ilişkilerinde bir mola olarak değerlendirecekleri alternatifler yerli porno üzerinde duran çiftlerin karşısına internet üzerinde fantezileri xnxx gezinirken haftalık eş değiştirmede aracılık yapan bir swinger brazzers topluluğu çıkar Heyecanla oraya katılıp neler yapıldığını sormak rokettube isteyen çiftler ile aynı anda orada olan diğer çifti yan yana hd porno oturtan swinger müdürü onlara işleyişi anlatır ve bir hafta hd porno boyunca eşlerini değiştirerek zaman geçirmelerini söyler xnxx Adamlar seve seve yataklarına başka bir kadın alıp ateşli ve japon porno dimdik bir sikiş yapacağından emin olsalar da kadınlar hd porno biraz çekimser davranırlar Kadınlar ister istemez kocalarını redtube kıskanıyor olsa da kendileri de hayatlarında ilk kez başka bir brazzers adamda gönüllü şekilde seks yapacak olmanın heyecanını yaşadıklarını xhamster gizleyemezler Fakat bu haftalık eş değiştirme olayını amatör kamera youporn ile çekim yapma zorunlulukları olduğu için daha heyecan verici brazzers bulan kadınlar istişare sonrasında bunu kabul ederler

Cultura
Typography

(Extractos) El antirracismo es una batalla por la memoria. Esta es una de las características más notables de la ola de protestas que ha surgido en todo el mundo después del asesinato de George Floyd en Minneapolis.

En todas partes, los movimientos antirracistas han cuestionado el pasado al atacar monumentos que simbolizan el legado de la esclavitud y el colonialismo: el general confederado Robert E. Lee en Virginia, Theodore Roosevelt en la ciudad de Nueva York, Cristóbal Colón en muchas ciudades de los Estados Unidos, el rey belga Leopoldo II en Bruselas, el traficante de esclavos Edward Colston en Bristol, Jean-Baptiste Colbert, Ministro de Finanzas de Louis XIV y autor del infame “Código Negro” en Francia, el padre del periodismo italiano moderno y ex propagandista del colonialismo fascista, Indro Montanelli, etc.

Ya sean derribadas, destruidas, pintadas o garabateadas, estas estatuas personifican una nueva dimensión de lucha: la conexión entre los derechos y la memoria.

Destacan el contraste entre el estado de los negros y los sujetos poscoloniales como minorías estigmatizadas y brutalizadas, y el lugar simbólico dado en el espacio público a sus opresores, un espacio que también conforma el entorno urbano de nuestra vida cotidiana.

Es bien sabido que las revoluciones poseen una "furia iconoclasta (*)". Ya sea espontáneo, como la destrucción de iglesias, cruces y reliquias católicas durante los primeros meses de la Guerra Civil española, o planeado con más cuidado, como la demolición de la columna Vendôme durante la Comuna de París, este estallido de iconoclasia da forma a todo derrocamiento del orden establecido.

El director de cine Sergei Eisenstein comienza Octubre, su obra maestra sobre la Revolución Rusa, con imágenes de la multitud derribando una estatua del zar Alejandro III (…)

En 2003, como una confirmación involuntariamente irónica de esta regla histórica, las tropas estadounidenses organizaron la caída de una estatua de Saddam Hussein en Bagdad, con la complicidad de muchas estaciones de televisión incrustadas, en un intento de disfrazar su ocupación como un levantamiento popular.

A diferencia de ese caso, allí donde la iconoclasia de los movimientos de protesta es auténtica, siempre despierta reacciones indignadas. Los comuneros fueron presentados como "vándalos" y Gustave Courbet, uno de los responsables de derribar la columna, fue encarcelado. En cuanto a los anarquistas españoles, fueron condenados como feroces bárbaros. Una indignación similar ha florecido en las últimas semanas.

