ilişkilerinde bir mola olarak değerlendirecekleri alternatifler yerli porno üzerinde duran çiftlerin karşısına internet üzerinde fantezileri xnxx gezinirken haftalık eş değiştirmede aracılık yapan bir swinger brazzers topluluğu çıkar Heyecanla oraya katılıp neler yapıldığını sormak rokettube isteyen çiftler ile aynı anda orada olan diğer çifti yan yana hd porno oturtan swinger müdürü onlara işleyişi anlatır ve bir hafta hd porno boyunca eşlerini değiştirerek zaman geçirmelerini söyler xnxx Adamlar seve seve yataklarına başka bir kadın alıp ateşli ve japon porno dimdik bir sikiş yapacağından emin olsalar da kadınlar hd porno biraz çekimser davranırlar Kadınlar ister istemez kocalarını redtube kıskanıyor olsa da kendileri de hayatlarında ilk kez başka bir brazzers adamda gönüllü şekilde seks yapacak olmanın heyecanını yaşadıklarını xhamster gizleyemezler Fakat bu haftalık eş değiştirme olayını amatör kamera youporn ile çekim yapma zorunlulukları olduğu için daha heyecan verici brazzers bulan kadınlar istişare sonrasında bunu kabul ederler

Conflicto armado
Typography

El Establecimiento se encuentra nervioso. El estreno de la serie Matarife: un genocida innombrable, producción audiovisual diseñada para distribuirse y multiplicarse por vía de la aplicación WhatsApp, tiene al Centro Democrático, a los círculos del poder político y económico, y al expresidente Álvaro Uribe Vélez con los pelos de punta.



“Trataremos de encontrar las causas y las razones que llevaron al pueblo a elegir a un presidente discípulo de la mafia”, dice el abogado, periodista y guionista Daniel Mendoza Leal en el tráiler oficial del proyecto.

La serie Matarife, desarrollada por el portal de noticias La Nueva Prensa y la productora Box Jelly Fish Films, circula desde el 22 de mayo con una proyección de 50 capítulos distribuidos en cinco temporadas.

El novedoso formato

Aunque no se puede considerar como una exclusiva, pues no solo los artículos de Mendoza son públicos, sino que además son incontables las investigaciones periodísticas de diversas autorías que a la fecha han establecido estos vínculos, indicios y nexos del expresidente con la mafia, lo novedoso en esta oportunidad será el formato.

En una sociedad cautivada por las series, Matarife se adapta con espectacularidad al boom. La ubicuidad de la distribución (televisión sin televisión), la expectativa de una inédita narrativa audiovisual, la ambición de abordar un tema naturalmente polémico y un público activo en una sociedad interconectada en redes sociales, configuran una producción exitosa (…)

Tanto ruido ha generado Matarife, que el Centro Democrático en su canal de Youtube y en distintas redes sociales viene promocionado el video “Hechos de la vida pública de Álvaro Uribe Vélez”, pieza de contra campaña que, sin nombrarlo, responde directamente al material elaborado por Mendoza y La Nueva Prensa.

El señor de las sombras
En el año 2002, el país no solo experimentaba una nueva frustración con el fracaso del proceso de paz en el Caguán entre el gobierno de Andrés Pastrana y las Farc-EP, sino que además entraba en una frenética campaña electoral donde la guerra sería la partera de la nueva historia.

Fantaseados con las contradicciones del país y el mundo que le declaraban la guerra al “terrorismo” y obnubilados con la exitosa comedia “Yo soy Betty, la fea”, la ciudadanía colombiana eligió a Álvaro Uribe Vélez como nuevo presidente de la República. El candidato antioqueño, que ganó en primera vuelta, prometió mano dura, seguridad y estabilidad.

Ese mismo año, pero muy lejos del país, gracias a las amenazas de muerte que le hicieron los grupos paramilitares, el periodista Fernando Garavito publicó junto al corresponsal de Newsweek, Joseph Contreras, el libro “El señor de las sombras: Biografía no autorizada de Álvaro Uribe Vélez”.

Este fue, sin temor a equivocaciones, el primer trabajo de investigación que develó el oscuro pasado del nuevo inquilino de la Casa de Nariño con el Cartel de Medellín y el proyecto paramilitar de las Autodefensas Unidas de Colombia, AUC.

