Internacional
Typography

(Extractos) El saqueo del consulado de Venezuela en Bogotá y las amenazas del secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, contra el presidente constitucional, Nicolás Maduro, signaron el panorama de la nación suramericana esta semana.



El pasado lunes el Gobierno de Venezuela denunció ante la comunidad internacional el saqueo y vandalización de que fue objeto su sede consular en Bogotá, Colombia.

En un comunicado oficial la cancillería de este país señaló que “el Gobierno colombiano incurre en flagrante violación de los artículos 22 y 25 de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, al permitir, por acción u omisión, la ocupación ilegal de nuestra sede consular en Bogotá”

Tras la denuncia el Gobierno bolivariano acotó que Colombia sería responsable por la pérdida o violación de los bienes, archivos y documentos, conforme a lo establecido en el artículo 24 de la Convención de Viena.

Sin embargo, tres días después de hacerse público el hecho, el ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza, informó que la cancillería colombiana continuaba sin responder la nota verbal de denuncia presentada por Venezuela (...)

En tanto, desde Washington las amenazas continúan subiendo de tono, al punto que el secretario de Estado aseguró en una audiencia de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, que la administración de Donald Trump no está dispuesta a dialogar con Venezuela a no ser la salida de Maduro del poder.

Al respecto Jorge Arreaza, jefe de la diplomacia venezolana puntualizó: “parece que el secretario Pompeo vive un poco desconectado de la realidad. No se ha dado cuenta que los que deben ir preparando su partida del gobierno de ese país y planificando una transición, son precisamente él y su jefe, Trump”

En medio de todas esas presiones foráneas la nación suramericana adopta todas las medidas necesarias para contener la propagación de la Covid-19, cuyo número de contagios aumentó exponencialmente en las últimas semanas, llegando a la cifra total de 20.206 casos.

Por solicitud de Venezuela la Organización Panamericana de la Salud (OPS) anunció que actuará como mediador con los gobiernos de Colombia, Brasil y otras naciones para que intensifiquen los controles fronterizos y minimizar la amenaza que asedia hoy a Venezuela desde esos territorios.

La vicepresidenta Ejecutiva, Delcy Rodríguez, anunció que a través de la OPS Venezuela dispondrá de 10 millones de dólares de sus recursos en el exterior para ser destinados a un Fondo Especial que atenderá las necesidades del país en la batalla contra el mortal virus.

Catalogó como muy fructífero el intercambio de información y las gestiones del organismo y el Gobierno de Noruega lo cual permitió la liberación de algunas cuentas en el exterior para ese propósito.

Agradeció la recepción y acogida del organismo regional así como de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ante el requerimiento de Venezuela sobre los acuerdos suscritos con la oposición venezolana y la mediación de Noruega, que permitieron el diálogo político para disponer de sus divisas.

“A raíz del diálogo, se suscribe este acuerdo humanitario para disponer de 10 millones de dólares, que son recursos y patrimonio de los venezolanos”, recalcó la alta funcionaria.

Tomado de prensa-latina.cu