El último caso de barbarie desatado por las políticas xenófobas de Trump en Estados Unidos: Rosa María Hernández, de 10 años de edad fue detenida recién salida del hospital, después de ser intervenida de la vesícula en un hospital de Corpus Christi, Texas. Su único “delito” era “ser migrante”. En un comunicado la Patrulla Fronteriza argumentó que debía “hacer cumplir las leyes anti migratorias”.

Leer más...

Más artículos...