Internacional
Typography

El libro del señor John Bolton revela en toda su dimensión, el carácter imperial y el más absoluto irrespeto a la tan proclamada democracia que Estados Unidos dice defender. En los primeros renglones expone que desecharon las débiles y relajadas políticas, del presidente Barak Obama hacia regímenes autoritarios y hacia China y Rusia.


 
Deja implícita y explícitamente que el gobierno de Trump no permitirá en nuestra región el socialismo y desarrollarán acciones para eliminar a Cuba, Venezuela y Nicaragua, la “troika de la tiranía” en el hemisferio occidental como Bolton proclamó en Miami, el 1 de noviembre del 2018.  A esos países, afirmó, “se le impondrán sanciones que hagan colapsar a los regímenes tiránicos ya mencionados”.  O sea, la aplicación más brutal de la Doctrina Monroe, contra los gobiernos y pueblos que no, se subordinan a Washington.

Bolton trata de defenderse y presentarse no como el “halcón” que es, sino que, él y Mike Pompeo, no eran partidario de la solución militar, porque según él, el Congreso no lo aprobaría y que era Donald Trump, el que abogaba por la salida militar.

En las 84 páginas de su libro sobre Venezuela, está dedicado a culpar a Trump, de las fracasadas conspiraciones, operaciones políticas, diplomáticas en la OEA, sabotajes, acciones terroristas, y económicas contra el legítimo gobierno de Nicolás Maduro, como sí él no fuera uno de los grandes responsables e ideólogo, junto a Mike Pence y Mike Pompeo, de los fracasos de las criminales acciones contra el presidente Nicolás Maduro, todas ordenadas por Donald Trump. Por el atentado contra el Presidente y el Alto Gobierno venezolano, Bolton fue acusado por Maduro de tener pruebas de ser el organizador de ese frustrado acto terrorista.    

En este libro él y sus especialistas, introducen intencionadamente informaciones falsas, para tratar de mediar la unidad de las Fuerzas Militares, cuando da a conocer que Guaidó y la oposición venezolana, estaban llevando a cabo reuniones con altos mandos militares, incluso con el ministro de Defensa, General Vladimir Padrino, para provocar el derrocamiento del presidente Maduro, en la llamada “Operación Libertad” del 30 de abril del 2019.   Falso más adelante el propio Bolton señala que fueron informaciones incorrectas entregadas por la oposición.

Los generales traidores eran Manuel Cristopher Figueras, ex  jefe del Servicio de Inteligencia (SEBIN) y el general Cliver Alcalá Cordones, ambos hoy, supuestamente pendientes de procesos penales en Estados Unidos. Este último comprometido con el desembarco de mercenarios estadounidenses y narco-paramilitares, en la llamada Operación Gedeón, el 3 de mayo pasado.  Cliver Alcalá, era protegido del gobierno de Duque, y yerno del colombiano Hernán Mola González, uno de los capos más importantes del narcotráfico en la costa atlántica colombiana, supuestamente, es uno de los capos vinculados a la compra de votos para el candidato presidencial Iván Duque, en las elecciones del 2018.

Se equivocó Trump, Bolton, Pompeo, Abrams, Claver -Carone y Story, este último ex jefe de la embajada de EE. UU en Caracas, Venezuela. Las gigantescas manifestaciones el 1ro de mayo de 2019, en Venezuela, contra Maduro, era solo “el sueño americano” y sus bastardos hijos de la oposición venezolana, esas manifestaciones nunca existieron, Bolton y su gobierno fue víctima de las mentirosas informaciones de Guaidó y la oposición venezolana.  Como la supuesta y gigantesca multitud la más grande en la historia de Caracas, que estuvo presente en la proclamación de Juan Guiadó, al “autoproclamarse presidente de Venezuela”. Pura fantasía solo en la cabeza de Bolton o en la gran mentira de Guaidó.

El libro, plagado de falsas informaciones, Bolton y el equipo de especialistas que lo elaboraron, introducen temas falsos con la intención de mezclar a Rusia y Cuba, afirmando que son los gobiernos que apoyan a Maduro, y lo mantiene en el poder. Según Bolton, Cuba siguiendo las indicaciones de Moscú, es la que controla al gobierno venezolano, o sea, Cuba sigue siendo un instrumento de Moscú y Maduro y su gobierno títeres a las órdenes de los cubanos.

Cuba nunca ha sido, ni será ni controladora de ningún presidente y gobiernos hermanos, tampoco es, ni nunca fue, satélite de ninguna potencia, esa matriz de opinión la imprimieron ustedes en la década del 60 para atacar a la Revolución Cubana, cuando existía la URSS. Nuestras relaciones con Venezuela y con los países que mantenemos relación diplomática siempre han sido de respeto mutuo.
 
