Educación
Typography

El Movimiento Universitario, tiene unos lapsus históricos que es pertinente reconstruir para no repetir los mismos errores y para intentar entender lo que está sucediendo con el actual movimiento.



¿Desde cuándo tiene tanto peso el estamento administrativo en la Universidad con el cual han perdido protagonismo los Estudiantes y Profesores?

Por ejemplo en la atención médica de la Unidad de Servicios de Salud-Unisalud.

La vocación de la Universidad ha sido el campo de la excelencia académica, sin embargo, la preocupación que asalta a trabajadores y administrativos son sus condiciones de estabilidad laboral, las cuales comprendemos necesarias para el funcionamiento físico y logístico de los edificios, y las zonas comunes que compartimos como Comunidad Universitaria, pero que no son la actual preocupación del modelo de Universidad que estamos viviendo.


De esto tendremos que entender, que son los estudiantes la razón de ser de la Universidad, es por ellos y a ellos a quienes debemos este Paro Universitario.

¿Por qué están en Paro Nacional los estudiantes universitarios colombianos? ¿Es sólo la crisis financiera la que alude al malestar que se vive en el ambiente universitario?

Si bien, no había condiciones de terminación de este semestre con la deuda que tiene el Estado, la cual asciende según datos del Sistema Universitario Estatal (SUE) a 3,2 billones de pesos para el normal funcionamiento de las instituciones, y por su parte, el déficit de inversión en infraestructura es de 15 billones de pesos.

El objetivo es por la plena financiación de la Universidad, con lo cual se estaría solicitando la reforma a la Ley 30 en el Capítulo V, del Título Tercero, “Del régimen especial de las Universidades del Estado y de las otras instituciones de Educación Superior”, Ley que tiene un total de cinco títulos y 144 artículos, que rigen el total funcionamiento de la Educación Superior en Colombia.

Sí esto se logra sería un gran avance, pero el problema no termina cuando el Estado reconozca la deuda y pague a las Universidades los recursos necesarios para el sostenimiento.

¿Qué está pasando con el presupuesto asignado a la Universidad Nacional?

Las decisiones que viene tomando el Consejo Superior Universitario, bien pueden ser materia de cuestionamiento en la actual coyuntura.

A su vez, el funcionamiento interno de cada facultad y los préstamos de dineros con organismos multilaterales para la adecuación de plazas y alamedas, mientras se caen los edificios, entre estos el de arquitectura, incita a cuestionarnos ¿qué ocurre con el mantenimiento de la infraestructura de la Universidad?, ¿en cuántas proporciones se vienen desviando los dineros públicos designados para el funcionamiento del Campus Universitario?

Son estas las discusiones que se han propiciado desde cada programa y en Asambleas por Facultades.

Sí hacemos memoria, el Movimiento Universitario tiene una larga historia con lamentables acontecimientos.

Algunas breves menciones, el 8 y 9 de junio de 1954 nos recuerdan el accionar represivo del gobierno de Rojas Pinilla contra el estudiantado, dejando más de 13 muertos a bala en plaza pública y estudiantes asesinados y desaparecidos en el campus de la Universidad Nacional, entre ellos, había caído con disparos en su cabeza Uriel Gutiérrez Restrepo, estudiante de medicina y filosofía.

El 16 de mayo de 1984 incursionó en el Campus Universitario la Fuerza Pública, desaparecieron centenares de estudiantes, dispararon contra el estudiantado de las residencias universitarias ubicadas en lo que hoy conocemos como complejo Uriel Gutiérrez y los Bloques Camilo Torres.

Desde entonces la Universidad duro cerrada un año, al regreso habían sido clausuradas las cafeterías y las residencias estudiantiles en la Universidad.

Estas que ya habían sido cerradas en 1976, y reabrieron por la ocupación del movimiento estudiantil que en acto de toma las nombro como Residencias Alberto Álava, en homenaje a un líder estudiantil asesinado el 20 de agosto de 1982.

Desde la ocupación hostil de los militares en 1984 el estudiantado perdió el derecho a las residencias universitarias.

