Conflicto armado
Typography

El lugarteniente de los asesinos Castaño Gil, Jesús Ignacio Roldán Pérez, ‘Monoleche’, declaró en favor de Santiago Uribe Vélez. Negó cualquier vínculo de éste con paramilitares. No obstante, otros jefes de los escuadrones de la muerte, como ‘El Alemán’, ‘Pedro Bonito’, ‘Salvatore Mancuso’ y ‘Julián Bolívar’ lo contradicen. La Nueva Prensa revela lo que no contó ‘Monoleche’ sobre el clan Uribe Vélez y sus nexos criminales:



La defensa del ganadero Santiago Uribe Vélez, hermano del senador Álvaro Uribe Vélez, asumida por el abogado Jaime Granados Peña, solicitó ante el Juez Primero Penal Especializado de Antioquia escuchar como testigo al exparamilitar Jesús Ignacio Roldán Pérez, ‘Monoleche’. Este último, por su cercanía con los hermanos Fidel y Carlos Castaño Gil, con quienes comenzó a delinquir en 1988, podría rendir testimonio sobre reuniones de los Castaño Gil con los hermanos Uribe Vélez.

También, según Granados, podría testificar si supo de la existencia de la banda criminal Los Doce Apóstoles (que operó en Yarumal) y el Bloque Metro, que tuvo su base de operaciones en San José del Nus y San Roque, en cuya jurisdicción está la hacienda Guacharacas, en donde fue asesinado Alberto Uribe Sierra, padre de los Uribe Vélez, el 14 de junio de 1983.

Según relató ‘Monoleche’, conoció a Fidel Castaño Gil por intermedio de su cuñado, John Henao Gil, de quien era escolta. Al morir Fidel fue designado jefe de seguridad y administrador de las fincas de Carlos y Vicente Castaño Gil, ‘El Profe’, quien le habría dado la orden de asesinar al primero. Algunas de esas fincas son La 35 y Las Tangas, en donde según confesó ‘Monoleche’ “múltiples personas fueron llevadas semanalmente y a veces diariamente a las fincas […] donde eran desaparecidas e inhumadas”.

Durante el interrogatorio, realizado por el abogado Granados, ‘Monoleche’ negó cualquier vínculo de los hermanos Uribe Vélez con los Castaño Gil, incluso con los Autodefensas Campesina de Córdoba y Urabá –ACCU-, posteriormente confederadas en las Autodefensas Unidas de Colombia –AUC-, según él porque su radio de acción fue San Pedro de Urabá y Córdoba.

Un dato relevante que ‘Monoleche’ olvidó contar en la audiencia, pero que sí declaró ante los magistrados de la Sala de Justicia y Paz del Tribunal de Medellín, fue que durante su permanencia en las AUC le fue asignada la tarea de “inspeccionar los bloques o frentes creados en Antioquia y la Costa Atlántica, por delegación y en nombre de sus máximos comandantes”.

En su tarea de visitar el Norte de Antioquia, subregión en donde está ubicada la hacienda La Carolina, ‘Monoleche’ debió haber escuchado hablar de las Autodefensas del Norte Lechero, creadas en febrero de 1992; de Los Doce Apóstoles, entre 1993 y 1995; Los Costeños, grupo enviado por Mancuso desde Caucasia a Yarumal, en 1996; la Convivir Deyavanc (Defensores de Yarumal, Angostura, Valdivia y Campamento) y el Grupo de Pérez, financiado por el ganadero Francisco Javier Piedrahita Sánchez, los dos manejados por Rodrigo Pérez Álzate, ‘Julián Bolívar’.

De igual manera, ‘Monoleche’ debió conocer el Nordeste, en donde operó la Convivir El Cóndor, en San José del Nus; una facción del Bloque Central Bolívar, al mando de ‘Julián Bolívar’; y el Bloque Metro, conformado –según testimonios de Alberto Guerrero y Juan Guillermo Monsalve, ‘Guacharaco’- por Santiago y Álvaro Uribe Vélez, Luis Alberto (+) y Juan Guillermo Villegas Uribe, y Pedro y Santiago Gallón Henao.

