ilişkilerinde bir mola olarak değerlendirecekleri alternatifler yerli porno üzerinde duran çiftlerin karşısına internet üzerinde fantezileri xnxx gezinirken haftalık eş değiştirmede aracılık yapan bir swinger brazzers topluluğu çıkar Heyecanla oraya katılıp neler yapıldığını sormak rokettube isteyen çiftler ile aynı anda orada olan diğer çifti yan yana hd porno oturtan swinger müdürü onlara işleyişi anlatır ve bir hafta hd porno boyunca eşlerini değiştirerek zaman geçirmelerini söyler xnxx Adamlar seve seve yataklarına başka bir kadın alıp ateşli ve japon porno dimdik bir sikiş yapacağından emin olsalar da kadınlar hd porno biraz çekimser davranırlar Kadınlar ister istemez kocalarını redtube kıskanıyor olsa da kendileri de hayatlarında ilk kez başka bir brazzers adamda gönüllü şekilde seks yapacak olmanın heyecanını yaşadıklarını xhamster gizleyemezler Fakat bu haftalık eş değiştirme olayını amatör kamera youporn ile çekim yapma zorunlulukları olduğu için daha heyecan verici brazzers bulan kadınlar istişare sonrasında bunu kabul ederler

Internacional
Typography

(Extractos) En mayo, desembarcaba en costas venezolanas el primero de los cinco buques petroleros iraníes cargados de combustibles y materiales para las refinerías, aliviando considerablemente los efectos de las sanciones estadounidenses contra la industria petrolera venezolana.



En adelante, algunos medios anunciaban la reactivación de algunas refinerías en el país, especialmente el arranque de la planta de craqueo catalítico de Cardón, que integra el Centro de Refinación Paraguaná (CRP), uno de los complejos industriales de procesamiento de petróleo más grande del mundo.

Sin embargo, reavivar el proceso de refinación de la industria petrolera del país ha sido complejo y con muchas dificultades, pues cada parte o pieza que ensambla a la infraestructura de las refinerías venezolanas para que su operatividad esté al 100%, tiene patente estadounidense.

En este sentido, y teniendo a cuestas las medidas coercitivas unilaterales de Estados Unidos, especialmente las que iniciaron en agosto de 2017, las dificultades para el debido mantenimiento de las refinerías son evidentes, entorpeciendo sus operaciones de manera continuada.

Es por ello que el gobierno venezolano ha optado por la opción comercial de importar gasolina, en medio de un constante acecho y persecución al sector petrolero que decanta, finalmente, en la escasez de combustible (…)

Los mass media y voceros opositores al gobierno venezolano vociferan que las complicaciones en la producción y refinación recaen solamente en una supuesta “desinversión” y en la repetida “falta de eficiencia”, ignorando por completo los efectos de las sanciones unilaterales, que no sólo impiden el normal funcionamiento del parque refinador sino que prohíben las dinámicas propias del comercio petrolero.

Venezuela no es el único país productor de petróleo que ha sido sancionado por Estados Unidos, de hecho Irán tiene el foco histórico en esta materia, al igual que Siria y todo lo que se conoce de Libia. En el caso de Siria, desde 2011, EEUU, bajo el gobierno de Barack Obama, impuso sanciones al transporte marítimo de Siria y las actividades de seguros relacionadas con éste, prohibiendo así cualquier actividad comercial o asistencia financiera de productos químicos y derivados del petróleo. Acto seguido, la producción de este país árabe decae abruptamente.

Salvando las diferencias, de forma similar sucedió con Irán, también en el periodo de la administración Obama se aplicaron sanciones al sector petrolero.

En este contexto, Irán era uno de los principales exportadores de petróleo a la India, ofreciendo condiciones de importación comercialmente atractivas. Para 2012, las sanciones impuestas a Teherán obligaron a la India a reducir a la mitad sus importaciones de petróleo iraní. Esto abrió camino a que Arabia Saudita e Irak se convirtieran en los principales proveedores de crudo de la India, ni hablar del aumento de las exportaciones de EEUU a ese país.

Es decir, la toma de cuotas del mercado se logra gracias a este descabellado juego de sanciones, aparte de los daños a las industrias petroleras, que es indudable. De hecho, la Agencia Internacional de Energía publicó un gráfico que señala la baja de producción de Irán con las sanciones impuestas.

