Educación
Tipografía

Los medios de comunicación especialmente RCN, y Darío Arismendi en caracol, concejales como Juan Carlos Flórez, o el secretario de gobierno Uribe Turbay, o directamente el alcalde Peñalosa han repetido una y decenas de veces que Bogotá Humana no hizo ningún colegio.



Al confundir colegios como nuevas entidades jurídicas, con la construcción de nuevas sedes de colegios ya existentes, su odio ha intentado borrar la principal inversión de la Bogotá Humana: la educación y la cultura.

En realidad Bogotá Humana realizó una inversión de 864.000 millones en infraestructura escolar, la más alta de la historia de la ciudad, no solo en términos de moneda nominal, sino en valores reales.

Transcribimos el último informe de la secretaria de Educación de 2015, con las nuevas sedes construidas y entregadas al servicio de los estudiantes. Colegios para garantizarles a los niños, niñas y jóvenes de la ciudad una formación integral de excelencia en un hábitat escolar confortable:

El colegio Jaqueline Kennedy reconstruido totalmente, con una inversión superior a los $8.500 millones de pesos, beneficia a 1.100 estudiantes con espacios acordes al disfrute de aprendizajes de excelencia.

Esta obra respalda las palabras del futuro Presidente Gustavo Petro, quien asegura que el objetivo de la Bogotá Humana no fue hacer colegios como ‘nuevas creaciones jurídicas’, sino también renovar los existentes para ofrecer a la comunidad educativa instalaciones que garantizaran una mayor calidad.

Diseños innovadores acordes con las etapas de desarrollo de los estudiantes y la arquitectura del siglo XXI, con mucha luz, laboratorios, aulas de música y artes, espacios abiertos y deportivos para que los estudiantes disfruten sus procesos de aprendizaje.

Colegio Tomás Cipriano de Mosquera (Engativá). Con una inversión de $11.019 millones de pesos y tras siete años de espera, cerca de 1.800 estudiantes disfrutan hoy de los majestuosos espacios diseñados por el italiano Maselli.

Colegio San José de Castilla (Kennedy). Es uno de los colegios nuevos por restitución que ahora cuenta con todos los escenarios adecuados que les permite a los cerca de 1.500 niños, niñas y jóvenes disfrutar de los aprendizajes de la Jornada Completa.

Colegio Ramón de Zubiría (Suba). Atiende a más de 2.400 niñas, niños y jóvenes de una de las zonas con mayor déficit de cupos escolares. Terminar esta obra, que había quedado inconclusa en administraciones anteriores, le implicó a la Bogotá Humana invertir cerca de $13 mil millones de pesos.

Colegio Benjamín Herrera (Puente Aranda). Tras 40 años de historia académica, este colegio se reconstruyó totalmente en menos de 14 meses, con los más altos estándares arquitectónicos. Actualmente se benefician 1.200 estudiantes.

Colegio Gran Yomasa (Usme). La Bogotá Humana hizo realidad el sueño y la petición de la comunidad educativa al reconstruir totalmente este colegio que tenía más de 40 años de antigüedad. Hoy su infraestructura cuenta con innovadores y modernos diseños, en la cual se realizó una inversión superior a los $9 mil millones de pesos.

Colegio Venecia (Tunjuelito): Gracias a una inversión superior a los $5 mil millones de pesos, hoy son más de 2.000 estudiantes que disfrutan de su formación integral, aprovechando los espacios que les brinda esta nueva infraestructura escolar.

Colegio Cultura Popular (Puente Aranda): Con su reconstrucción total, se generaron nuevos espacios como biblioteca, laboratorios, aulas de informática e incluso comedor escolar que les permite a los estudiantes acceder a una educación de excelencia.

Colegio Jorge Eliécer Gaitán (Barrios Unidos): 1.200 estudiantes disfrutan de una imponente y moderna infraestructura, que cuenta con todos los estándares, espacios y condiciones para implementar la Jornada Completa.


Colegio Bernardo Jaramillo (Tunjuelito): Este colegio, creado en 1972 y con más 43 años de existencia, fue reconstruido en su totalidad por la Administración de la Bogotá Humana con una inversión de $15 mil millones de pesos; garantizándoles a más de 1.600 estudiantes una infraestructura novedosa, bella, segura y de calidad.

Colegio Fernando González Ochoa (Usme): A cinco kilómetros de la vía que conduce al llano en Usme, se encuentra esta mega obra de 12.000m2 y que beneficia a  más de 2.500 familias de estrato 1 y 2, del barrio Chicó sur, la cual había sido esperada por la comunidad por más de 7 años.

Colegio Panamericano (Los Mártires): Hoy la comunidad educativa disfruta de la restitución de la infraestructura escolar, tras ser demolida por la construcción de Transmilenio en la calle 26.

Colegio Darío Echandía (Kennedy): La Bogotá Humana cumplió el compromiso con la comunidad educativa de terminar esta obra que llevaba varios años inconclusa. Para ello invirtió cerca de $2.500 millones de pesos y hoy la disfrutan más de 2.000 estudiantes.

Colegio INEM Francisco de Paula Santander (Kennedy): La magnitud de la obra que se realizó en este colegio demuestra el trabajo de la Bogotá Humana por brindar espacios dignos a las niñas y niños de una localidad de alta demanda. Es la inversión más grande que se ha realizado durante estos tres años, que alcanza los $19 mil millones de pesos y beneficia a 4.300 estudiantes.


Colegio José Martí (Rafael Uribe Uribe): Obra inconclusa que fue terminada y puesta en funcionamiento por la Bogotá Humana, tras construir nuevos espacios como aulas de clase, laboratorios, salas especializadas y área exteriores, adecuados a las necesidades y usos actuales de la comunidad educativa.

Colegio Friedrich Naumann (Usaquén): Esta era una obra inconclusa y que se terminó de construir, principalmente los  espacios que son fundamentales para el  normal desarrollo escolar, como la plazoleta de acceso, las zonas recreativas, la plazoleta de banderas y las zonas exteriores.

Las sociedades del siglo XXI no se medirán por la cantidad de automóviles que tengan, o la cantidad de concreto arrojado a su territorio, se medirán por el nivel educativo de su sociedad, por la manera como esos saberes logran generar mayor bienestar y mayor equilibrio con la naturaleza, se medirán por la inclusión de su diversidad y de sus juventudes.

Aunque los medios al servicio de la burguesía han tratado de invisibilizar estas obras, al igual que lo intentaron con Gustavo Petro y Ángela María Robledo, Bogotá quedó a la vanguardia de Colombia pero todo el país debe dar ese salto y superarlo.

Fuente:
https://gustavopetroblog.wordpress.com/2016/07/04/estos-son-los-colegios-de-la-bogota-humana-una-politica-educativa-que-es-hito-mundial/comment-page-1/

 
 Totó también votará Petro