Economía
Tipografía

"El cambio climático es la contranarrativa más poderosa que tenemos frente al capitalismo". (Naomi Klein)



Vivimos en la era del Antropoceno –la etapa en que las actividades humanas tienen un impacto significativo y acelerado en el clima de la Tierra y en sus ecosistemas–. Reconocer y discutir sobre la era del Antropoceno (*) no es sólo una cuestión de semántica, es una cuestión política y legal.

Y, pese a las evidencias científicas sobre las causas del cambio climático, el negacionismo aún está muy presente y es una estrategia utilizada para deslegitimar las investigaciones.

Frente a esto, es necesario demarcar que estos cambios están ocurriendo para que se puedan lograr acuerdos legales con base en esta perspectiva, sobre todo de responsabilidad respecto de las consecuencias del aumento de la temperatura global fruto de la alta concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera.

La emisión del dióxido de carbono (CO2) es la mayor responsable del calentamiento global. La principal actividad humana que causa este fenómeno es la quema de combustibles fósiles: carbón, petróleo y gas natural.

Las principales empresas relacionadas con estas actividades son gigantes como Shell, Exxon,Chevron, BP y muchas otras que están en el listado de las mayores corporaciones del mundo.

El poder económico y político de estas corporaciones es factor de influencia en la toma de decisiones en las instancias dónde se plantea el control de las emisiones de CO2 con el objetivo de frenar el calentamiento global.

Las COPs –Conferencias de las Partes Sobre Cambio Climático–, desde su primera reunión el año 1995, en Berlín, vienen trabajando la problemática del cambio climático, proponiendo y formulando propuestas con medidas jurídicamente vinculantes para que los países miembros reduzcan sus emisiones de gases de efecto invernadero.

Sin embargo, estos acuerdos son ajustados para no afectar mucho a los más poderosos; no hablan de erradicar el uso de combustibles fósiles, de responsabilidad por daños y perjuicios, y tampoco hay un sentimiento de urgencia.

Pensar un cambio en la matriz productiva es fundamental para lograr frenar el calentamiento global y garantizar la manutención de la vida.

En este sentido, no se puede dejar de cuestionar al sistema capitalista de producción y a la lógica hegemónica de desarrollo.

La economía basada en un crecimiento infinito frente a recursos no renovables, no respetando los límites planetarios, sólo puede llevar el planeta a catástrofes, las cuales ya estamos pasando.

Los eventos extremos, sequías, huracanes, aumento del nivel del mar, desaparición de especies animales, derretimiento de los glaciales, olas de calor, propagación de enfermedades, acidificación oceánica, entre tantas otras consecuencias del cambio climático, son una realidad concreta, visible e innegable.

Más allá de esto, es menester pensar en términos de justicia climática, porque la problemática del cambio climático no es un tema objetivamente ambiental o físico de la naturaleza, disociado del ser humano, es un problema ético y político.

El hambre, la pobreza y la destrucción afectan directamente las poblaciones más vulneradas del mundo. Las sequías y las inundaciones perjudican a los productores y productoras locales que dependen de sus cosechas para subsistir, y también implica un aumento en el precio de los alimentos, profundizando la desigualdad social, impidiendo el acceso a una alimentación adecuada, imposibilitando el alcance de la soberanía alimentaria y provocando un aumento del número de refugiados.

En este sentido, los tratados de libre comercio y el modelo neoliberal que permiten a las corporaciones influenciar en las políticas de los Estados y, consecuentemente, destruir nuestra base de construcción democrática, deben ser considerados enemigos de los Pueblos.

Las privatizaciones del sector público, la desregulación del sector privado y la reducción de la presión fiscal a las empresas son parte de un mismo sistema que tiene por objetivo mantener privilegios a cualquier costo, priorizando lo privado en detrimento del bien común. Desde Virginia Bolten nos preguntamos, ¿Hasta cuando sostendremos el poder de las corporaciones?

Adeendum:

“Antropoceno”, es llamada la era geológica que caracteriza la actividad humana como actor principal y determinante en la evolución de la historia del planeta, que ha traído como resultado una perdida del equilibrio de los ecosistemas, lo que a su vez produce alteraciones en el “ritmo de vida” de todos los seres vivos sobre el planeta.

Al hablar de Antropoceno, se señala a toda la especie humana como responsable del cambio climático, olvidando la existencia de clases sociales, y la responsabilidad de la burguesía y el imperialismo en la destrucción de los ecosistemas, por lo cual debería hablarse en realidad de la era del “Capitaloceno”.

El verdadero responsable del cambio climático es el capitalismo, que causa sobre el planeta una grave enfermedad cuyo síntoma es el cambio climático, que si no se detiene llevará a la extinción de todas las formas de vida.
 
Fuentes:
http://virginiabolten.com.ar/editorial/cambio-climatico-poder-las-corporaciones/
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=242273
http://virginiabolten.com.ar/editorial/cambio-climatico-poder-las-corporaciones/
https://www.lahaine.org/mundo.php/el-capitaloceno
https://prensaopal.cl/2018/02/25/antropoceno-la-catastrofica-huella-de-la-especie-humana-en-la-historia-de-la-tierra/
https://es.scribd.com/document/359222172/Renan-VegaC-El-capitaloceno-pdf
http://www.pacocol.org/index.php/noticias/internacional/1231-el-verdadero-responsable-del-cambio-climatico-es-el-capitalismo