Internacional
Typography

El 8 de marzo las mujeres pararon las actividades cotidianas y se tomaron las calles, las plazas, las universidades, los colegios y todos los espacios públicos; para levantar la voz exigiendo paz, trabajo, salarios dignos e iguales a los de los hombres, salud integral y educación gratuita y universal, participación política y eliminación de todos los tipos de violencias en base al género.



En Colombia las mujeres reafirmaron este 8 de marzo el entero compromiso de ser protagonistas en la implementación de los acuerdos pactados entre el Gobierno Nacional y las FARC-EP y en ese sentido ratificamos que la construcción de la paz significa la garantía plena de los derechos de las mujeres y la eliminación de todos los tipos de violencias hacia nosotras reafirmando que en definitiva la paz sin las mujeres no va.

En ese sentido la Juventud Comunista Colombiana reconoce el papel relevante de las mujeres latinoamericanas en la lucha por la soberanía, la unidad y la paz de nuestros pueblos. Por tanto, rechazamos y repudiamos que en el marco de la conmemoración de este día en la capital de Guatemala 40 niñas y adolescentes estuviesen siendo incineradas en el Hogar Seguro Virgen de Asunción.

La JUCO se une ante la denuncia internacional por lo acontecido debido a que la muerte de estas niñas y jóvenes sucede en un lugar dispuesto para albergar y contribuir al bienestar de niños, niñas y adolescentes víctimas de todos los tipos de  violencia y explotación en sus anteriores entornos, compromiso que el Estado incumplió ante la plena consciencia de la vulneración constante y sistemática de los derechos humanos que se presentaba en este hogar expresada en violencia sexual, hacinamiento, todo tipo de abusos y castigos entre otros vejámenes que hoy repudiamos de manera categórica.

El Estado Guatemalteco debe asumir su total responsabilidad sobre este feminicidio de Estado que no es resultado de la violencia aislada sino de un Estado con altos niveles de impunidad, donde los derechos de las mujeres y las poblaciones empobrecidas no son garantizados por lo cual nos unimos a la exigencia de justicia, pero también le extendemos desde Colombia a todo el movimiento social y organizaciones  de mujeres y defensoras de DDHH en Guatemala nuestro total apoyo y solidaridad en su justa lucha por la transformación de las actuales  políticas de protección de los derechos de la niñez, de las mujeres y los derechos humanos por políticas reales e integrales. Las y los jóvenes colombianos abrazamos a las familias de las víctimas y ofrecemos nuestro respaldo y solidaridad para este difícil momento esperando que exista verdad y justicia.


Reiteramos que la paz, la soberanía y la unidad de nuestros pueblos latinoamericanos serán realidad con la participación, la garantía de derechos de las mujeres y sus vidas libres de todas las formas de violencia.

Bogotá, 15 de marzo del 2017
Juventud Comunista Colombiana

https://issuu.com/juventudcomunistacolombiana/docs/comunicado_de_la_juventud_comunista