DDHH
Tipografía

El último caso de barbarie desatado por las políticas xenófobas de Trump en Estados Unidos: Rosa María Hernández, de 10 años de edad fue detenida recién salida del hospital, después de ser intervenida de la vesícula en un hospital de Corpus Christi, Texas. Su único “delito” era “ser migrante”. En un comunicado la Patrulla Fronteriza argumentó que debía “hacer cumplir las leyes anti migratorias”.



A pesar de informar la condición de la niña, quien padece parálisis cerebral, la separaron de su prima, Aurora Cantú, residente legal, quien la llevó al centro médico para que fuera atendida, porque su madre, Felipa de  la Cruz, no podía llevarla ante la posibilidad de ser detenida, pues carece de documentación como inmigrante.

La niña llegó a los Estados Unidos junto con su familia desde México a los 3 meses de edad.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) asumió su defensa ya que, se le impedía el contacto con sus familiares, es decir había sido secuestrada por la migra, la temida policía de inmigración en EE.UU, que Donald Trump fomenta.
 
La ACLU exigió al gobierno federal su liberación antes del 31 de octubre: “Aunque sean indocumentados la Constitución protege ese derecho sagrado entre mamá e hija y eso va a ser la base de la demanda” señaló el abogado de esa organización, Alex Gálvez.

Esta organización civil criticó la actitud de los agentes migratorios antes, durante y después de la intervención, que la trataron como si fuera delincuente, y en lugar de entregarla a su familia, la separaron de ésta para reportarla como "migrante menor no acompañada” llevándola a un centro de detención sin que hubiera una orden judicial previa, y  donde se hacen los preparativos para deportarla.

Un grupo de manifestantes marchó en San Antonio, Texas, hasta la oficina del senador republicano, John Cornyn, pidiendo su intervención.

La ACLU también organizó una campaña de llamadas a la Oficina de Reasentamiento de Refugiados en la que se les pide que digan lo siguiente: “Llamo para exigirles que liberen a Rosa María Hernández de regreso a al cuidado de su familia el día de hoy. Esta estudiante de educación primaria de 10 años de edad necesita recuperarse de una cirugía en casa con su familia, no encarcelada en un centro de detención. Lo que el gobierno está haciendo es indignante y cruel”.

La lucha de la ACLU obtuvo este 3 de noviembre una gran victoria, al lograr que fuera liberada y entregada a su familia, destacando que este no es un caso aislado, y aun es muy posible que ella y su madre sean deportadas.

Las medidas migratorias que ha implementado Trump refuerzan el racismo contra los latinoamericanos y permiten que cualquiera que parezca “sospechoso” sea perseguido, arrestado y deportado.

Fuentes
http://www.laizquierdadiario.com/Por-burocracia-nina-migrante-mexicana-podria-pasar-tres-semanas-mas-detenida
http://laizquierdadiario.com/Activistas-presionan-para-liberar-a-nina-migrante-detenida-por-Trump
http://www.laizquierdadiario.mx/Trump-deportara-a-nina-mexicana-de-10-anos-recien-operada?id_rubrique=1714&_ga=2.117263876.380831935.1509744692-1473642370.1506606758
http://www.univision.com/noticias/inmigracion/liberan-a-rosa-maria-hernandez-la-nina-indocumentada-con-paralisis-cerebral-retenida-en-un-centro-de-inmigrantes
http://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-39361694
http://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-41867288
http://www.univision.com/san-antonio/kwex/noticias/inmigracion/rosa-maria-hernandez-la-nina-indocumentada-con-paralisis-cerebral-esta-libre-pero-ice-todavia-podria-deportarla