Economía
Tipografía

A estas alturas del acoso no hay que ser Pascualina Curcio para percatarse de que el tristemente célebre «dolar today» es el cañón de proa, en la implacable guerra económica que Estados Unidos y sus satélites emprenden contra la República Bolivariana de Venezuela.


Sin embargo, quien quiera entender los mecanismos de este cerco debe sin dudas acercarse a los estudios que la Doctora en Ciencias Políticas de la Universidad Simón Bolívar ha presentado no solo en su país, sino también en enclaves europeos francamente adversos al proceso chavista.

Como epicentro de una joven Revolución, Caracas es un hervidero que exige al extraño mucha observación para evaluar en el terreno esos titulares de prensa que, a menudo, papeles son.

En ese panorama, tal vez lo que más rápido pueda comprenderse es que la manipulación del tipo de cambio, el secuestro de efectivo y la volatilidad en los precios son los resortes predilectos de quienes siembran el pánico y la división.

Cada amanecer, dolartoday.com –el sitio web de marras– se pone el dedo en el ombligo y difunde valores de cambio entre el billete verde y el bolívar sin encomendarse al ángel de la economía sino al dios de la guerra.  

No sorprende saber que la desenfrenada escalada de cambio registrada desde agosto del 2012 –el momento en que la ojeriza económica se convirtió en franca conflagración– no tiene nada que ver con la correlación histórica entre las reservas internacionales venezolanas y la liquidez  monetaria.

¿Para qué usar serios manuales económicos si, aun desde las finanzas, se puede «guarimbear»?

Las tensas colas en los bancos y el tráfico informal del efectivo con tasas tan imprevisibles como irregulares integran, junto con el desabastecimiento intencional –enfocado alevosamente en los productos más necesarios a las familias– el catálogo de la intervención desalmada que se ha activado para derribar, desde un descontento fabricado afuera, la Revolución Bolivariana.

Mientras esa página de Miami tiende su emboscada, en Venezuela las filiales de los gigantes monopólicos saben de qué lado ponerse: ellas, que concentran el poder importador y se valen para ello de las facilidades dadas por un Gobierno interesado en que entre al país la mayor cantidad de bienes, establecen los precios de los productos a partir del ilegal cambio informal, aumentando la inflación y colocando una barrera adquisitiva muy alta para las mayorías. 

El capitalismo perdió hace mucho tiempo sus guantes blancos. Si en su momento Adam Smith habló de «la mano invisible» que ordenaba el mercado, en Venezuela se ve de una ojeada la pata peluda de la intromisión imperial.

Temerosos del chavismo, no confían para nada en que la autorregulación demuestre cuán «equivocado» está el Gobierno de Maduro, así que optan por darle un empellón. 

 Ahí está el detalle del sugerente título “La mano visible del mercado. Guerra económica en Venezuela”, libro de la doctora Curcio que denuncia la burda alteración de oferta y demanda, la zozobra de precios y la consiguiente angustia en los hogares, enclaves donde se decide si en Venezuela, ese cofre codiciado en este mundo, gana la Revolución o la contra.

Como se mire, un plan maestro o macabro, pero siempre una «M».

Hablando de patas peludas, William Serafino, jefe de redacción del sitio digital venezolano Misión Verdad, develó quién amamanta en EE.UU a dolar today.

Se trata de Inter-American Trends, tanque pensante y asesor financiero que los seis grandes de Wall Street –Goldman Sachs, JP Morgan, Morgan Stanley, Bank of America, Wells Fargo y Citigroup– contratan para definir, con su «gana americana», el precio del dólar paralelo en Venezuela.

Y resulta que Steve Hanke, el asesor de dolar Today, fue en otros tiempos un susurro en la oreja de Ronald Reagan y gestor de la caída del Banco Central de Argentina.

Siempre al lado de la guillotina de los pueblos, el Fondo Monetario Internacional (FMI) avala el precio pirata, certificando la voluntad de inyectar –no fondos, como suele hacer con los aliados– sino pánico.

En esa cuerda de acreditación del sabotaje, agencias de calificación estadounidenses declararon en suspensión de pago la deuda soberana de Venezuela pese a que, entre el 2013 y el 2017, aun en medio de la disminución de 66 % del precio del petróleo, el país pagó 71.700 millones de dólares por ese concepto.

Hay más: dolar Today fomenta el desempleo en tanto, al concentrarse el menor nivel adquisitivo popular en los productos y servicios más perentorios, otros no imprescindibles pasan a un segundo plano, lo cual desestimula la actividad de las empresas que los crean.

Igualmente, el desbordado precio impuesto por la guerra económica reduce la capacidad práctica de los presupuestos públicos que –a partir de variables reales pero saboteadas– la Revolución dedica a mejorar el país.

Amigos y enemigos de Venezuela deben observar este bicho raro, especie de ornitorrinco económico, plantado en el país por la contrarrevolución: el desabastecimiento no nace de un bajón productivo o una crisis importadora, sino del «bachaqueo», la negociación turbia, la especulación que perfora el canal de suministro al cliente con el irritante fin de irritarlo.

Del otro lado, Nicolás Maduro ha mostrado fuerza, recursos y sobre todo Pueblo para enfrentar tales retos. Frente al boicot, su Gobierno asumió la importación directa de recursos para la canasta básica y los distribuye desde las comunidades. Y para el dolar Today ya anunció una criptorespuesta.

Los hechos lo dicen: en cada cita ante las urnas o gran episodio político, los diagramas económicos parecen «descompensarse». En algún momento de este año, dolar Today tendrá otro dolor de cabeza: habrá elecciones presidenciales y, en la esquina roja, Maduro le va a ganar.   

¿Qué es el petro?

A finales del pasado año, el presidente Nicolás Maduro anunció la creación del Petro, una criptomoneda que estará respaldada por las reservas energéticas, en aras de priorizar el dinamismo económico y contribuir con la independencia financiera de la nación para superar las trabas impuestas por el sistema monetario internacional.

- De esa forma, se permitirá realizar transacciones, contrarrestar el bloqueo y acceder a nuevas formas de financiamiento internacional.

- El Petro tiene como base institucional, política y jurídica al Observatorio del Blockchain en Venezuela, que está integrado por un equipo multidisciplinario de especialistas en las áreas de tecnología, economía y finanzas, legal, área monetaria y mediática, y funciona como una institución adscrita al Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología.

- Igualmente, los efectos de la fijación ilegal de un precio referencial del dólar, mediante portales controlados desde EE.UU, pueden ser contrarrestados a través de la nueva criptomoneda venezolana.

- El Blockchain es la plataforma de software líder en el mundo para activos digitales y se trata de una forma simple y segura para comprar y vender moneda digital.

- Como fue explicado, el Petro trabajará bajo el mismo modelo Bitcoin, primera criptomoneda creada en el mundo en el 2009 y funciona como un sistema de pagos basado en archivos de computador.

- Este mecanismo permite el intercambio de valor entre personas de cualquier parte del mundo por medio de una red descentralizada y segura.

- Por ello, la ventaja de los criptoactivos, es que el dinero viaja directamente por una red independiente sin pasar por ningún banco o ente financiero que pueda bloquear y entorpecer la transmisión de los recursos.

- Esta moneda digital, que se puede usar como un bien para pagar bienes y servicios, está protegida bajo encriptación; y eso garantiza que no se pueda duplicar, falsificar o gastar dos veces el dinero.

Venezuela se une a la nueva forma de mercado mundial, libre de la acción especulativa de bancos internacionales y calificadoras de riesgo.

 Fuente: AVN