Los medios de prensa, radio y televisión, presentes en la sala de audiencias 35 del piso 18 del Palacio de Justicia, solamente se detuvieron en la versión de Monoleche, según la cual el exparamilitar Pablo Hernán Sierra García, ‘Alberto Guerrero’ o ‘Alberto Pipintá’, luego de una visita del senador Iván Cepeda Castro, al complejo carcelario de máxima seguridad de Itagüí, les habría ofrecido dinero y beneficios jurídicos.

‘Monoleche’ no expuso ninguna prueba, más que su testimonio, el cual podría ser ratificado o desmentido por John Fredy Rendón Herrera, ‘El Alemán’, y Raúl Emilio Hasbún Mendoza, ‘Pedro Bonito’, Rodrigo Pérez Álzate, ‘Julián Bolívar’, y Ramón Isaza, ‘El Viejo’, además de 40 presos que se encontraban en el patio 1 y habrían escuchado de los ofrecimientos.

‘Monoleche’ no fue jefe paramilitar, por lo que no tuvo mando, sino que hizo parte del Bloque Calima, con el que se desmovilizó. Los jefes con responsabilidad de mando, antes mencionados, al parecer tuvieron más conocimiento de acciones criminales en las cuales habrían participado los Uribe Vélez.

En palabras de ‘Monoleche’ su compañero ‘Alberto Guerrero’ les dijo “que había que hacer un montaje a Santiago Uribe y a Álvaro Uribe, y que el señor Cepeda daba beneficios jurídicos por el montaje”, y añadió que a él personalmente lo “buscaba todos los días, me llegaba a la celda y me decía que lo ayudara, que Álvaro Uribe nos había traicionado, que cómo hijueputas no lo íbamos a embalar”, por lo que según él desechó dicho ofrecimiento porque Uribe es una persona que “no conocí, que no lo oí mencionar”, por lo que Guerrero le refutaba diciéndole que “era muy fácil, porque usted es un hombre de mucha confianza de los hermanos Castaño, usted está desde el 88, usted lo que diga le van a creer”.

El excomandante ‘Alberto Guerrero’, del Bloque Cacique Pipintá, que operó en el departamento de Caldas, ha declarado ante la Corte Suprema de Justicia sobre los hechos que involucran a Santiago y Álvaro Uribe Vélez con la conformación del Bloque Metro, razón por la que fue denunciado por injuria y calumnia, caso en el que fue absuelto por el Juzgado Primero Penal de Itagüí, decisión que fue confirmada por la Sala Penal del Tribunal Superior de Antioquia el 9 de junio de 2015.

Aquí vale la pena reseñar el testimonio de Wilson Adrián Herrera Montoya, ‘Pedro’, sobre el Bloque Metro, quien ratifica el testimonio de ‘Alberto Guerrero’ y Juan Guillermo Monsalve, ‘Guacharaco’, hijo del mayordomo de la hacienda Guacharacas:

“[…] Perteneció al Bloque Metro de las AUC, desde 1996 y hasta el 2003 […] a la hacienda Guacharacas llegaban varios políticos, los Villegas, el señor Uribe, el primo de él […] En las reuniones lo que nos decían los comandantes era que venían los Uribe, pero a ellos los ponían en los anillos de seguridad alrededor de la finca. Conoció la finca Guacharacas y allá vivían los Villegas. Conoció a Guacharaco, Juan Guillermo Monsalve, en San José. Esa finca nos decían que era de los Villegas.  Allá los reunía Doble Cero que porque bajaban el señor Uribe y la comitiva de él a hacer reuniones allá. ‘Pedro’ habla de una reunión que se habría dado en Guarne, cerca al hipódromo Los Comuneros en donde habla de un dinero que presuntamente recibieron de Álvaro Uribe Vélez: […] le dieron la oportunidad de ser caletero y comandante de urbanos en Guarne. 

“Las reuniones de ese bloque [Metro] a finales del 2002 y principios del 2003, se hicieron varias en el oriente Antioqueño, por el hipódromo se hizo una con el señor Uribe ya presidente en donde les donó cuarenta millones de pesos para la causa […]

“Esos cuarenta millones de que habló antes se los entregó personalmente Álvaro Uribe a don Rodrigo en una finca en Guarne donde estábamos prestando seguridad, un año antes de que se acabara el bloque metro, le consta que los vio mas no escuchó porque [les] tocaba prestar la seguridad y las reuniones era entre ellos, pero le consta porque a él le tocó guardar el dinero que él dio porque era el caletero y suministraba la remesa para el bloque”.

