Durante el 2016, no prosperaron los intentos del Congreso de EE.UU de promulgar legislación para impedir la venta de armas de asalto, o para llevar a cabo comprobaciones exhaustivas de antecedentes de los compradores de armas.

El legislativo siguió negándose a financiar al Centro de Control y Prevención de Enfermedades para que llevara a cabo o patrocinara una investigación sobre las causas de la violencia con armas de fuego y cómo prevenirla.

En junio del 2016, un ataque armado masivo perpetrado en un club nocturno en Orlando, Florida, que aparentemente respondió a motivos políticos, dejó un saldo de 49 muertos y volvió a abrir una vez más el debate público sobre el control de armas, y la frecuencia con que se producen ataques armados masivos en EE.UU.

Leer más...

Más artículos...