Son ustedes los que utilizan esos métodos y abusos con sus aliados, con chantajes y amenazas, como el caso de Colombia, Brasil, Ecuador, Chile, Perú, Panamá, Guatemala, Honduras, obligados algunos, a formar parte del Grupo de Lima, la mayoría de ellos cuyas soberanía e independencia de esos pueblos, es pisoteada y humillada por EE:UU.

Bolton se equivoca una vez más, no es el caso de Cuba, que es un país   solidario y firme en apoyar a gobiernos y pueblos hermanos, como lo ha sido ahora con la Pandemia, y él envió de sus brigadas médicas a salvar vidas y no como Estados Unidos, que envía mercenarios y narco-paramilitares a matar al pueblo venezolano y las pruebas están muy claras, Venezuela los tiene presos y las armas capturadas. Tampoco Cuba lanza bombas, en Siria, Irak, Panamá, Afganistán como si lo ha hecho Estados Unidos cuyo saldo en muertes es por miles.  

Son Brigadas Médicas cuyo prestigio está patentizados en 68 naciones en lejanos y para ustedes oscuros países de nuestro planeta y en 24 de ellos para combatir la Covid-19, no son esclavos de nadie, son héroes anónimos, que los pueblos del mundo los reconoce y que con justicia piden se les otorgue el Premio Nobel.

Es lamentable, que hasta la Unión Europea se haya dejado intimidar por Trump, o que intereses económicos la haya llevado a ese desatino de apoyar a Guaidó y que ahora Trump descalifica. Aunque tal vez mañana lo vuelva a colocar en la “presidencia de Venezuela”, porque su incoherencia raya, en una peligrosa conducta de un hombre que hoy tiene un enorme poder, al ejercer la presidencia de Estados Unidos, porque según afirma Bolton en su libro, “su errática e incoherente política, el analfabetismo de Trump sobre política exterior, conocimiento histórico y geográfico”.

Por otra parte, Bolton debe informarse bien, porque hoy el gobierno de Colombia, investiga quienes en sus FF.MM, le pasaron a sus homólogos venezolanos informaciones precisas para derrotar el plan de Guaidó- Duque y el almirante Craig Faller,  tal vez en Colombia, también se equivocan y no todos sus militares están apoyando los planes de EE:UU porque saben que quienes pondrán los muertos serán sus soldados y oficiales y pueblo, así lo reconoce en su libro, cuando afirma que  “el ejército colombiano no está preparado para una guerra convencional con el de Venezuela, mejor preparado y armado”.  

Este libro deja  muy bien claro que Estado Unidos y sus aliados, especialmente Colombia, Brasil, el Grupo de Lima, El Secretario General de la OEA, y la Unión Europea, han sido derrotados en todas sus acciones de carácter políticas, conspirativas, sabotajes, intentos de magnicidios, militares con el uso de mercenarios, solo han tenido éxitos en su genocida política del bloqueo económico,  las que prosperaron porque el presidente Maduro ha reconocido  los errores internos que ellos han cometido.

Y porque de manera cobarde y miserable Estados Unidos le ha robado a Venezuela 33,000 millones de dólares, el Reino Unido ha robado 1400 millones de dólares en ORO y Portugal le ha robado 1200 millones de dólares. Algún día tendrán que rendir cuentas ante los tribunales internacionales.  

El libro de Bolton ha tenido una gran acogida porque, aparentemente enfrenta al presidente Trump, pero si lo analizamos a profundidad, nos daremos cuenta que se trata de fortalecer la doctrina Monroe y del decadente sistema imperialista, plagados de infames mentiras y de posiciones ultra reaccionarias, supremacistas e incluso totalmente dañinas y perjudicial para el pueblo estadounidense.  Deja absolutamente clara y desnuda la política injerencista e intervencionistas en los asuntos internos de nuestros países y que violan el estado de derecho y del derecho internacional.

Es frente a esa política que los pueblos y nuestras organizaciones políticas y sociales deben unirse todos los sectores democráticos, progresistas, y revolucionarios y conciliar un proyecto de carácter nacional en defensa de sus países y de sus proyectos democráticos, económicos y sociales para el bienestar y desarrollo de sus pueblos y que nadie explote sus recursos materiales y humanos.

En lo personal el libro le representó una gran ventaja económica a John Bolton, por el que recibió 2 millones de dólares y será compensado con el porciento de las ventas.  Está pensado para el escenario electoral que se presentará el próximo mes de noviembre y reitero, no me atrevo a pronosticar si es negativo o positivo, en relación a Venezuela el gobierno de Trump, tiene la decisión de derrocar a Maduro y la opción militar la tiene sobre la mesa, no hay que bajar la guardia.    

Los pueblos deben tener claro, que la política de Estados Unidos hacia nuestro hemisferio, no será para que nos desarrollemos y salgamos adelante, será para explotar nuestras riquezas, robar nuestros cerebros y frenar cualquier avance científico autóctono y esclavizarnos.  

(*) Periodista, politólogo y analista internacional.
La Habana, Cuba, 24 de junio de 2020.