Educación
Typography

El Alma no se toca.- Las y los profesores de la Universidad de Antioquia (UdeA) rechazamos la vulneración a la autonomía universitaria (conquista histórica de las universidades públicas) con el ingreso al campus universitario de la Universidad de Antioquia del Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) en la tarde de este 20 de febrero.

Esta acción violenta no sólo vulnera gravemente la Autonomía Universitaria consagrada en la Constitución Política, sino que constituye una afrenta al espíritu político y de transformación de la sociedad, ejes misionales de las Universidades Públicas, los cuales se expresan en el diálogo, el pensamiento crítico, el intercambio de ideas, la ciencia, y la cultura y en la apuesta por avanzar en la construcción de paz con justicia social.

La decisión autoritaria del Alcalde Daniel Quintero de imponer unilateralmente un comunicado mal llamado “protocolo” para la intervención de la fuerza pública al interior de la Universidad es una extralimitación de sus competencias constitucionales y legales como primera autoridad política del municipio, refleja una concepción autoritaria del tratamiento de los conflictos sociales en nuestra comunidad, además denota su carácter clasista y xenófobo al afirmar por ejemplo, la presencia de infiltrados Venezolanos por ser limpia vidrios en las manifestaciones.

Además, surge una pregunta si el comunicado del Alcalde dice que autorizaría “el ingreso de la fuerza pública con equipos antiexplosivos” ¿Por qué se autorizó el ingreso del Escuadrón Móvil Antidisturbios que fue creado para otros fines?

Impugnamos la actitud complaciente y timorata del Consejo Superior y del Rector de nuestra Alma Mater frente a la agresión de las autoridades civiles y policiales contra la comunidad universitaria, sus bienes y su entorno natural e institucional.

Exigimos un pronunciamiento claro y contundente en defensa de la Autonomía Universitaria y de los derechos que nos asisten.

Estos sucesos tienen como excusa el control a los “vándalos” pero hacen parte de la política sistemática del gobierno nacional de estigmatizar la legítima protesta social y desactivar el amplio movimiento social expresado en las calles desde el 21N (Paro Nacional 21 de noviembre 2019) frente a la imposición del paquetazo neoliberal de Duque por lineamientos del Fondo Monetario Internacional (FMI), y que ha tenido como motor al estudiantado universitario.

Con la decisión del Alcalde la universidad vuelve a estar catalogada como amenaza y enemigo de la sociedad, pero en este país los problemas son otros, por ejemplo, la pobreza, las inequidades y desigualdades, la escasez de oportunidades, la tradición de la dirigencia colombiana de usar su brazo armado contra la población, la vulneración sistemática de los derechos humanos a los líderes, los jóvenes y las comunidades, las violencias contra las mujeres y las niñas, la estigmatización y la represión violenta contra la protesta social y el pensamiento crítico.



Las decisiones de la Asamblea de profesores frente a los hechos ocurridos el día de ayer, son:

1. Nos declaramos en Asamblea Permanente hasta que el Alcalde Daniel Quintero reverse el mal llamado “protocolo” inconsulto y antidemocrático que permite el ingreso de las fuerzas militares a los campus universitarios.

2. Queda planteada la posibilidad de conformar una Mesa de trabajo por la universidad pública, intersectorial y multiestamentaria donde tengan cabida los estamentos universitarios, las autoridades del departamento, del municipio en cabeza del alcalde y sectores de la sociedad amigos de la universidad pública y de la educación como derecho, para definir los mecanismos de garantías plenas al derecho a la protesta y la movilización social, al derecho a la educación sin imposición por la fuerza de un pensamiento único que desconoce la diversidad y la pluralidad de la sociedad y de la Universidad.

3. Llevar este debate a la opinión pública nacional e internacional en defensa de la Educación y la Universidad Pública y de las garantías para el ejercicio de la democracia y de los derechos de la ciudadanía para acabar con la estigmatización sistemática de la labor docente y la persecución del pensamiento crítico, que perjudica y afecta nuestro trabajo, nuestro buen vivir y nuestro mejor estar, especialmente para hacer lo que mejor hacemos: investigar, formar, debatir, proponer y construir desde los ejes misionales a los que nos consagramos.

La acción desmedida e indiscriminada del ESMAD no resuelve la problemática de violencia al interior de la universidad y por el contrario agrava la situación de indefensión y vulnerabilidad de estudiantes, trabajadores, profesores y habitantes hombres y mujeres de la Alma Mater.

Acompañar las movilizaciones y la presencia cotidiana al interior del campus universitario, a través de una brigada de cuidado y observatorio para las libertades que será integrada por profesores de distintas unidades académicas, bajo la capacitación en derechos humanos ofrecida por profesores de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de nuestra universidad.

4. La Asamblea de profesores ratifica su apoyo y acompaña la agenda de movilización nacional contra el paquetazo Duque-FMI, invita a la comunidad universitaria a estudiar y profundizar concienzudamente las solicitudes básicas del Paro Nacional decretado desde el pasado 21N, y a participar de la agenda de actividades que seguirán programándose en los próximos días.

5. Citar a próxima asamblea de profesores el jueves 27 de febrero a las 9 am en lugar que oportunamente se informará.

Quienes abrazamos la paz no caminamos al lado de la guerra. No seremos el laboratorio para el desarrollo de una estrategia de miedo y de terror agenciado por el gobierno nacional y facilitado por el gobierno local, no cederemos al miedo, a la amenaza ni al estigma.

Foto archivo
Asamblea General de profesores Universidad de Antioquia