Internacional
Tipografía

Según las más recientes revelaciones del portal Wikileaks, la agencia de espionaje estadounidense comanda una red de piratas informáticos que se dedica a explotar las brechas de seguridad de los equipos más usados del mundo. Los ciudadanos de EE.UU debieran sentir vergüenza por admitir que su país continúe siendo el principal enemigo de la democracia y la paz mundial.



El mundo conoce cada vez mejor el funcionamiento y alcance de los servicios de espionaje de Estados Unidos. Si el excontratista Edward Snowden reveló en el 2013 el programa de vigilancia masiva de la NSA, ahora le tocó el turno a la CIA, considerada un Estado dentro del Estado por sus modus operandi e independencia del poder ejecutivo.

Según las más recientes revelaciones del portal Wikileaks, dirigido por el británico Julián Assange, la CIA comanda una red de hackers (piratas informáticos) que se dedica a explotar las brechas de seguridad de los equipos más usados del mundo, con el objetivo de recabar información e incluso llevar a cabo operaciones secretas.

Bajo el nombre clave de «Año Cero», el portal dispone de 8.761 documentos y archivos clasificados, que corresponden a un periodo entre el año 2013 y el 2016. El paquete proviene de una red de alta seguridad en el Centro de Inteligencia Cibernética de la CIA, en Langley, Virginia.

Para finales del 2016, según Wikileaks, la Agencia contaba con cerca de 5 000 especialistas dedicados a la ciberinteligencia y había producido más de mil programas de «hackeo», armas cibernéticas y software (programas) maliciosos para acceder a computadores, teléfonos inteligentes e incluso televisores Samsung.

La agencia perdió control sobre la mayor parte de su arsenal y este llegó a manos de antiguos hackers del gobierno y otros agentes privados de manera «no autorizada». Fue uno de ellos quien hizo llegar la información a Wikileaks.

Esta sería solo la primera entrega de una serie de revelaciones de mayor calado identificada como «Voult 7», que el portal clasifica como la mayor filtración de documentos confidenciales de la historia.

Assange, quien se encuentra en la embajada de Ecuador en Londres desde el 2012, refirió que existe un «riesgo extremo de proliferación en el desarrollo de ciberarmas» y las revelaciones de «Año Cero» abren un debate en las dimensiones políticas, legales y forenses de la problemática.

Más que televisores

Modelos antiguos de los televisores inteligentes de Samsung también están en el centro de atención porque la CIA los utiliza para grabar conversaciones privadas.

El proyecto, llamado “One”, utiliza los micrófonos integrados a las pantallas como un dispositivo de escucha electrónico, incluso cuando el equipo aparenta estar apagado. La información se guarda en el disco duro y se transmite a los servidores de la CIA una vez que el televisor se conecta a la red de redes.

Según el portal, este programa fue desarrollado en conjunto con la inteligencia británica.

Armas en los bolsillos

De acuerdo con lo revelado por Wikileaks, los teléfonos celulares son los objetivos preferidos por las agencias de inteligencia. Estos equipos se han convertido en parte de la vida diaria de miles de millones de personas en el mundo y guardan información sensible de los usuarios.

Los programas de la CIA estaban mayormente dirigidos a explotar brechas de seguridad en los sistemas operativos de los teléfonos, ya fueran Android (creado por Google) o iOs (de Apple).

Al hackear el sistema operativo se asegura el control sobre cualquier aplicación, independientemente del sistema que utilice para proteger los datos.

Para las empresas afectadas, que muchas veces anuncian sus teléfonos como los «más seguros del mundo», la noticia sobre cómo se utilizan sus vulnerabilidades cayó como un cubo de agua fría.

Apple aseguró que «la mayoría» de las brechas ya fueron resueltas en la última versión del sistema operativo que llevan los famosos Iphone y tabletas Ipad. Samsung, su gran rival sudcoreano y principal referente de los teléfonos Android, refirió por su parte que «la privacidad de los usuarios y la seguridad de nuestros dispositivos son prioritarias».

Mensajería cifrada

Otro paradigma de la tecnología moderna que parece amenazado por las recientes revelaciones es la invulnerabilidad de los servicios de mensajería cifrados más populares, como son Whatsapp, Signal y Telegram.

Los documentos muestran que la CIA cuenta con herramientas que permiten acceder a las conversaciones de dichos programas, recopilando mensajes de audio o texto.

Muchos servicios de mensajería encriptan sus mensajes por seguridad, pero la CIA explota las vulnerabilidades de los teléfonos para acceder a la información.

