y también desde los regímenes impuestos por ellas o fracciones de ellas…

No es sino rememorar cómo la aplicó Gustavo Rojas Pinilla entre 1953 y 1957.

Pero esa historia será motivo de otras apostillas.

Cali, miércoles 29 de mayo de 2019.