Venezuela no es la excepción, buscar desconocer completamente los efectos de las sanciones representa una argumentación simplona. Las sanciones financieras de 2017 fueron el abrebocas para limitar la emisión de deuda venezolana. El recrudecimiento se llevó a cabo, casi en paralelo con la autoproclamación de Guaidó en 2019, dirigiendo la coerción a las transacciones de PDVSA con cualquier entidad.

La amenaza al Estado venezolano es desde todos los frentes, y tiende a intensificarse a medida que se acerca la fecha electoral, tanto la presidencial en EEUU como la de la Asamblea Nacional el 6 de diciembre en Venezuela. Por supuesto, la esfera comunicacional no se queda atrás para nutrir la guerra psicológica.

Se recuerda la alarmante y polémica noticia sobre la supuesta incautación de buques iraníes con gasolina venezolana, se observaba como funcionarios federales estadounidenses corrían para comunicar dicha incautación, que luego sería “confirmada” por Donald Trump en rueda de prensa.

Incluso, en el libro de la historiadora Audra Wolfe "Freedom’s Laboratory: The Cold War Struggle for the Soul of Science" se explica detalladamente el papel de la guerra psicológica estadounidense durante la Guerra Fría, que no ha cambiado de manera relevante actualmente. Aunado a esto, también Wolfe agrega la guía del NSC 10/2 que enumera la propaganda, guerra económica, el sabotaje y subversión como parte del manual del Consejo de Seguridad Nacional.

El ataque a Venezuela por parte de EEUU es multiforme pero sistemático, intentando ahorcar a la industria petrolera venezolana con su poder geopolítico. El tema de la gasolina es una arista más de los crímenes que continúan perpetrando en contra de esta nación.

12 de septiembre de 2020

Adendum:

Señala Adán Chávez:

“Llega el mes de septiembre y el pueblo venezolano sigue alistándose para el proceso electoral de finales de año, en medio de una coyuntura que es compleja; debido no sólo a la batalla que en el país y en el mundo se libra para contener la terrible pandemia del COVID-19, sino además por el esfuerzo que realizamos las venezolanas y los venezolanos para, al mismo tiempo, recuperar nuestra economía, afectada por la severa crisis del sistema capitalista a escala global, y por el criminal bloqueo económico, financiero y comercial impuesto por el imperialismo norteamericano y sus lacayos, quienes no cesan en sus pretensiones de acabar con la Revolución Bolivariana.

“En este escenario, acudimos a unos comicios que resultan trascendentales para la paz y la estabilidad política del país; una contienda en la que podremos elegir de manera libre y soberana a nuestras y nuestros representantes ante la Asamblea Nacional, entre más de 14 mil compatriotas postuladas y postulados por 107 organizaciones políticas, incluyendo los sectores de la oposición democrática nacional, no alineada al plan diseñado por el gobierno supremacista de Trump para boicotear estas elecciones.

“Hoy, como ayer, las bolivarianas y los bolivarianos haremos frente a la injerencista pretensión yanqui, acudiendo a la cita electoral del 6-D con la fortaleza que nos da el haber sido capaces de derrotar, en unión cívico-militar, las intenciones de quienes quieren volver a convertir a Venezuela en una colonia de los EEUU, y apropiarse de nuestros recursos naturales.

“Aún así, el reto es enorme; pues las renovadas amenazas políticas y militares por parte de la actual administración estadounidense, van acompañadas de una feroz y permanente campaña en contra del Gobierno Bolivariano y, de manera particularmente intensa, del compañero Presidente Nicolás Maduro, como lo hicieron en su momento contra el Comandante Hugo Chávez; una campaña que tiene como verdadero objetivo lograr acabar con el proceso de amplias transformaciones al que dio inicio en 1999 el líder histórico de la Revolución Bolivariana, sustentado en el planteamiento de alcanzar la mayor suma de felicidad y seguridad social, como estrategia para cancelar la infame deuda social heredada tras largos años de desmanes de los gobiernos de la IV República, en contra de las grandes mayorías del noble Pueblo venezolano.

“Esta campaña, encuentra eco en algunas personas que, amparándose en el necesario ejercicio de la crítica y la autocrítica al que nos convocó permanentemente nuestro Comandante Eterno; enfilan de manera intencionada sus ataques en contra del Gobierno Bolivariano, escondiendo sus verdaderos intereses personales o de grupo y, además, tratando de torpedear lo que constituye una de las principales fortalezas del proyecto revolucionario: la Unidad de las fuerzas de la Patria; elemento que ha resultado clave para evitar, en términos del Padre Libertador Simón Bolívar, que la anarquía nos devore.

