DDHH
Typography

Otro niño migrante guatemalteco de 8 años ha muerto ayer martes 25 de diciembre estando bajo la custodia de las autoridades migratorias de EE.UU.



Según informa la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, el niño mostró el lunes “indicios de una potencial enfermedad” y fue trasladado junto con su padre a un hospital en la ciudad de Alamogordo (Nuevo México, EE.UU.).

Los médicos le diagnosticaron un resfriado y fiebre, le prescribieron ibuprofeno y antibiótico y le dieron de alta el mismo día. No obstante, el niño regresó al hospital con náuseas y vómitos, murió una hora después.

La causa de su muerte, de acuerdo con dicha Oficina, aún no ha sido determinada. Añade, asimismo, que el Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU. y el Gobierno de Guatemala ya están al tanto del suceso y, actualmente, prestan asistencia a la familia del niño.

Se trata de la segunda muerte en tan solo un mes de un menor migrante mientras estaba bajo arresto de las autoridades de EE.UU. El 8 de diciembre falleció la niña guatemalteca Jakelin Caal bajo custodia de la Patrulla Fronteriza estadounidense. Según los informes oficiales, la menor murió por deshidratación, ya que durante varios días no tuvo acceso a la comida ni al agua.

La muerte de Jakelin provocó duras críticas a las políticas de migración del presidente de EE.UU., Donald Trump, por parte de los defensores de los migrantes y los demócratas en el Congreso de EE.UU.

El Gobierno de Guatemala, por su parte, ha asegurado que agotará todas las vías diplomáticas y jurídicas para aclarar la situación en la que la niña guatemalteca perdió la vida.

El cadáver de la menor ha sido repatriado y este hecho ha servido a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para recordar a la Administración de Estados Unidos la necesidad de  investigar el incidente y establecer responsabilidades.

HispanTV