Conflicto armado
Typography

Manifiestan a la opinión pública su profunda preocupación por la agudización del conflicto armado en Colombia que ha cobrado la vida en lo que va corrido del 2020, de 23 personas, entre ellas 4 mujeres y 2 personas en proceso de reincorporación.



Esta grave situación humanitaria pone en alto riesgo la sostenibilidad del proceso de paz en Colombia y se expresa, entre otros hechos, en el desplazamiento masivo de cerca de 4.000 personas por incursiones de actores armados ilegales en los municipios de Tumaco (departamento de Nariño), Nuquí (departamento de Chocó) y Tarazá (departamento de Antioquia), unido al confinamiento de las comunidades de Jiguamiandó, Curvaradó y Pogue en el departamento del Chocó por la presencia de actores armados y, la masacre en Jamundí (departamento del Valle del Cauca) que cobró la vida de por lo menos cinco personas el pasado 11 de enero.

Las recientes informaciones publicadas en un importante medio de comunicación nacional sobre un posible nuevo caso de uso ilegal de interceptaciones por parte de servicios de inteligencia y ciberseguridad del Estado contra personalidades y negociadores de paz, activistas de derechos humanos, senadores de la república, periodistas y magistrados de la Corte suprema de Justicia, se suma a este ambiente de zozobra, incertidumbre y temor que se vive en Colombia.

Exhortamos al gobierno colombiano a tomar medidas eficaces que vayan más allá de la protección individual de las personas amenazadas o la militarización de los territorios, que implemente de manera integral el Acuerdo de Paz y acoja la propuesta de política pública para el “desmantelamiento de las organizaciones sucesoras del paramilitarismo y sus redes de apoyo” presentada por las organizaciones de derechos humanos en la Comisión Nacional de Garantías de Seguridad, que ha sido avalada por la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos y la Misión de Verificación de las Naciones Unidas.

Sin duda alguna ello contribuiría a avanzar hacia la superación definitiva del conflicto armado y la construcción de la paz en Colombia.

A la Comunidad Internacional la animamos a continuar acompañando a las comunidades y personas defensoras de los DDHH, así como respaldar la invitación que éstas han presentado al Asesor Especial para la Prevención del Genocidio de las Naciones Unidas, Sr. Adama Dieng para que visite de manera urgente a Colombia.

Como Organizaciones Internacionales de la Sociedad Civil reafirmamos nuestra solidaridad con las familias y las comunidades afectadas por estos crímenes y nuestro compromiso con la salida política al conflicto armado, instando a los actores armados legales y no legales a respetar la vida de la población civil y respetar sus derechos básicos y el derecho internacional humanitario.

(*) Comunidad internacional en Alerta por una Colombia en Paz

Enero 27 de 2020
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.