Educación
Tipografía

Tras una huelga de 75 días, hoy volvieron a sus aulas los maestros panameños que laboran en zonas intrincadas con peligrosos accesos y condiciones laborales, quienes lograron que el Ministerio de Educación (Meduca) aceptara sus demandas.



El paro, iniciado después de la muerte de dos maestros en un accidente automovilístico, intentó llamar la atención del gobierno sobre la necesidad de solucionar urgentes problemas que ponen en riesgo a educadores y educandos en áreas rurales, principalmente en montañas del occidente del país.

Los docentes se comprometieron a establecer mecanismos para la recuperación de las clases perdidas, en coordinación con las autoridades escolares, mientras Meduca admitió soluciones para los reclamos de falta de seguridad en el traslado de maestros a sus centros de enseñanza.

Una secretaría técnica integrada por representantes de la Defensoría del Pueblo, Meduca y los docentes, monitoreará el cumplimiento de los acuerdos, que llevan las firmas de Marcela Paredes, titular del Meduca, Alfredo Castillero, defensor del Pueblo, Yadira Pino, por un gremio de educadores y voceros del paro.

Además, pactaron buscar la ayuda especializada de la defensa civil para identificar los riesgos en las zonas de las escuelas, tomando en cuenta la movilidad y los primeros auxilios en casos de emergencias, y proponer un plan de reparación de caminos y senderos en estado crítico.

Otra de las demandas fue la formalización mediante Decreto Ejecutivo de la Comisión Interministerial de Alto Nivel para el seguimiento y atención de los asuntos de educadores de áreas de difícil condición laboral, exigencia que busca legalizar las decisiones y compromisos que asuma la misma.

A pesar de amenazas de la ministra sobre represalias contra los huelguistas, el acuerdo garantiza no abrir procesos disciplinarios contra ellos, ni otra medida relacionada, mientras que cinco representantes de este grupo se incorporarán al diálogo iniciado con otros docentes de la región.

Perdieron la vida en la última década unos 18 docentes tratando de llegar hasta sus lugares de trabajo, según estadísticas de la Asociación de Profesores (Asoprof), cuyo secretario general, Diógenes Sánchez, confirmó la alta inquietud del gremio porque exponen su vida por condiciones precarias.

Carencias de agua potable, electricidad, atención de salud y caminos de penetración que faciliten el acceso a los centros educativos, son algunas necesidades comunes entre los docentes que laboran en estas áreas, señaló un reporte del periódico La Prensa.

El 63 por ciento de los 10.360 educadores rurales panameños se concentran en las provincias de Chiriquí y Bocas del Toro, fronterizas con Costa Rica, donde predomina el relieve montañoso y los caminos están en pésimas condiciones, principalmente en la etapa lluviosa que se extiende a ocho meses.

http://prensa-latina.cu/index.php?o=rn&id=114215&SEO=finalizo-huelga-de-docentes-panamenos-tras-imponer-demandas