Es posible volver a poner hoy el asunto del problema de vivienda que padecen los estudiantes de las regiones que vienen a estudiar en la Sede Bogotá, como el problema de los estudiantes de Movilidad Académica que llegan cada semestre desde el exterior.

Esto se ha convertido en el negocio de los subarriendos, la dinámica con la cual administrativos y profesores han comprado apartamentos en el perímetro universitario que alquilan a los estudiantes en promedio de habitación entre $500.000 y $900.000 por cupo, compartiendo baño y espacios comunes de la casa o apartamento, acoplándose a todas las restricciones que contiene la convivencia con un propietario o subarrendador que impone su reglamento.

Esto es, la solución al problema habitacional que en el Acuerdo 038 de 1972, se regía como uno de “los servicios que la Universidad Nacional de Colombia presta a sus estudiantes regulares por intermedio de la Dirección de Estudiantes”, desde el cierre de las residencias, el alto costo de la vivienda pasa a ser un rubro más de las mensualidades que los padres de familia o los mismos estudiantes tienen que cubrir de sus bolsillos.

La coyuntura del Paro Universitario en octubre de 2018, ha sido convocante y estimulante, las Asambleas de Sede en el Auditorio León de Greiff, siguen siendo de masiva participación, desbordando en muros y escaleras la ubicación de los asistentes.

El procedimiento asambleario de informes por delegados estudiantiles de sus Asambleas de Facultades, que compilan a su vez las reuniones por cada programa académico, viene siendo de manera organizada y con la legitimidad de la participación permanente de los estudiantes que escuchan, y a su vez participan pidiendo la palabra para hacer mociones y aclaraciones en relación a los informes entregados.

Desde esta metodología se viene construyendo el movimiento estudiantil. Por su parte, los estamentos de docentes, administrativos, trabajadores y directivos de la universidad, se llamaron a manifestarse frente a la situación de desfinanciamiento y convocaron el miércoles 24 de octubre en horario de la mañana a una reunión multiestamentaria, en la cual, participaron los representantes profesorales, las directivas en cabeza de la rectora Dolly Montoya, y voceros estudiantiles de pregrado y posgrados.

La Mesa Multiestamentaria de la Universidad Nacional, tendrá reunión el próximo lunes desde las 9:00am en las instalaciones de la Hemeroteca, con conexión simultánea por medios virtuales con las sedes nacionales, tecnología que en la situación de ausencia de recursos ha permitido que se puedan escuchar en vivo desde Medellín, Manizales, Tumaco, Amazonía y Palmira.

El compromiso que pueden tener las diferentes vocerías en develar no solo la situación externa en relación a la situación presupuestal solicitada al Gobierno Nacional, sino en interno, el manejo que se viene dando a los recursos de la Universidad Nacional, y la tercerización paulatina del Campus Universitario a administradores privados.

Un último asunto que resalta en este nuevo Movimiento Universitario, es la participación del estamento de Estudiantes de Posgrados, el cual en la memoria histórica no había tenido la misma participación por su reciente crecimiento según el SUE, entre 2004 y 2017 “el número de estudiantes de posgrado se incrementó en un 184% al pasar de 16.492 estudiantes a 46.974” y “el número de programas de doctorado creció en 355,6% al pasar de 45 doctorados a 205” (datos compilados por la Mesa de Profesores y Profesoras de la Universidad Nacional de Colombia).

Comprendemos que los estudiantes de Posgrados, en muchos casos, son a la vez funcionarios administrativos de la universidad, contratistas o docentes ocasionales.

El triple estamento de estudiante, docente y trabajador, que le pertenece al estudiante de Posgrados, hace que la Unidad del Movimiento se forje desde el ser unipersonal.

La unidad de la comunidad académica radica en la comprensión histórica de tener en la Universidad Nacional una casa que ha visto crecer generaciones de madres y padres que han luchado desde siempre, y que sus hijos y nietos siguen en el presente defendiendo el hogar del conocimiento.

Las asambleas continúan, el Paro Universitario se mantiene, el Gobierno Nacional ha tenido que convocar al movimiento estudiantil a una mesa de acercamiento, la cual se realizó el 25 de octubre de 2018, en un recinto privado a portas del Aeropuerto el Dorado.

