En 1821 se asentaron en Texas (entonces territorio de México) 300 familias estadounidenses con sus esclavos. Florecieron además empresarios dedicados a la compraventa de tierras. Poco tiempo después, EEUU, interesado por extender su dominio hacia la zona, hizo al gobierno mexicano dos ofertas de compra que fueron rechazadas.

Leer más...

Más artículos...