Cultura
Typography

En la nochebuena de 1951 y desde su lecho de enferma este fue su mensaje:



(Extractos) Todos los años, la Nochebuena nos reúne en el hogar inmenso de la Patria (…)

Esta noche hacemos una tregua de Amor en el camino de nuestras luchas y de nuestros afanes; y sólo pensamos en las cosas buenas y bellas que nos ha regalado la vida en el año que se acaba (...)

En todos los hogares del mundo, hombres y mujeres, ancianos y niños de todos los Pueblos, en este mismo instante maravilloso están rindiendo homenaje al Amor (...)

Porque somos y porque nos sentimos una inmensa familia y porque no podemos evadirnos del sortilegio maravilloso que en esta noche embarga el corazón de todas las familias del mundo (…)

Hace diecinueve siglos y medio Dios eligió a los humildes pastores de Belén para anunciar el advenimiento de la Paz a los hombres de buena voluntad.

Sobre aquél mensaje, los hombres de mala voluntad han acumulado diecinueve siglos y medio de guerras, de crímenes, de explotación y de miseria, precisamente a costa del dolor y de la sangre de los Pueblos humildes de la tierra (…)

La Nochebuena nos embarga el corazón con la armonía de sus encantos prodigiosos, porque la Nochebuena es nuestra, es la noche de la humildad, la noche de la justicia (…)

Si nuestra felicidad residiese solamente en las riquezas materiales, no tendríamos derecho a ser dichosos (…)

Sentimos la necesidad de decirles a los hombres y mujeres del mundo el sencillo secreto de nuestra felicidad, que consiste en poner la buena voluntad de todos para que reinen la justicia y el Amor.

Primero la justicia, que es algo así como el pedestal para el Amor.

No puede haber Amor donde hay explotadores y explotados. No puede haber Amor donde hay oligarquías dominantes llenas de privilegios y Pueblos desposeídos y miserables.

Porque nunca los explotadores pudieron ser ni sentirse hermanos de sus explotados y ninguna oligarquía pudo darse con ningún Pueblo el abrazo sincero de la fraternidad.

El día del Amor y de la Paz llegará cuando la justicia barra de la faz de la tierra a la raza de los explotadores y de los privilegiados, y se cumplan inexorablemente las realidades del antiguo mensaje de Belén (…):

Que haya una sola clase de hombres, los que trabajan.
Que sean todos para uno y uno para todos.
Que no exista ningún otro privilegio que el de los niños.
Que nadie se sienta más de lo que es ni menos de los que puede ser.
Que los gobiernos de las naciones hagan lo que los Pueblos quieran.
Que cada día los hombres sean menos pobres y
Que todos seamos artífices del destino común.

Para que todo esto se consolide como una realidad duradera entre nosotros, seguiremos luchando (…) hasta el último aliento que nos dé la vida (…)

Fuente:
https://www.rionegro.com.ar/sociedad/eva-peron-y-su-mensaje-de-navidad-de-1951-GWRN_527045