Los exjefes paramilitares ‘El Alemán’, ‘Pedro Bonito’, ‘Julián Bolívar’ y Mancuso han referido en sus declaraciones ante la justicia que supieron del accionar de Los Doce Apóstoles y de la cercanía de Jaime Alberto Uribe Vélez, ‘El Pecoso’, hermano de Santiago y Álvaro, con las AUC.

John Fredy Rendón Herrera, ‘El Alemán’, declaró el 17 de marzo de 2001 ante un magistrado de Justicia y Paz: “Los hermanos del ex presidente Uribe no son hijos de la Madre Teresa. Si usted le pregunta a Hasbún, que es un bananero de la clase alta, él dice que a él lo presentó el hermano de Álvaro Uribe [Jaime Alberto] con Vicente Castaño, en una casa en El Poblado”.

Raúl Hasbún Mendoza, ´Pedro Bonito’, en abril del mismo año, confirmó lo dicho por ‘El Alemán’: “[…] Jaime Uribe Vélez, conocido como El Pecoso, hermano del ex Presidente de la República, fue un hombre cercano a las estructuras paramilitares y amigo personal de Vicente Castaño Gil [quien] me lo presentó El Profe. Yo sí sabía quién era, pero no me lo habían presentado. Muchos de los comandantes de las autodefensas lo conocimos como ‘El Pecoso’. Me lo presentaron como el hermano del futuro Gobernador de Antioquia. No recuerdo si fue en el 94 o 95”.

Los encuentros de ‘Pedro Bonito’ también se habrían dado con hombres de confianza del gobernador Álvaro Uribe Vélez, como es el caso Pedro Juan Moreno Villa, Secretario de Gobierno de Antioquia entre 1995 y 1997, el mayor impulsor de las Convivir, como quedó constancia de la versión libre del 6 de agosto de 2008:

“Raúl Emilio Hasbún Mendoza, importante empresario del Banano [...] se dirige a instalaciones de la gobernación de Antioquia, donde según lo dicho por este desmovilizado, fue atendido por Pedro Juan Moreno, quien al escuchar la idea que expuso sobre la creación de una Convivir para la región de Urabá, fue replicado con la propuesta de crear doce”.

Salvatore Mancuso Gómez, Mono Mancuso, le dijo a la Corte Suprema que “[…] el comandante militar [de Los Doce Apóstoles], hasta donde tiene entendido, era la persona conocida con el alias de El Mono Rodrigo o Javier o Jorge Osorio”. El alias de ‘Rodrigo’ corresponde a Jorge Alberto Osorio Rojas, jefe de sicarios de Los Doce Apóstoles y quien coordinaba el grupo rural conocido como Autodefensas del Norte Lechero.

Ante la Sala de Justicia y Paz del Tribunal Superior de Bogotá el desmovilizado Rodrigo Pérez Alzate, ‘Julián Bolívar, declaró que “[Llegó] a la región en el año 1996 y operaba en ese momento el grupo armado Los Costeños, enviados por Javier Piedrahita, que tenía autodefensas en la Costa Atlántica, en Buena Vista, Córdoba y en el departamento de Sucre”.

De acuerdo con la presentación de la Fiscalía, cuando estaba en proceso de extinción las autodefensas de Los Doce Apóstoles, los hermanos Castaño, desde el departamento de Sucre, enviaron a Yarumal, un grupo de hombres que conformaron una estructura armada ilegal conocida como Los Costeños.

La versión del hombre de confianza de los Castaño Gil dejó una humareda que fue retomada por los medios, pero no ayudó en nada a la tesis de la defensa de Santiago Uribe Vélez. La permanencia de la prueba, de hechos cometidos hace 25 años por Los Doce Apóstoles, aún siguen vigentes, pese a la desmemoria de los exparamilitares.

(*) @sermeca

Fuente:
https://lanuevaprensa.com.co/opinion/editorial/item/116-testimonios-de-cuatro-jefes-paramilitares-contradicen-a-monoleche-el-testigo-de-santiago-uribe-velez