Internacional
Tipografía

El relator especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre derechos humanos y sanciones internacionales, Idriss Jazairy, alertó este viernes que las sanciones unilaterales, que pretende el Gobierno de Estado Unidos imponer sobre Venezuela, sólo constituyen un perjuicio de los derechos fundamentales del pueblo.



“Las sanciones son perjudiciales para cualquier Estado y pueden tener un impacto particularmente devastador en los ciudadanos de los países en desarrollo cuando perjudican a la economía”, subrayó Jazairy, citado en una nota de prensa emitida por el Centro de Noticias de la ONU, reseñó AVN en su portal web.

El relator especial mencionó también que las medidas coercitivas unilaterales no deben en ningún momento ser utilizadas como instrumento de política exterior, y que la vía que se debe establecer ante cualquier diferencia es sin duda el diálogo.

“El diálogo es la base de la solución pacífica de las controversias”, recalcó y reiteró que “los Estados deben entablar un diálogo constructivo con el Gobierno de Venezuela para encontrar soluciones a los retos muy reales que se enfrentan”.

En días pasados, el secretario general de la ONU, António Guterres, también señaló en un comunicado que los problemas que enfrenta Venezuela “no pueden resolverse con la imposición de medidas unilaterales, sino que requieren una solución política basada en el diálogo y el compromiso”.

En este sentido, Jazairy insistió en el respeto de los principios establecidos en la resolución 2131 de la Asamblea General, titulada “Declaración sobre la inadmisibilidad de la intervención en los asuntos internos de los Estados y protección de su independencia y soberanía”, vigente desde el 21 de diciembre de 1965.

En dicho documento se establece: “Ningún Estado puede aplicar o fomentar el uso de medidas económicas, políticas o de cualquier otra índole para coaccionar a otro Estado a fin de lograr que subordine el ejercicio de sus derechos soberanos u obtener de él ventajas de cualquier orden”. “Es vital que los Estados observen estos principios, especialmente en tiempos difíciles”, subrayó Jazairy.

Nota complementaria:El siguiente es el texto final de la declaración que "solemnemente declara":

“1.  Ningún Estado tiene derecho de intervenir direc­ta o indirectamente, y sea cual fuere el motivo, en los asuntos internos o externos de cualquier otro. Por lo tanto, no solamente la intervención armada, sino tam­bién cualesquiera otras formas de injerencia o de ame­naza atentatoria de la personalidad del Estado, o de los elementos políticos, económicos y culturales que lo cons­tituyen, están condenadas

2.  Ningún Estado puede aplicar o fomentar el uso de medidas económicas, políticas o de cualquier otra índole para coaccionar a otro Estado a fin de lograr que subordine el ejercicio de sus derechos soberanos u obtener de él ventajas de cualquier orden. Todos los Estados deberán también abstenerse de organizar, apo­yar, fomentar, financiar, instigar o tolerar actividades armadas, subversivas o terroristas encaminadas a cam­biar por la violencia el régimen de otro Estado, y de intervenir en una guerra civil de otro Estado

3.  El uso de la fuerza para privar a los pueblos de su identidad nacional constituye una violación de sus derechos inalienables y del principio de no intervención

4.  El estricto cumplimiento de estas obligaciones es una condición esencial para asegurar la convivencia pacífica entre las naciones ya que la práctica de cualquier forma de intervención, además de violar el espíritu y la letra de la Carta de las Naciones Unidas, entraña la creación de situaciones atentatorias de la paz y la seguri­dad internacionales

5.  Todo Estado tiene el derecho inalienable a elegir su sistema político, económico, social y cultural, sin inje­rencia en ninguna forma por parte de ningún otro Estado

6.  Todo Estado debe respetar el derecho de libre determinación e independencia de los pueblos y naciones, el cual ha de ejercerse sin trabas ni presiones extrañas y con absoluto respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales. En consecuencia, todo Estado debe contribuir a la eliminación completa de la discri­minación racial y del colonialismo en todas sus formas y manifestaciones

7.  Para los fines de la presente Declaración, el tér­mino “Estado” comprende tanto a los Estados indivi­dualmente considerados como a los grupos de Estados

8.  Nada en esta Declaración deberá interpretarse en el sentido de afectar en manera alguna las disposi­ciones pertinentes de la Carta de las Naciones Unidas relativas al mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales, en especial las contenidas en los Capí­tulos VI, VII y VIII.”

http://vtv.gob.ve/relator-de-la-onu-sanciones-unilaterales-constituye-un-agravio-a-los-derechos-fundamentales/
https://www.dipublico.org/3975/resolucion-2131-xx-de-la-asamblea-general-de-las-naciones-unidas-declaracion-sobre-la-inadmisibili-dad-de-la-intervencion-en-loa-asuntos-inter%C2%ADnos-de-los-estados-y-proteccion-de-su-inde%C2%AD/