Ni aprobado ni querido. Michel Temer cuenta con una tasa de popularidad que no supera los 5 puntos porcentuales y el 70% de los ciudadanos considera que su gestión es “mala o pésima”[1]. Lo peor es que aun siendo acusado de corrupción pasiva, el presidente de facto de Brasil ha logrado sacar adelante uno de sus dos proyectos bandera: la reforma laboral. La agenda de ajustes de Temer contempla además cambios al Sistema Previsional. Pero vamos por partes.

Leer más...

La demonización de los Mapuche reprimidos en Chubut tiene un objetivo preciso: ocultar los intereses de poderosos terratenientes como Benetton. Las agitadas declaraciones de los más altos funcionarios del gobierno de “Cambiemos” (partido político de Macri) y sus medios afines ante la escandalosa desaparición de Santiago Maldonado, configuran un combo tan alarmante como bizarro.

Leer más...

Más artículos...