DDHH
Tipografía

Revelan que el equipo pudo ser víctima de espionaje telefónico por el Estado mexicano, con el programa Pegasu, indicó la presidenta de la CIDH, Esmeralda Troitiño, y el comisionado James Cavallaro.



El expresidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), señaló este jueves que miembros del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) que contribuyeron a investigar el crimen de Ayotzinapa, México, recibieron el mismo mensaje malicioso utilizados para espiar a periodistas y activistas mexicanos.

"Varios miembros del grupo (GIEI), así como su secretario ejecutivo recibieron en marzo de 2016 mensajes muy parecidos a los que se describen en el informe titulado Gobierno Espía (realizado por la Red de Derechos Digitales)", aseguró Cavallaro al leer una comunicación recibida por la CIDH que celebra esta semana su 163 periodo de sesiones en la capital de Perú.

Esa denuncia está relacionada con el uso del programa malware Pegasus, utilizado para "la vigilancia sistemática a periodistas y defensores de derechos humanos en México", precisó Cavallaro, uno de los comisionados de la CIDH.

El director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez y abogado de los familiares de los 43 desaparecidos de la Escuela Normal de Ayotzinapa, Mario Patrón, indicó que "si somos espiados quienes acompañamos a las víctimas y la propia CIDH, por esa opacidad, dudamos de la buena fe del Estado para poder llegar al esclarecimiento de los hechos".

En torno al espionaje, la comisionada presidenta de la CIDH interrogó a los funcionarios del gobierno de Enrique Peña Nieto: "¿Qué autoridades del Estado estuvieron involucradas?", a lo que el titular de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión, Ricardo Sánchez Pérez del Pozo, se limitó a responder que hay una denuncia abierta "contra quienes resulten responsables".

En tanto, al reclamar sobre la impunidad en la que se encuentra el caso de los normalistas desaparecidos a más de 33 meses de los hechos, uno de los padres de los estudiantes aseveró que se presentaban ante la CIDH desesperados porque a casi tres años no tienen noticia del paradero de sus hijos. "Nosotros no vamos a aceptar ninguna verdad que no sea apegada a argumentos científicos", enfatizó.

Gráfica pie de foto: Estudiantes de la escuela normal rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, desaparecieron el 26 de septiembre de 2014 después de ser atacados por la policía local en Iguala. Foto: Flickr/ Daniel Cima/CIDH

TeleSUR