Cultura
Typography

Un mundo sin muros y el derecho de todos los seres humanos por una ciudadanía universal, fueron los ejes fundamentales de la declaración final de la Conferencia Mundial de los Pueblos, en Tiquipaya, Bolivia.



Entre los aspectos fundamentales del documento están: superar la perspectiva hegemónica de política migratoria, que plantea una gestión de los movimientos humanos de manera “regular, ordenada y segura”, por una visión humanista que permita “acoger, proteger, promover e integrar” a las personas.

Muchas sociedades se caracterizan por la presencia de diversas culturas dentro de un mismo territorio. Aunque los movimientos migratorios han existido siempre, fenómenos más recientes como la globalización han hecho que su volumen aumente muy considerablemente.

Este contexto ha provocado que ese “otro” hasta el momento desconocido, y procedente de lugares lejanos, viva ahora en nuestras ciudades, pueblos y barrios, ese “extranjero”, cuando se superan los estereotipos que habitualmente le son asignados, no es más que un ser humano, con cualidades y defectos, con alegrías y miedos. Tan valioso y respetable como todos nosotros.

Cada día más personas se identifican a sí mismas como “ciudadanas del mundo”, gente que no se identifica con un estado, nación o tribu, sino con la raza humana.

“Yo me siento universal, yo nunca digo que mi país es mejor que el de los demás”… “En lugar de afirmar que mi país es mejor que el de los demás, digo: Toda la gente es importante. Y todos estamos en el mismo mundo". Tony Bennett

Los participantes en la Conferencia Mundial de los Pueblos, promovida por el presidente Evo Morales, se opusieron así a las políticas antiinmigrantes del mandatario imperialista, Donald Trump, pidiendo el rechazo a la criminalización de los flujos migratorios y eliminar los “centros de detención de migrantes”.

Exigen la destrucción de los muros físicos que separan a los pueblos, los “muros invisibles legales” que persiguen y criminalizan, y los muros mentales “que utilizan el miedo, la discriminación y la xenofobia”.

La declaración propone convocar a todos los gobiernos del mundo a luchar de manera conjunta contra las redes criminales que trafican con seres humanos, y declarar la trata y el tráfico de personas como delito de lesa humanidad.

Crear una “Defensoría Mundial de los Pueblos por los Derechos de las personas migrantes”, que promueva la libre movilidad.

Luego de escuchar los testimonios de migrantes y refugiados, y debatir sobre la memoria histórica y la pluralidad de las identidades, acordaron en la Cumbre, demandar que los gastos públicos destinados a la guerra sean utilizados para la creación de programas de integración.

Además de impulsar políticas locales que permitan ciudades y sociedades integradoras, donde se hagan efectivos en la vida cotidiana de los migrantes los derechos a vivienda, salud, educación y seguridad social.

Rechazar la criminalización de la migración que encubre falsos enfoques de seguridad y control, y eliminar los “centros de detención de migrantes”.

De igual manera, denunciamos los muros mediáticos que descalifican o estigmatizan a los migrantes, y apostamos por promover la creación de medios alternativos de comunicación.

Impulsar políticas que permitan ciudades y sociedades integradoras, bajo los principios de complementariedad, solidaridad, hermandad y diversidad.

Actualizar, fortalecer y avanzar en el sistema multilateral y sus instrumentos internacionales referidos a migrantes, refugiados y sus familias, en especial:

a) la “Convención Internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y sus familiares”, ya que ésta no ha sido ratificada por ningún país del norte receptor de migrantes.

b) la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de ACNUR e incorporar nuevas concepciones referentes a desplazados y refugiados climáticos.

c) Participar activamente en la negociación del Pacto Mundial que se celebrará el 2018 en Naciones Unidas.

d) Proclamar en la Asamblea General de las Naciones Unidas el Decenio Internacional para un Mundo sin Muros hacia la Ciudadanía Universal.

Superar el enfoque de “fronteras rígidas” por una visión que las entienda como puentes de integración para la unidad entre los pueblos, y acogida de los migrantes, donde la lucha contra el crimen trasnacional organizado se encare en un marco de cooperación entre los Estados.

Impulsar el vivir bien en los lugares de origen de las personas migrantes, para que la movilidad sea siempre voluntaria y no forzosa como efecto de la pobreza, la violencia y el cambio climático, denunciando el impacto del accionar irresponsable de las empresas trasnacionales, y aplicando sanciones a aquellas que atenten contra la permanencia de las familias en su lugar de origen.

Promover la movilización popular a escala mundial, para que se reconozca en las instancias nacionales e internacionales, el carácter inalienable de los derechos de las personas en movilidad para derribar los bloqueos, intervenciones y muros, que unilateralmente levantan los poderosos para perpetuar la desigualdad y la injusticia social en el mundo.

Fuentes:

https://www.desdeabajo.info/mundo/31781-conferencia-mundial-de-los-pueblos-proclama-decalogo-para-una-ciudadania-universal.html
http://www.icap.cu/internacionales/2017-06-22-aprueban-declaracion.html
http://revistes.uab.cat/periferia/article/viewFile/vol19-n2-Ochoa/pdf-es
https://www.ted.com/talks/hugh_evans_what_does_it_mean_to_be_a_citizen_of_the_world?language=es