Boris Johnson se ha escandalizado porque la palabra "racista" fue escrita en una estatua de Churchill, un hecho sobre el que existe un consenso académico, vinculado a los debates actuales sobre su descripción de los africanos y su responsabilidad por la hambruna de Bengala en 1943.

Emmanuel Macron se queja indignado de una iconoclasia similar en un mensaje a la nación francesa que, reveladoramente, nunca mencionó a las víctimas del racismo: “Esta noche, les digo muy claramente, mis queridos conciudadanos, que la República no borrará ningún hecho ni a nadie de su historia. No olvidará ninguno de sus logros. No derribará ninguna estatua”.

En Italia, el lanzamiento de pintura roja sobre una estatua de Indro Montanelli en un jardín público en Milán ha sido denunciado unánimemente como un acto "fascista" y "bárbaro" por todos los periódicos y medios de comunicación, con la excepción de Il Manifesto. Herido en la década de 1970 por terroristas de izquierda, Montanelli fue canonizado como un heroico defensor de la democracia y la libertad.

Después de la "ofensa cobarde" infligida a su estatua por los arrojadores de pintura, un editorialista de Corriere della Sera insistió en que ese héroe debería ser recordado como una figura "sagrada". Sin embargo, este acto "bárbaro" resultó fructífero al revelar a muchos italianos cuáles habían sido los logros "sagrados" de Montanelli: en la década de 1930, cuando era un joven periodista, celebró el Imperio fascista y sus jerarquías raciales; enviado a Etiopía como corresponsal de guerra, de inmediato compró una niña eritrea de catorce años para satisfacer sus necesidades sexuales y domésticas.

Para muchos comentaristas, estas eran las "costumbres de la época" y, por lo tanto, cualquier acusación de apoyar el colonialismo, el racismo y el sexismo son injustas e injustificadas. Sin embargo, aún en la década de 1960, Montanelli condenó el mestizaje como fuente de decadencia civilizatoria, con argumentos tomados directamente del Ensayo sobre la desigualdad de las razas humanas de 1853-1855 de Arthur Gobineau.

Estos fueron, de hecho, los mismos argumentos defendidos vigorosamente por el KKK en su oposición al movimiento por los Derechos Civiles en los EEUU durante el mismo período. Contra cualquier evidencia, el padre espiritual de dos generaciones de periodistas italiano negó indignado que el ejército fascista hubiese llevado a cabo bombardeos de gas durante la Guerra de Etiopía. Los "bárbaros" de Milán querían recordarnos estos simples hechos.

De hecho, es interesante observar que la mayoría de los líderes políticos, intelectuales y periodistas indignados por la ola actual de "vandalismo" nunca expresaron una indignación similar por los repetidos episodios de violencia policial, racismo, injusticia y desigualdad sistémica contra las que se producen las protestas. Se han sentido bastante cómodos en tal situación.

Muchos de ellos incluso elogiaron un diluvio iconoclasta diferente hace treinta años, cuando las estatuas de Marx, Engels y Lenin fueron derribadas en Europa Central. Mientras que la perspectiva imaginada de tener que vivir con este tipo de monumentos es intolerable y sofocante, están muy orgullosos de las estatuas de generales confederados, comerciantes de esclavos, reyes genocidas, arquitectos legales de la supremacía blanca y propagandistas del colonialismo fascista que constituyen el legado patrimonial de las sociedades occidentales. Como insisten, "no borraremos ningún hecho o figura de nuestra historia".

En Francia, derribar los vestigios monumentales del colonialismo y la esclavitud generalmente se explica como una forma de "comunitarismo", una palabra que actualmente tiene un sentido peyorativo, que significa implícitamente que tales vestigios molestan exclusivamente a los descendientes de esclavos y colonizados, no a la mayoría blanca que fija las normas estéticas, históricas y conmemorativas que enmarcan el espacio público. De hecho, muy a menudo el supuesto "universalismo" de Francia tiene un aire desagradable a "comunitarismo blanco".

