Cultura
Tipografía

La evidencia de al menos 3.480 millones de años de antigüedad, en depósitos de aguas termales está en Australia, en la remota zona de Pilbara. El estudio "inclina la balanza" en favor del científico naturalista Charles Darwin, quien sostenía que la vida comenzó en "un pequeño charco de agua templada".



La principal prueba del estudio, publicado en la revista “Nature Communication”, se trata de estromatolitos,  unos  microorganismos que forman una especie de estructura de capas rocosas.

Hasta ahora la prueba más antigua había sido encontrada en depósitos sudafricanos ricos en materia orgánica de entre 2.700 a 2.900 millones de años.

"Hemos ampliado el récord de la vida en la parte terrestre del globo en unos 600 millones de años", dijo la representante del grupo de expertos de la Universidad de Nueva Gales del Sur, Tara Djokic.

"El principal punto es que se creía que la vida se originó en los océanos y se trasladó a la parte terrestre mucho después, pero vemos que la vida en esta parte de la tierra comenzó muy temprano de acuerdo a los registros geológicos", precisó.

A finales del siglo XIX se hizo pública una teoría que cambiaría completamente la visión que los hombres tenían de sí mismos, “El Origen de las especies”, del naturalista inglés Charles Darwin, primer paso de una serie de textos de carácter científico en torno al tema de la evolución, complementado por “El Origen del hombre”, que se dedicó expresamente a observar el nexo existente entre el ser humano actual y los primates.

Un trabajo equivalente en el tema de la iniciación de la vida está presente en la obra de Oparin, que se encargó de explicar los pasos anteriores de la cadena evolutiva. Como resultado de sus estudios, publicó en 1923 “El origen de la vida”, un texto que presenta con lenguaje muy sencillo, cómo la evolución de la materia orgánica se inició después de que el planeta terminó su conformación, y después de que su litosfera, atmósfera e hidrosfera se desarrollaron.

Oparin estableció el puente entre lo vivo y lo inerte, redondeó la teoría propuesta por Darwin con respecto a la evolución, puso al mundo científico a pensar sobre las relaciones entre los organismos y el medio que los rodea y abrió la posibilidad de estudiar los fenómenos biológicos en el cosmos.

El trabajo, publicado por primera vez en Moscú hacia 1923, no fue conocido de manera amplia sino hasta cuando John D. Bernal lo incluyó en su The origin of life en 1967. 

Aunque algunas de las afirmaciones de Oparin han sido revaluadas, pero es importante destacar que su producción fue campo fértil para el surgimiento de toda clase de preguntas en las disciplinas científicas, haciendo que los dogmas no sean ya los que manejen el curso del conocimiento científico. 

Fuentes:

https://elorigendelavida.jimdo.com/
http://www.telesurtv.net/news/La-evidencia-mas-antigua-de-la-vida-terrestre-esta-en-Australia-20170510-0066.html