Cultura
Tipografía

El 14 de octubre de 1964, Martin Luther King Jr, pastor de la iglesia bautista, y quien participó en numerosas protestas contra la guerra de agresión imperialista contra Vietnam, recibió el premio Nobel de la Paz por su lucha contra el racismo y por los Derechos civiles en EE.UU. Cuatro años después fue asesinado por un segregacionista blanco.

Los medios de comunicación un año antes prepararon el terreno para el crimen. Luego de pronunciar su discurso el 4 de abril de 1967, «Más allá de Vietnam: el momento de romper el silencio» la revista Time calificó el discurso como «una calumnia demagógica que parecía un guion de Radio Hanoi», y el Washington Post declaró que «había disminuido su utilidad a su causa, su país, su gente»

Por desgracia el racismo aún persiste en la sociedad norteamericana:

 


La investigación original sobre el tiroteo ocurrido en pleno día nunca estableció un vínculo entre McIntyre y las víctimas. Foto: telemetro.com

Acaban de liberar a Lamonte McIntyre, un hombre afrodescendiente quien estuvo preso 23 años “por error”. Había sido condenado a dos cadenas perpetuas a los 17 años de edad, luego de que falsos testigos lo acusaron de cometer dos asesinatos y posteriormente retractactarse.

Los acusadores no habían presentado ninguna evidencia física, y la investigación inicial sobre el tiroteo ocurrido en pleno día, nunca estableció un vínculo entre él y las víctimas.

"La investigación fue apurada y superficial", dijo Innocence Project, una ONG que ayudó a liberar a McIntyre, quien siempre sostuvo que era inocente.

En contraste el 5 de octubre pasado fue liberado el policía que asesinó a Anthony Lamar Smith, un joven de 24 años de edad, afrodescendiente, en el año 2011. Cientos de personas protestaron y 143 fueron arrestadas.

En EEUU “el racismo no es sólo, ni principalmente un sentimiento «subjetivo», puramente «psicológico», de blancos «malcriados». Es una relación estructural que ha sido esencial en la formación económico-social del imperio desde la época colonial.

Como explica el historiador estadounidense Howard Zinn, el racismo nació antes que los mismos EE.UU… y hoy sigue en pie bajo otras formas.

No hay un país en la historia mundial en el que el racismo haya tenido un papel tan importante y durante tanto tiempo como en los EE.UU.

¿Cómo empezó? En las colonias inglesas la esclavitud pasó a ser rápidamente una institución estable, la relación laboral “normal” entre negros y blancos. Junto a ella se desarrolló esa combinación de rango inferior y pensamiento peyorativo que llamamos «racismo»

La Declaración de la Independencia de EEUU, emitida el 4 de julio de 1776, comienza diciendo que son “verdades evidentes por sí mismas”, que “todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre estos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad…”

Ni se les pasó por la cabeza la necesidad de aclarar que la expresión “todos los hombres” no incluía negros africanos, ni indígenas americanos. Lo daban por sabido. Es que buena parte de los “Padres Fundadores”, incluyendo a George Washington y sobre todo Tomas Jefferson –redactor de esta Declaración– eran grandes hacendados propietarios de centenares de esclavos.

En 1857, a un esclavo –llamado Dred Scott– se le ocurrió recurrir a la Suprema Corte pidiendo su libertad, argumentando que el texto de Declaración de la Independencia establece que todos los hombres son “libres” e “iguales”.

El tribunal falló que el esclavo no podía reclamar su libertad, porque no era “una persona, sino una propiedad”, es decir, una cosa. Deshumanización racista brotando del derecho absoluto de la propiedad privada capitalista.

“No estoy, y nunca he estado, a favor de equiparar social y políticamente a las razas blanca y negra… No estoy ni nunca he estado, a favor de dejar votar ni de formar parte de los jurados a los negros, ni de permitirles ocupar puestos en la administración, ni de casarse con blancos… […] Mientras que permanezcan juntos [blancos y negros] debe haber la posición superior e inferior. Y yo, tanto como cualquier otro, deseo que la posición superior la ocupe la raza blanca…”

Adivina, adivinador: ¿quién dijo esto? ¿El fundador del Ku Klux Klan? No. Lo dijo Abraham Lincoln, el presidente que condujo la guerra civil contra el Sur esclavista, y que finalmente hizo votar en el Congreso la abolición de la esclavitud.

Pero una cosa era abolir la esclavitud, necesidad imperiosa para que el capitalismo norteamericano diese el salto colosal que lo llevó finalmente a superar a Europa, y otra, muy distinta, era acabar con el racismo.

Es decir, que negros y negras dejasen de ser “inferiores”, que pudiesen tener derechos políticos y civiles, elegir y ser elegidos, casarse con blancos o blancas, etc. O sea, liberarlos realmente.

Fuentes
https://www.telesurtv.net/news/Hombre-afrodescendiente-paso-23-anos-preso-por-error-en-EE.UU.-20171013-0068.html
http://vtv.gob.ve/arrestan-143-personas-en-eeuu-por-protestar-contra-liberacion-de-policia-que-mato-a-un-afrodescendiente/
http://prensa-latina.cu/index.php?o=rn&id=123773&SEO=presidente-boliviano-evoca-legado-del-martin-luther-king
https://www.ecured.cu/Martin_Luther_King
https://www.mas.org.ar/?p=3112