Al igual que lo hicieron sus antepasados, la "furia iconoclasta" que actualmente se extiende por las ciudades a escala mundial reclama nuevas normas de tolerancia y convivencia civil. Lejos de borrar el pasado, la iconoclasia antirracista conlleva una nueva conciencia histórica que inevitablemente afecta al paisaje urbano.

Las estatuas en disputa celebran el pasado y sus actores, un hecho simple que legitima su eliminación. Las ciudades son cuerpos vivos que cambian de acuerdo con las necesidades, valores y deseos de sus habitantes, y estas transformaciones son siempre el resultado de conflictos políticos y culturales.

Derribar monumentos que conmemoran a los gobernantes del pasado da una dimensión histórica a las luchas contra el racismo y la opresión en el presente (…)

Los "bárbaros" que derriban estatuas protestan implícitamente contra las políticas neoliberales actuales que simultáneamente expulsan a las clases bajas de los centros urbanos y las transforman en vestigios congelados. Los símbolos de la vieja esclavitud y el colonialismo se combinan con el rostro deslumbrante del capitalismo inmobiliario, y estos son los objetivos de los manifestantes.

Según un argumento más sofisticado y perverso, la iconoclasia antirracista expresa un deseo inconsciente de negar el pasado. A pesar de lo opresivo y desagradable que fue el pasado, según este argumento, no se puede cambiar. Esto es sin duda cierto. Pero hacerse con el pasado, particularmente un pasado hecho de racismo, esclavitud, colonialismo y genocidios, no significa celebrarlo, como lo hacen la mayoría de las estatuas derrocadas.

En Alemania, el pasado nazi está abrumadoramente presente en las plazas y calles de las ciudades a través de monumentos conmemorativos que recuerdan a sus víctimas en lugar de sus perseguidores.

En Berlín, el Memorial del Holocausto se erige como una advertencia para las generaciones futuras (…). Los crímenes de las SS no se recuerdan mediante una estatua que celebre a Heinrich Himmler, sino a través de una exposición al aire libre y bajo techo llamada "Topografía del terror" que se encuentra en el sitio de una antigua oficina de las SS.

No necesitamos estatuas de Hitler, Mussolini y Franco para recordar sus fechorías (…)

Por eso es profundamente engañoso comparar el objetivo de nuestra iconoclasia antirracista actual con los fines de la antigua damnatio memoriae (condena al olvido). En la antigua Roma, esta práctica tenía como objetivo eliminar las conmemoraciones públicas de emperadores u otras personalidades cuya presencia chocaba con los nuevos gobernantes. Tenían que ser olvidados (…)

La iconoclasia antirracista busca provocativamente liberar el pasado de su control, "lijar el pasado" al repensarlo desde el punto de vista de los gobernados y vencidos, no a través de los ojos de los vencedores.

Sabemos que nuestro patrimonio arquitectónico y artístico está cargado con el legado de la opresión. Como afirma un famoso aforismo de Walter Benjamín: "No hay ningún documento de civilización que no sea al mismo tiempo un documento de barbarie". Los que derrumban estatuas no son nihilistas ciegos: no desean destruir el Coliseo o las pirámides.

Más bien, preferirían no olvidar que, como señaló Bertolt Brecht, estos notables monumentos fueron construidos por esclavos (…)

Esta ola de iconoclasia antirracista es global y no admite excepciones. Los italianos (incluidos los italo-americanos) y los españoles están orgullosos de Colón, pero las estatuas del hombre que "descubrió" las Américas no tienen el mismo significado simbólico para los Pueblos indígenas.

Su iconoclasia reclama legítimamente un reconocimiento público e inscripción de su propia memoria y perspectiva: un "descubrimiento" que inauguró cuatro siglos de genocidio (…)

Hacerse con el pasado no es una tarea abstracta o un ejercicio puramente intelectual. Más bien, requiere un esfuerzo colectivo y no se puede disociar de la acción política. Este es el significado de la iconoclasia de los últimos días. De hecho, si bien ha estallado en el marco de una movilización antirracista global, el terreno ya había sido preparado por años de compromiso contra-memorial e investigación histórica llevada a cabo por una multitud de asociaciones y activistas.