Según el “Informe de la Mesa de Diálogo” que presento la Unión Nacional de Estudiantes de la Educación Superior-UNEES, la participación se dio por “3 voceros de la UNEES, 3 representantes de ACREES, y 3 representantes de FENARES” a quienes se dirigió la carta de invitación firmada por Luis Fernando Pérez Pérez, Viceministro de Educación Superior.

Luego de iniciar el diálogo, los estudiantes mediaron por la participación del estamento de profesores organizados en ASPU y AsoproUdeA, a quienes finalmente dejaron ingresar y presentar los documentos de exigencias.

El Gobierno Nacional se negó a reconocer la crisis de la Educación Superior en Colombia, por lo cual los estamentos estudiantiles y profesorales tuvieron que levantarse de la Mesa y convocar al Frente Amplio por la Educación en contra de la desidia del Gobierno, que tras aprobar un Presupuesto General de la Nación-PGN contrario a las demandas sociales demostradas en la movilización, continua en la situación de negar el desfinanciamiento del Estado para las Universidades Públicas, ahora denominadas Instituciones de Educación Superior-IES.

Sin lograr acuerdo con los estudiantes, el Paro Universitario fue negociado el 26 de octubre con los rectores de las universidades públicas, quienes fueron convocados por el presidente Iván Duque y la Ministra de Educación María Victoria Ángulo al Palacio de Nariño.

El acuerdo firmado por el Gobierno propone un aumento de tres puntos porcentuales del IPC en 2019 y cuatro puntos entre 2020 y 2022, llegando a $300 millones anuales para el funcionamiento de las universidades, esto es un agregado de 1,2 billones de pesos asignados durante el periodo de gobierno vigente.

La Unión de Estudiantes de Educación Superior-UNEES, reunidos en el Edificio de Sociología de la Universidad Nacional respondían que no se había logrado ninguna victoria, que el Gobierno había decidido un acuerdo desde arriba con las rectorías, desconociendo el protagonismo del movimiento estudiantil, y aseguraban que no había claridad de dónde saldrían los recursos de ese aumento porcentual en el IPC para la financiación de la Educación Superior.

Al tiempo que escuchamos por radio la lectura de Duque del comunicado del acuerdo con los rectores, terminábamos de instalar el Consejo Estudiantil de Posgrados de la Universidad Nacional de Colombia, con una reunión de la Mesa de Concertación de los Delegados de Facultades, realizada en el Edificio Rogelio Salmona de Posgrados de Ciencias Humanas.

En esta definimos convocar una segunda Asamblea General de Posgrados para el día martes 30 de octubre a las 5:30pm en el Auditorio Camilo Torres de la Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales, con el fin de definir la adhesión al Pliego Unificado Multiestamentario por la Educación Superior y presentar nuestra propuesta de Pliego de Exigencias de Posgrados ante el estamento de la Sede Bogotá de la Universidad Nacional.

El próximo 31 de octubre se llevará a cabo una movilización nacional en defensa de la educación, en el día de los muertos, el luto será por la desfinanciación del conocimiento y la arbitrariedad de las directivas de pasar por encima del estudiantado. ¡Las Asambleas continúan el Paro Universitario se mantiene!

¡Unirnos en el Frente Amplio por la Educación! Será la forma de aunar esfuerzos con los cuales ganar la educación pública, gratuita, universal y con calidad académica, en integración regional e internacional.

Esperamos esta vez sea posible que todos los sectores de la Educación puedan estar juntos y en sintonía con la coyuntura:

¡Adelante el Paro Universitario, en oposición al gobierno de Iván Duque!

27 de octubre de 2018 

(*) Licenciada en Humanidades y Lengua Castellana, UDFJC.
Magíster en Estudios Políticos, UNR.
Candidata a Doctora en Ciencias Sociales, UBA.
Estancia de Investigación en el Doctorado de Estudios Políticos y Relaciones
Internacionales, UNAL.
Partido Comunista Colombia-PCC