DDHH
Tipografía

José Ángel, prisionero político de FARC que actualmente se encuentra recluido en la Cárcel La Picota, denunció que a pesar de padecer una enfermedad terminal y tener recomendaciones prioritarias para su alimentación, el centro penitenciario no solo las incumple sino que lo condena a una muerte lenta, quebrantando su salud.



Desde hace más de 10 años Ángel ha tenido que enfrentarse al sistema penitenciario a las múltiples violaciones a los derechos humanos, debido a que en un principio se le negó la posibilidad de atención a su salud, hecho que lo llevo a instaurar tutelas que tuvieron que llegar a instancias más importantes para que se le dictaminaran medidas cautelares que protegieran su vida.

En esas medidas se establece la necesidad de darle una dieta especial para su tratamiento contra la Leucemia, que contiene para el desayuno 4 frutas  que no sean ácidas, ni banano o guayaba, 2 cereales y 2 proteínas, para el almuerzo y la cena debe comer: 2 proteínas, 2 cereales, una sopa, una ensalada, una papa y postre.

"Me suspendieron la comida, no me han hecho ninguna valoración médica, están enviado todo lo contrario, la dieta la quitaron y me da miedo que la enfermedad empiece a molestar. Esto debido a que el medicamento que consumo para el cáncer es demasiado fuerte" afirmó José Ángel.

Contagio Radio