Como toda acción colectiva, la iconoclasia merece atención y crítica constructiva. Estigmatizarla despectivamente es simplemente disculpar una historia de opresión.

27 de junio de 2020

(*) La palabra “iconoclasta” proviene del vocablo griego εἰκονοκλάστης "eikonoklastés", de donde eikon significa "imagen" y kló se traduce como destruir o romper.

Adendum:

Recientemente el Pueblo misak, también conocido como guambiano, derribó la imagen de Sebastián de Belalcázar en Popayán. Se trata de un monumento ecuestre, porque el colonizador estaba representado gigante sobre su caballo (animal también fundamental en los procesos de despojo), y con sogas lograron echarlo abajo.

Como era de esperarse ese acto ha sido reseñado como “vandálico” por los “grandes medios” de comunicación al servicio de la burguesía y los terratenientes, desligandolo de la necesaria reescritura de la historia.

No se explicó el sentido de esta protesta simbólica que no pretendió nada distinto a reescribir la historia, y a que nos contaran quién fue realmente Belalcázar y qué hizo contra las poblaciones aborígenes.

La historia de la colonización y de la esclavización fue la historia del exterminio contra Pueblos indígenas que se encontraban en sus propias tierras, y Pueblos afro secuestrados a sangre y fuego de sus territorios legítimos para traerlos a un trabajo forzado por siglos, sin derecho a nada, ni siquiera a su propia vida.

Esa es la historia verdadera, no la que nos han contado sobre actos “heroicos” de los españoles que vinieron a robar el oro y la plata, a violar mujeres y a torturar hombres.

Nada hubo de “heroico” en esa colonización o en ninguna otra. Todas son infames, sin embargo, es a esos personajes a los que se les ha hecho homenaje con las estatuas, y es a esos personajes a los que se defiende cuando se niega el reclamo de sustituir sus estatuas por otras que hagan homenaje a quienes fueron verdaderamente masacrados.

Es tanto como defender la estatua de un Hitler, frente al recuerdo de millones de víctimas en el Holocausto judío.

Por supuesto, las acciones de los misak esta semana deben estar acompañadas de acciones de educación y reeducación sobre la historia ancestral.

Se debe reescribir la historia y contar la verdad, como debió haber sido siempre. Belalcázar no fue un héroe sino un colonizador inclemente que pisoteó con su caballo los territorios ancestrales indígenas.

Derrumbar estatuas es un acto simbólico importante pero no suficiente, debe acompañarse de una profunda reeducación sobre actitudes racistas, permanentemente camufladas en inequidad y pobreza.

No se trata de mentir o de esconder la verdad, como intenta hacer el "centro democrático", con el Centro de Memoria histórica, donde nombró a un señor para que reescriba la historia del conflicto y, seguramente, si esto se deja pasar sin una reacción importante, terminarán algún día levantándole una estatua a Álvaro Uribe Vélez como el “gran pacificador” de Colombia.

La historia hay que revisarla cuando está basada en un relato mentiroso o parcializado de los hechos, como sería el caso de Uribe o el de la esclavización y despojo en nuestro continente.

¿Belalcázar merecía que lo bajaran del pedestal?

¡Lo merecía! Como también lo merecen Jiménez de Quesada y muchos otros que vinieron a hacer América a sangre y fuego destrozando las culturas y robándose nuestra riqueza, o por lo menos si a ellos no se los baja del pedestal habría que empezar a erigirles estatuas a los héroes de la resistencia indígena y negra.

Pero lo más  importante es reescribir la historia con una mirada mucho más justa y equilibrada con los Pueblos ancestrales y con las personas que fueron traídas desde África para ser esclavizadas

Tomado de sinpermiso.info y las2orillas.co