Los especialistas aclaran que las técnicas utilizadas no son para romper el cifrado, sino que se valen de las vulnerabilidades del teléfono antes de que la información se encripte.

Open Whisper Systems, la empresa que desarrolló la tecnología de mensajería instantánea encriptada Signal, subrayó en Twitter que todos los documentos divulgados por Wikileaks mostraban sistemas que consistían «en introducir virus en los teléfonos.
 
Ninguna de las fallas se encontró en Signal ni rompieron su protocolo de encriptamiento».

Sistemas operativos en la mira

Las computadoras, servidores y equipos de redes tampoco quedaron bien parados en esta ocasión. Ya Apple, Microsoft y Google estuvieron en aprietos en el 2013 cuando Snowden demostró cómo la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA) accedía a sus servidores.

Ahora se sabe también que la CIA posee técnicas para infectar y controlar las computadoras que corren el sistema operativo Windows. Uno de ellos, con el nombre clave de «Martillo Taladrador», se distribuye a través de los programas que se instalan desde unidades de CD y USB para hacer vulnerables a los usuarios.

La agencia también cuenta con armas «multiplataforma» que son capaces de explotar deficiencias en las computadoras con sistemas operativos MAC OS (Apple), Solaris y Linux.

De ciencia ficción

Si bien las noticias de espionaje electrónico no son nada nuevo, muchos consideran que las revelaciones de Wikileaks abren una nueva era.

«Lo interesante es que muchas de las cosas que pensábamos que eran de ciencia ficción en realidad son posibles», dijo al sitio web especializado Teknautas Sergio de los Santos, director del área de Innovación y Laboratorio de la empresa de tecnología ElevenPaths.

Se abre incluso la posibilidad del acceso a los sistemas de control de los nuevos vehículos autónomos (conducidos por computadora) que, en opinión de De los Santos, podrían usarse «en asesinatos indetectables».

Otro programa, «Umbrage», estaría encargado de «recoger y administrar» las técnicas de ataque de otros países o agencias de espionaje, con el objetivo de «camuflar» las operaciones propias y confundir a los investigadores.

El propio Snowden, quien aún es buscado por Estados Unidos por las filtraciones del 2013, criticó en Twitter los métodos de la inteligencia de su país. «Imagina un mundo en que la CIA se pase el tiempo tratando de averiguar cómo espiarte a través de tu televisor. Eso es hoy», escribió.

http://www.granma.cu/mundo/2017-03-16/el-arsenal-secreto-de-la-cia-16-03-2017-22-03-57


Los más oscuros secretos de la CIA:

La CIA es calificada como uno de los mayores organismos perversos conocidos en el mundo. Esta entidad es «una organización fuera de la ley y es probablemente la mayor organización criminal que el mundo ha conocido», aseguró el galardonado periodista estadounidense y activista pro derechos civiles Sherwood Ross, en octubre de 2012.

«Tenemos esta gran organización criminal, dirigida por el Gobierno de Estados Unidos. Esto es un crimen contra la humanidad», agregó Ross a la cadena PressTV.

Todos los latinoamericanos que tenemos sensibilidad y memoria sabemos que Estados Unidos, es el nido de una organización que ha sembrado el odio, la muerte y la miseria en nuestros pueblos: La CIA, ese ente oscuro y turbulento que tiene una fuerte vocación criminal y salvaje.

El premio Nobel de Literatura,  Gabriel García Márquez, en 1974 publicó en la Revista Alternativa, un artículo titulado “Chile, el golpe y los gringos”, donde revelaba como Washington había estado detrás de los planes que llevaron al poder al dictador Augusto Pinochet y al asesinato del presidente socialista Salvador Allende.

Situación que se produjo luego de una brutal guerra económica y un paro, acerca del cual escribió: “El paro se sostuvo hasta el final, sin un solo instante de desaliento, porque estaba financiado desde el exterior con dinero efectivo. La CIA inundó de dólares el país para apoyar el Paro Patronal”, “una semana antes del golpe se había acabado el aceite, la leche y el pan”.

Sin duda, los ciudadanos estadounidenses debieran sentir vergüenza por callar y admitir que su país continúe siendo el principal enemigo de la democracia y la paz.

http://www.voltairenet.org/article176249.html
http://carlosvillaguzman.blogspot.com.co/2009/10/la-cia-agencia-criminal.html
http://www.pacocol.org/index.php/noticias/solidaridad/136-la-mayor-violacion-a-los-derechos-humanos-del-siglo-xx-el-bloqueo-de-ee-uu-a-cuba-gabo