DDHH
Typography

El pasado 29 de junio concluyo en Lima otro encuentro con las víctimas del exterior: refugiados y exiliados, convocado por la Unidad de Víctimas y el Consejo Noruego; donde asistieron representantes de 17 países.



El objetivo era el de discutir los retos de la Ley 1448 frente a las políticas públicas del nuevo gobierno y la atención hacia los connacionales en el exterior. Nos volvieron a aplicar la misma metodología para abordar otra vez, los temas sobre el Retorno Digno, la Restitución de Tierras y la indemnización que ya habíamos abordada durante los encuentros realizados en Quito durante los meses de abril y junio del 2017.

En los encuentros de Quito hicimos varias propuestas con relación a la aplicación de la Ley 14 48. Donde se criticó el autismo administrativo de los funcionarios de la Unidad de Víctimas que no daban ninguna respuesta y si la daba nada tenía que ver con los temas solicitados. Allí hicimos énfasis en priorizar la atención de las víctimas que residen en Venezuela. Darle oportuna atención a las víctimas mayores de 60 años; mejorar el apoyo a las personas que retornan en los casos de educación, salud, empleo y vivienda. Nada de eso se tuvo en cuenta.

Ahora se volvieron hacer los mismos señalamientos antes funcionarios del Ministerio de Relaciones exteriores; representantes de la academia, de las ONG y de la Defendería del Pueblo.
 
Fueron tres días de discusiones y de propuestas elaboradas con la participación de los representantes de las víctimas; Pero la pregunta de los cien mil millones de dólares ¿tendrá en cuenta estas propuestas? O este será otro de los tantos encuentros nacionales e internacionales para demostrarles a las entidades acompañantes que si se está escuchando y acompañando a las víctimas en el exterior. 

Hicimos un sentido llamado a la TOLERANCIA Y A LA INCLUSION; porque notamos la intolerancia hacia las personas que piensan diferente, cuyas voces desentonan dentro del coro del grupo de los lisonjeros. Observamos con preocupación la exclusión de los representantes de la proforma de Los Constituyentes y Exiliados. Parecía que el evento hubiera sido convocado por representantes del Foro Internacional de Víctimas y algunos de la Red latinoamericana de Víctimas. Pero lo más contradictorio fue que se pregonaba a los cuatro vientos que se estaban construyendo espacios de participación, pero les negaban el uso de la palabra a las personas cuyos conceptos consideraban incomodos.

Percibimos una alta dosis de egoísmo protagónico y de yoismo desmesurado entre algunos representantes, que aún no entienden que estos espacios no se deben utilizar como trampolines para conquistar espacios individuales aprovechando la confianza de las personas que creyeron que se les ayudaría a solucionar su problemática.

Se hizo una declaración aprobada por toda asamblea, pero lamentablemente no fue firmada por todos debido a la exclusión y los afanes de protagonismo de las personas que tuvieron la vocería. Conseguimos que se incluyera un llamado a priorizar la atención a las víctimas que vivimos en Venezuela en los casos de Reparación Restitución de Tierras y Retorno Digno. Esperemos que el amor al prójimo y la inclusión a todas las víctimas en el exterior, prevalezca sobre el odio la intolerancia y la exclusión.