La decisión de Donald Trump de sacar a Estados Unidos del Acuerdo de París generó mucha algarabía, molestia, indignación pero se veía venir, más allá de que era una promesa de campaña. Por algo la Cumbre del G7 —las siete economías más desarrollas— del pasado mes en la ciudad italiana de Taormina, fue un fracaso total, pues en materia de consenso sobre el combate al cambio climático los europeos no lograron seducir a Donald Trump. Por el contrario, después de su gira por Medio Oriente y Europa, tal pareciera que aceleró la sentencia y acumuló la mayor cantidad de argumentos posibles —que no es que los necesitara, prefiere hacer uso y abuso del verbo decretar— para hacer público su anuncio.

Leer más...

Más artículos...