Cultura
Tipografía

Ayer se cumplieron 100 años del triunfo de la primera Revolución Socialista del siglo XX, que partió en dos la Historia de la Humanidad, con la lucha de obreros, campesinos y soldados, liderados por el Partido Bolchevique bajo la dirección de Vladimir Ilich Lenin.



Históricamente se le conoce como “La revolución de octubre”, ya que para ese año Rusia se guiaba por el calendario Juliano y triunfó a finales del mes de octubre.

Aquel 7 de noviembre de 1917 nació un modelo político y social de profundas transformaciones, que constituye la esperanza de millones de seres humanos que sueñan con un mundo mejor, y la conquista de una sociedad justa y digna para todos.

La construcción de la sociedad Socialista derrumbó las relaciones de producción atrasadas, de tipo feudal y capitalista, permitiendo que en un periodos de tiempo relativamente corto, la Rusia Zarista se transformara en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), con una poderosa industria, y pasando de la escasa producción agrícola individual con herramientas de madera, a cooperativas y haciendas estatales que reunían cada una el trabajo de cientos de campesinos dotados de maquinaria moderna, que convirtió a aquel atrasado país en una superpotencia mundial, a la par de Estados Unidos, el coloso capitalista que ha saqueado los recursos económicos en decenas de paises.

John Reed, periodista norteamericano, presente en aqsuellos días escribió: “Diez días que estremecieron el mundo”. Ya entonces la Revolución recibía ataques, y Reed, escritor de enorme sensibilidad, admitió que, en efecto, aquello era una «aventura», pero «de las más espectaculares a la que jamás se haya atrevido la humanidad».

«Es una aventura que irrumpió en la Historia de los trabajadores para satisfacer sus grandes aspiraciones. Sin lugar a dudas, la Revolución Rusa es uno de los acontecimientos máximos en la Historia de la humanidad y la llegada al poder de los bolcheviques es un fenómeno mundial».

Muy temprano comenzó la embestida derechista, mediática, militar y monopolista que todavía sataniza aquel maravilloso proceso, y llega a igualar comunismo con fascismo, cuando todos sabemos que el segundo no conoció rival más formidable que ese «régimen soviético», que los enemigos de los Pueblos critican con tanto odio e ignorancia.

No olvidemos que aquella fue la primera Revolución Socialista victoriosa. Mientras la Comuna de París triunfó brevemente, solo como aspiración e inspiración de masas, la Revolución Bolchevique obtuvo el poder y, desde él, mostró la posibilidad real de otro mundo posible.

La Revolución Socialista constituye una transformación cualitativa de la sociedad, el salto del capitalismo al Socialismo, sustituyendo las relaciones de producción de dominación y subordinación, basadas en la propiedad privada, por las relaciones de colaboración y solidaridad, en marcha hacia la liquidación de la explotación del hombre por el hombre.

La URSS reunió una nación vastamente separada, contrapesó la voluntad mesiánica de la Casa Blanca, tomó la punta en la carrera espacial, consiguió importantes avances tecnológicos, colocó la salud y la educación al alcance de todos, repartió a partes iguales la tierra y los derechos y fue, por décadas, un importante contendiente de la ola neoliberal que tantas amarguras ha dado a los Pueblos del mundo.

Quisieron matarla «en la cuna», con la agresión internacional desde 1918, y no lo consiguieron. Y en la Gran Guerra Patria fue la presa más codiciada del fascismo y de algunos «aliados» aviesos, pero en lugar de abatirse se erigió en el principal verdugo de la bestia hitleriana.

Fidel acertadamente señaló:

“Ningún revolucionario dejó de sentir el aliento y el estímulo que emanó siempre de los comunistas soviéticos. Puede decirse que desde entonces todas las nuevas generaciones revolucionarias se educaron en las ideas, el espíritu y los principios de la Revolución de Octubre. Ningún acontecimiento influyó jamás tanto en la mente de los hombres, el destino de los Pueblos y el progreso del mundo. La humanidad ha vivido a partir de entonces el más fecundo período de transformación revolucionaria en toda su existencia”.

“Nadie tenía derecho a pensar que tan extraordinario cambio como el que se inició en el mundo con la Revolución de Octubre sería un cambio fácil, que tan extraordinario parto de la sociedad humana sería un parto fácil. El Socialismo surge como sistema nuevo, como gigantesca e histórica victoria contra la explotación, como una promesa para toda la humanidad”.

“Sin la Revolución de Octubre y sin la inmortal hazaña del pueblo soviético, que resistió primero la intervención y el bloqueo imperialista y derrotó más tarde la agresión del fascismo, y lo aplastó a un costo de 20 millones de muertos, que ha desarrollado su técnica y su economía a un costo increíble de sudor y sacrificio sin explotar el trabajo de un solo obrero en ningún país de la Tierra, no habría sido en absoluto posible el fin del colonialismo y la liberación de decenas de pueblos en todos los continentes”.

Fuentes:
https://www.ecured.cu/Revoluci%C3%B3n_rusa
https://www.telesurtv.net/news/En-Claves-Conozca-como-triunfo-la-Revolucion-rusa-20151106-0065.html
http://www.juventudrebelde.cu/internacionales/2017-11-04/tuiteando-con-lenin
https://www.ecured.cu/Lenin
http://www.cubadebate.cu/especiales/2017/11/07/fidel-sin-la-revolucion-de-octubre-no-habria-sido-posible-el-fin-del-colonialismo/#.WgI3m8aWbIU