Cultura
Tipografía

En el marco de la conmemoración del Día Internacional contra los Ensayos Nucleares, la representante de Cuba ante las Naciones Unidas, Anayansi Rodríguez,  expresó su preocupación ante la amenaza que representan las armas nucleares para el mundo, por la amenaza que implican para la supervivencia de la especie humana:



"Recordemos las desastrosas consecuencias para los seres humanos y el medio ambiente causadas por el uso de la bomba atómica en Hiroshima y Nagasaki. En la actualidad, el uso de una ínfima parte de las 14.935 armas nucleares existentes, mucho más desarrolladas que las de hace 72 años, significaría el fin de la humanidad".

"Resulta alarmante que los Estados poseedores de esas armas acometan programas de modernización, en una proliferación nuclear vertical y cualitativa, que poco se denuncia; así como tampoco se denuncian los ensayos nucleares realizados para ese fin en laboratorios y supercomputadoras".

Celebró la adopción, el pasado 7 de julio, del Tratado de Prohibición sobre las Armas Nucleares:

"Promovemos la pronta entrada en vigor del Tratado y llamamos a todos los países, los parlamentos, la sociedad civil y las organizaciones no gubernamentales a firmar, o alentar a la firma de dicho instrumento a la brevedad posible",

Pedro Luis Pedroso Cuesta, Representante Permanente de Cuba ante la Oficina de las Naciones Unidas en Ginebra, expresó:

El Tratado de Prohibición de Armas Nucleares, establece, como una nueva norma de Derecho Internacional, la prohibición de las armas nucleares en toda circunstancia.

Cuba exhorta a todas las naciones, a unirse al tratado para favorecer su entrada en vigor lo antes posible, como única manera efectiva de garantizar que la humanidad no sufrirá nunca más su terrible impacto.

Constituye un interés legítimo de los Estados no poseedores de armas nucleares, que los Estados que las poseen brinden garantías inequívocas de no usar ni amenazar con el uso de esas armas.

Cuba condena el empleo encubierto e ilegal por individuos, organizaciones y Estados de los sistemas informáticos de otras naciones para agredir a terceros países, dadas sus potencialidades para provocar conflictos internacionales.

El uso de las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones tiene que ser plenamente compatible con los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas y el Derecho Internacional.

Concluyo con una cita del líder histórico de la revolución cubana Fidel Castro, en octubre de 2010:

“Los pueblos están en el deber de exigir a los líderes políticos su derecho a vivir. Cuando la vida de su especie, de su pueblo y de sus seres más queridos corren semejante riesgo, nadie puede darse el lujo de ser indiferente, ni se puede perder un minuto en exigir el respeto a ese derecho; mañana sería demasiado tarde (…) En una guerra nuclear el daño colateral sería la vida de la humanidad. ¡Tengamos el valor de proclamar que todas las armas nucleares o convencionales, todo lo que sirva para hacer guerra, debe desaparecer!"

http://www.minrex.gob.cu/es/el-desarme-nuclear-es-y-debe-continuar-siendo-la-mas-alta-prioridad-en-la-esfera-del-desarme