Internacional
Typography

Es de todos sabido que el agua dulce constituye hoy un recurso natural escaso y estratégico, ya que es único e insustituible para la vida humana. Los Estados Unidos con sus planes de largo plazo hacen cualquier cosa para garantizar este recurso en el futuro. Naturalmente, el gobernante de cualquier país del mundo que poseyera agua dulce en su territorio patrio tiene el deber ineludible de conservarlo para el consumo de su pueblo.



Sin embargo, el presidente de Argentina Mauricio Macri traicionando los intereses de su nación, acaba de regalar el tercer reservorio de agua dulce del mundo a los Estados Unidos, lo denuncia el periódico Minuto Córdoba el 23 de agosto en su sitio Web. El 30 de agosto el periodista Orlando Rangel Yusti precisaba el valioso recurso que guarda el territorio entregado para que construyan las bases militares gringas: “…la ocupación del territorio argentino, con la instalación de fuerzas militares y de inteligencia estadounidense en el mayor reservorio de agua dulce del planeta: la Provincia de Tierra de Fuego”.

Entrega del Acuífero Guaraní

Con más certeza, dado el conocimiento que tiene sobre el tema por Radio del Sur, la diputada Alcira Argumedo señaló: “No es casualidad que donde se pretende instalar la base militar en el norte, está el acuífero Guaraní, la tercera reserva de agua dulce del mundo, y en el sur es un forma de controlar la Antártida, pues allí existe otra gran reserva de agua dulce…”.

Para que el lector tenga una idea más clara de lo que significa la donación que acaba de hacer Mauricio Macri a los Estados Unidos, detallamos un poco más las características de la región donde estarán ubicadas las bases norteamericanas: Son unos esteros o terrenos lacustres, en el caso de Iberá está constituido por 60 lagunas y subterráneamente se encuentra el Sistema Acuífero Guaraní, que se calcula tiene 1.5 millones de kilómetros cúbicos de agua dulce. Los hidrólogos calculan que ese reservorio de agua puede ser utilizado por muchos años para satisfacer las necesidades de millones de personas.

Bases militares

Para colmo de males del pueblo austral, las bases militares, cinco en total según la información de prensa, ya pululan en Tierra del Fuego militares, miembros del FBI, observadores de la OTÁN, con el agravante que esa ocupación no fue aprobada por el Congreso de la Nación. “Finalmente la OTAN y el FBI, denuncia el medio Minuto de Córdoba, pusieron el pie dentro de nuestro país”.

Esta es la grave situación de entrega de la soberanía nacional y los recursos naturales y territorios del país argentino, con la llegada al poder del neoliberal Mauricio Macri. Afortunadamente, las fuerzas progresistas, guiadas por el Partido Comunista y otros movimientos democráticos, luchan valerosamente en las calles del país. Estas movilizaciones más temprano que tarde derrotarán la política neoliberal y a quien la impone.

Semanario Voz