Comunistas en el exterior
Tipografía

Tras la gesta independentista la figura de Simón Bolívar fue secuestrada por la derecha latinoamericana.



Se le utilizó para intentar justificar regímenes violentos y dictatoriales. Estaban equivocados. Cuando El Libertador asumió poderes extraordinarios fue para intentar conjurar el desorden y la anarquía de “La patria boba” que montaron terratenientes, comerciantes y políticos que solo veían en la independencia el cambio de unos amos por otros y el camino para su rápido enriquecimiento.

Derrotado y humillado Bolívar murió desterrado en las ensoñaciones de sus años de gloria. Quería volver a empuñar la espada libertaria pero ya no tenía fuerzas para ello. Tampoco amigos. Nada. Hasta Carlos Marx se equivocó con Bolívar y en una nota de prensa lo retrató como un déspota. Solo tuvo posibilidad de documentarse para escribir la nota periodística con informes de oficiales de la Legión que Inglaterra había enviado para ayudar a la independencia, a cambio de favores concesiones comerciales y otros privilegios. Pasaron muchos años para que diversos intelectuales latinoamericanos emprendieran- por el camino martiano- el rescate del ideario del Libertador. Uno de ellos fue Gilberto Vieira, quien en la década de los años cuarenta del siglo pasado escribió “La estela del Libertador”, donde refuta a Marx y explica la razón de su equivocación y resalta el profundo carácter antimperialista y social del ideario de Bolívar.

Volverían a pasar muchos años para que por todas las calles del continente se masificara aquel grito que se hizo discurso, programa, poesía y canto… “alerta, alerta, alerta que camina la espada de Bolívar por América Latina”. Hugo Chávez, y es uno de sus grandes méritos históricos, culminó la batalla por el rescate de Bolívar.

Los pueblos todos, desde La Patagonia hasta la frontera con el imperio, empezaron a hablar en todas las lenguas y dialectos de la segunda independencia. Ahora el diario El país ilustra una de sus vergonzantes crónicas sobre Venezuela con la foto de unos “opositores” que levantan una frase del Libertador. No, Bolívar no será nuevamente secuestrado. La revolución bolivariana sabrá defenderse, y también rectificar errores y equivocaciones.