Cultura
Typography

A pesar de las limitaciones para acceder a créditos externos, por el bloqueo económico, financiero y comercial del Imperialismo, Cuba trabaja para enfrentar el cambio Climático, tema discutido en el VI y el VII Congreso del Partido Comunista de Cuba. (Décima parte)



El Consejo de Ministros aprobó el pasado 25 de abril, la Política del Estado para el enfrentamiento del cambio climático, denominada “Tarea Vida” que contempla cinco acciones estratégicas y 11 tareas dirigidas a contrarrestar las afectaciones en las zonas vulnerables. Las acciones estratégicas son:

1.   No permitir la construcción de nuevas viviendas en los asentamientos costeros amenazados por inundaciones, y reducir la densidad demográfica en las zonas bajas costeras.

2.   Desarrollar concepciones constructivas en la infraestructura, adaptadas a las inundaciones costeras para las zonas bajas.

3.   Adaptar las actividades agropecuarias, en particular las de mayor incidencia en la seguridad alimentaria del país, a los cambios en el uso de la tierra, como consecuencia de la elevación del nivel del mar y las sequías.

4.   Reducir las áreas de cultivo próximas a las costas o afectadas por la intrusión salina. Diversificar los cultivos, mejorar las condiciones de los suelos, introducir y desarrollar variedades resistentes, al nuevo escenario de temperaturas.

5.   Planificar en los plazos determinados los procesos de reordenamiento urbano de los asentamientos e infraestructuras amenazadas, en correspondencia con las condiciones económicas del país. Comenzar por medidas de menor costo, como soluciones naturales inducidas (recuperación de playas, y reforestación).

Haciendo un análisis pormenorizado se identificaron inicialmente, 15 zonas como prioritarias, basándose en tres elementos: primero, donde hay que preservar la vida de las personas; segundo, donde se necesita cuidar el espacio natural para garantizar la seguridad física y alimentaria; y tercero, las zonas de desarrollo turístico.

Uno de los lugares señalados es el Malecón habanero, mejorando los drenajes, y previniendo las inundaciones, pero debido a las inversiones millonarias que se necesitan, las acciones están concebidas en varios plazos.

Es claro, como señala Renán Vega, que el Capitalismo es el verdadero responsable del cambio climático:

“Sus características, su lógica de funcionamiento, explican que se haya convertido en una destructiva fuerza, que ataca a la mayor parte de los seres humanos y destruye la naturaleza”.

“Algunos de los elementos centrales de su funcionamiento son:

1. La acumulación capitalista crece en forma exponencial e ininterrumpida en la búsqueda insaciable de ganancias. Para obtenerlas se debe explotar intensivamente a los trabajadores, y expoliar el medio ambiente, sin interesar si se destruyen otras formas de vida.

2. Para obtener ganancias el capital rebasa las fronteras nacionales, y se expande por el mundo en búsqueda de fuentes de materias primas, trabajo barato y nuevos mercados de inversión y consumo.

Esta expansión tiene como motor principal la competencia desenfrenada de capitales, que primero compiten a escala local y luego en el mundo entero.

3. Obtener ganancias en el corto plazo, supone que no se tienen en cuenta los tiempos de la naturaleza, sino los tiempos del capital y los negocios.

Como consecuencia se aniquila a los ecosistemas, tal y como lo evidencia la explotación minera, y la de hidrocarburos, ya que no se tiene en cuenta el tiempo de reposición de los ecosistemas, y se actúa en contra de los límites naturales.

4. Para conseguir el incremento de ganancias en forma permanente se produce un crecimiento ininterrumpido de las fuerzas productivas-destructivas, lo que se expresa entre otras cosas en el desarrollo de la tecnociencia, lo que lleva a inventar tecnologías más potentes, y que consumen mayores cantidades de materia y energía, para extraer más materia y consumir hasta la última porción de energía disponible.

Esto genera una particular forma de arrogancia tecnocrática, para la cual no hay límites naturales, ni de ninguna otra índole, y que postula que tarde o temprano se encontraran las soluciones técnicas a los problemas que ha generado el capitalismo.

5. Se estructura una jerarquía de valores que exaltan la competencia, el individualismo, el egoísmo, la codicia, la sed de ganancias, el consumismo, la explotación de otros seres humanos, como propias de la “naturaleza humana”.

Esos valores son inculcados desde la escuela, y por los medios de comunicación, lo que legitima al capitalismo, que es visto como el orden natural de las cosas, un sistema eterno e insustituible.

6. La producción de mercancías obliga a su consumo, para poder obtener ganancias por parte de los capitalistas. Esto conduce a impulsar el consumo, creando necesidades artificiales e innecesarias”.

Sin duda “El síntoma se llama calentamiento climático, pero la enfermedad se llama capitalismo”. Jorge Riechmann

Los países capitalistas son los  responsables del desastre, por lo cual no asumen con justicia y seriedad los compromisos para revertir los daños.

Ninguno de ellos está interesado en combatir la enfermedad, mucho menos EE.UU que es el mayor responsable del desastre, por ello Trump abandonó el tibio “Acuerdo de Paris”.

Todos y cada uno de los países deben enfrentar ahora, y decididamente los efectos palpables del cambio climático, pero además la humanidad en su conjunto debe construir, y desarrollar con urgencia, un programa eco-democrático hacia  el socialismo, para evitar la extinción de la raza humana sobre el planeta.

Video
https://www.youtube.com/watch?v=QWCCxY4kL9A

Fuentes:

http://www.juventudrebelde.cu/ciencia-tecnica/2017-06-10/tarea-de-vida/
http://www.cubadebate.cu/reflexiones-fidel/2009/09/21/reflexiones-de-fidel-una-especie-en-peligro-de-extincion/#.WThedWh97IU
http://www.rebelion.org/docs/223396.pdf
http://www.pacocol.org/index.php/noticias/cultura/1326-el-acuerdo-de-paris-es-un-fraude-por-que-nicaragua-no-firmo
http://www.cubadebate.cu/especiales/2017/05/16/tarea-vida-como-enfrentara-cuba-el-cambio-climatico-video/#.WVBAhI6GPIU