“Esta pretensión no es nueva. Ya antes hemos enfrentado los intentos divisionistas de quienes enarbolaron las banderas del “chavismo crítico” o “chavismo originario”, de aquellas y aquellos que interesadamente han pretendido apropiarse de los símbolos de la Revolución Bolivariana y la mala intención de quienes tratan de zanjar una división entre “chavistas” y “maduristas”, una corriente que el propio compañero Presidente Nicolás Maduro ha señalado no existe; así como el discurso oportunista que en coyunturas electorales esbozan quienes anteponen sus aspiraciones personalistas por sobre las colectivas. Las verdaderas y los verdaderos patriotas, defensoras y defensores de este proceso de construcción socialista, en unión cívico-militar, somos chavistas; en el sentido en que lo definió el propio Comandante Eterno: ¡Chávez es un Pueblo!!

“No se trata de callar la crítica y la autocrítica, esencia del ser revolucionario, y mucho menos si esta viene de nuestro Pueblo; sino de realizarla, cómo muchas veces nos orientó el Comandante Chávez, “con lealtad al proceso, con lealtad a los principios…”. Se trata, nos sigue diciendo el líder bolivariano, de hacerla “…de manera ética, con moral”.

“Asimismo, es preciso evitar como nos enseñó Chávez “la división interna de las filas bolivarianas…”, el accionar “…de algunos que colocan sus aspiraciones personales por encima del interés colectivo y dividen al movimiento popular. Eso se llama traición al Pueblo, traición a la revolución y traición a Chávez”.

“De manera que, esa crítica y autocrítica debe contextualizar la compleja coyuntura a la que nos hemos referido antes; debe ser canalizada adecuadamente, a fin de evitar que nuestras aspiraciones colectivas de que sean revisadas y rectificadas algunas conductas, errores e, incluso, desviaciones que pudieran estar teniendo lugar en el ámbito ético, ideológico y en el desempeño de la gestión política y/o pública, se conviertan en elementos empleados por la contrarrevolución para acabar con el proyecto bolivariano; y que se materialicen por el contrario en el reimpulso de las políticas implementadas por la Revolución Bolivariana en provecho de las grandes mayorías.

“Vale decir, se trata de practicar aquello que el Comandante Eterno denominó las 3R al cuadrado; a fin de asegurar mantener el camino victorioso: repolarizar, repolitizar, para reunificar nuestras fuerzas; y verdaderamente ir a fondo en la revisión, la rectificación y el reimpulso de nuestra revolución.

“Nos corresponde a nosotras y nosotros, a las y los patriotas, trabajar sin vacilaciones para blindar la invencible unidad de las fuerzas revolucionarias, para mantenernos unidas y unidos (en nuestra diversidad), leales a los más elevados y sagrados intereses de la Patria, al legado del Comandante Chávez. ¡Leales siempre, traidores nunca!”

El domingo 13 de septiembre el buque iraní Honey arribó a la Terminal de Almacenamiento y Embarque de José, en el Estado venezolano de Anzoátegui, cargado con 2 millones de barriles de gas condensado. Navegó sin nombre para no ser identificado, a fin de evitar el bloqueo naval que pretende imponer EEUU a Venezuela.

El gas condensado se emplea para mezclar con el crudo pesado de la Faja del Orinoco y producir con ello el petróleo tipo Merey 16.

Venezuela actualmente padece escasez de gasolina que afecta a millones de personas y a la economía en general como resultado del criminal bloqueo que mantiene EEUU e impide el funcionamiento adecuado de la industria petrolera venezolana.

El pasado mes de mayo, cinco buques fletados por Irán llegaron a Venezuela, a los que se sumarán otros tres que viajan hacia puertos venezolanos, encontrándose actualmente en el sur de África, viéndose obligados a navegar con medidas extremas para evitar la interferencia de EEUU, tales como cubrir sus identificaciones y navegar con radares apagados.

Gráfica.- Refinería Cardón, Paraguaná, estado Falcón. Foto: Archivo

Tomado de medium.com, cubadebate.cu y telesurtv.net