En 1885 en la conferencia de Berlín los imperialistas europeos se repartieron el continente Africano y España obtuvo su parte: el Sahara occidental. Africa fue arbitrariamente dividida con fronteras y aquellos que alguna vez fueron nómadas libres, organizados en familias tribales se vieron aprisionados por barreras artificiales y sometidos a la opresión y explotación.

Leer más...

Más artículos...