Cultura
Typography

El estreno de la película más reciente de Warner Bros “EL GUASON” ha traído consigo un sin número de “prevenciones” y pronunciamientos a favor y en contra.



Sin duda la película cuenta con una gran interpretación de su protagonista Joaquín Phoenix y su coprotagonista Robert De Niro, más allá de la misma producción cinematográfica, el contenido de la cinta es una verdadera crítica de la sociedad actual, por lo cual se destaca:

1º. La vulnerabilidad de seres y personas “diferentes” que no encajan en los estereotipos convencionales creados por un sistema arrollador como es el capitalista, una sociedad creada para Adonis, seres que no pueden en ningunas circunstancia tener crisis existenciales y mucho menos enfermedades e imperfectos.

Refleja la precariedad existente en los mediocres sistemas de salud subsidiados, que aún con su mediocridad terminan siendo suprimidos por “falta” de presupuesto, al sistema no le interesa invertir en la gente que padece alguna enfermedad, mucho menos si estas enfermedades son de origen psíquico.

A esto se suma, que la pobreza y miseria creada por la precarización económica y social aumenta el drama de quienes sufren esta clase de enfermedades, que son tratadas por cuanto fármaco es creado por los grandes laboratorios de medicamentos siendo su eje principal, las sustanciales ganancias económicas, sin interesarle la mejoría y seguimiento de los tratamientos suministrados a los pacientes.

2º. El consumismo de la sociedad por medio de la manipulación creada por parte de los medios masivos de comunicación, mediante los reality show donde lo único que se vende es la idea férrea de una sociedad feliz, que a pesar de sus dramas no puede expresar y mucho menos exteriorizar sus más profundos sentimientos y su condición humana, de ahí, también el cuento de “moda” de catalogar a quienes expresan su inconformismo, sus preocupaciones y angustias simplemente como gente “toxica” la expresión profunda de la mezquindad del ser humano donde no hay tiempo para escuchar, ser sensibles y reconocerse en el otro.

3º. El desprecio por el más débil y de eso sí que sabe y es un experto el sistema capitalista. En la actualidad la pérdida de valores que se expresan a nivel mundial, donde se ha aumentado el reencauche de los anti derechos, de fascistas y extremistas que buscan a toda costa dominar al otro en un desborde de poder corroído por la corrupción.

Claro ejemplo de ello es lo que sucede en Colombia, donde la carencia de políticas sociales en atención integral a las mujeres, los niños, niñas y adolescentes, incrementa las múltiples violencias perpetradas en su contra, siendo violados, vilipendiados, utilizados y asesinados.

Sin embargo, toda la culpa es “única y exclusivamente de las madres”, como si el sistema no tuviera la mayor responsabilidad por negar oportunidades dignas de atención a su salud física y mental, y procurar a las mujeres condiciones de trabajo dignas.

4º. Obviamente situaciones como la falta de control en la venta de armas, que caen en manos de sociópatas, son el resultado de sociedades desiguales e inequitativas, y resultan siendo los perfectos clientes para sumar al negocio lucrativo de la venta y tráfico de armas.

En conclusión, la película muestra la cruda y oscura realidad de la miseria humana, el narcisismo y la superficialidad creada por el sistema capitalista, donde cada vez más se limita al ser humano porque sencillamente se buscan productos “perfectos y exitosos” donde se prefiere la homogeneidad.

Este es un perfecto pretexto para mirarse en el espejo y preguntarse si se es o no ese “producto perfecto” que quiere el sistema; queda a criterio de cada cual ver o no ver la película y sacar sus propias conclusiones.

GUASÓN Tráiler Español Latino