Paradójicamente, el libro comienza en 1981 con la ira del gobernador de Antioquia Iván Duque Escobar, padre del actual mandatario, al enterarse que el director de la Aeronáutica Civil, el joven Álvaro Uribe Vélez, le había otorgado la licencia Medellín-Turbo a Jaime Cardona, empresario estrechamente ligado a la mafia.

En parte Matarife es el resultado de todo un proceso de trabajos cuyo precursor fue Juan Mosca, pseudónimo de Garavito en su intempestiva columna en El Espectador que le costó el exilio. Que el éxito de la serie también sea un homenaje al intransigente e implacable periodista que, con su habitual abrigo, las gruesas gafas de carey y el sombrero lusitano, marcó definitivamente el camino investigativo.

Los debates
Aquella tarde del martes 17 de abril de 2007, el país se paralizó. El Canal Institucional transmitía en vivo el esperado debate de control político que citaba el senador Gustavo Petro. En medio de las escandalosas revelaciones de la llamada “parapolítica”, la discusión que lideraría el congresista del Polo Democrático Alternativo se centraría en un tema: el paramilitarismo en Antioquia.

Para Petro el fenómeno paramilitar se entendía como una conjunción de un sistema político clientelista, una estructura agraria donde predomina el modelo hacendatario, el narcotráfico como gasolina financiera, la complacencia de sectores del Estado, una corrupción generalizada y el control territorial de las armas.

“El paramilitarismo no nace por la no existencia del Estado, el paramilitarismo nace con el Estado”, sentenció Petro al inicio de una plenaria que duraría hasta altas horas de la noche.

En esa oportunidad se habló de todo: de la emergencia del paramilitarismo anticomunista en Puerto Boyacá, de la financiación del Cartel de Medellín, del experimento exitoso en Urabá y Córdoba, del dispositivo Convivir que legalizaba la lógica armada en manos de reconocidos “paras”, del grupo ‘Los 12 Apóstoles’, de la hacienda Guacharacas, de la Masacre de El Aro en Ituango, y un largo etcétera, cuyo común denominador era la relación de todos estos macabros hechos con el nombre de Álvaro Uribe Vélez.

El debate, considerado por el propio Petro como su mejor ejercicio parlamentario, le produjo no solo el acoso político de la secta uribista, sino serias amenazas contra su núcleo familiar.

Siete años y cuatro meses después, el senador Iván Cepeda Castro se subió al atril del Congreso de la República para profundizar sobre el fenómeno paramilitar. El 17 de septiembre de 2014, el congresista del Polo Democrático expuso los vínculos de la financiación de “paras” a la campaña de Álvaro Uribe Vélez en el 2002, los tentáculos del fenómeno en la estructura del Estado, pero en especial, la sombría historia de la Hacienda Guacharacas, argumentos que pusieron una vez más en evidencia un secreto a voces en la política colombiana: la relación de Uribe Vélez con el paramilitarismo y el narcotráfico.

Lejos de pontificar la labor de los congresistas, el valor político que tienen estas intervenciones en la historia es que confrontaron sin miedo el statu quo del silencio y la violencia. En ese sentido, Matarife asume el reto de fracturar, no desde la política, sino desde el periodismo crítico, a ese modelo que ha justificado y normalizado desde distintos medios de comunicación el proyecto paramilitar y mafioso.

Un aporte escrito.
En los archivos del semanario VOZ se concentran miles de noticias, reportajes y notas que fueron saliendo en los ocho años del gobierno Uribe Vélez. Con una línea editorial clara de oposición, el periódico planteó una perspectiva distinta a partir de una disputa abierta con el poder político.

“Los corruptos, los narcos, los gringos y los militares oficiales y paralelos, la oligarquía en general no pueden negar la paternidad de este «elegido»”, dijo el semanario en editorial del 20 de febrero de 2002. La hipótesis, que aún defiende el periódico, es que Uribe Vélez fue el «elegido» para garantizar normalidad en el Establecimiento a partir del “todo vale” en la guerra, en la economía y en la política.

En tres entregas, VOZ reconstruirá el paramilitarismo como producto sofisticado del anticomunismo, para así entender cómo el diablo se vistió de “para” condenando al país a una fatigante y cíclica guerra que desafortunadamente aún no cesa.

@oscarsopos

21 de mayo de 2020

Video relacionado:
Hoy con Daniel Mendoza Leal hablaremos de su serie por WhatsApp "El Matarife"
https://www.youtube.com/watch?v=2UJc8ubPs6Y

Fuente:
https://semanariovoz.com/matarife-diablo-viste/