Mujer
Tipografía

“La democracia burguesa es la democracia de las frases pomposas, de las palabras solemnes, de las promesas liberales, de las consignas grandilocuentes sobre libertad e igualdad, pero en la práctica, todo esto oculta la falta de libertad y la desigualdad de la mujer, la falta de libertad y la desigualdad de los trabajadores y explotados”. Lenin (1919).



El día Internacional de la mujer no es el día de “felicitar a las mujeres” por ser “lindas, tiernas, sumisas, aguantadoras, buenas madres, buenas esposas o buenas hijas” y darles “un regalito” como lo ha vulgarizado la comercialización capitalista, el 8 de marzo se conmemora la lucha de la mujer por sus derechos.

La Segunda Conferencia de Mujeres Socialistas que tuvo lugar en Copenhague, Dinamarca, en 1910 estableció el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer. A esta conferencia asistieron delegadas de 17 países representando sindicatos, partidos socialistas y organizaciones de trabajadoras.

La Conferencia, que sesionó el 26 y el 27 de agosto, discutió la cuestión de la guerra y llamó a las obreras a luchar contra el militarismo y el patrioterismo.

Consolidó un programa integral de defensa de la trabajadora embarazada y madre, “sean sus hijos legítimos o naturales”. Señaló que “la maternidad debe ser reconocida como una función social, con independencia del Estado civil y las formas que asume la familia”.

Exigió la revisión de las leyes sobre el infanticidio, “cometido principalmente por madres que han sido abandonadas a su suerte”.

Declaró la guerra contra la influencia religiosa y contra “las mafias que trafican con carne humana”, las redes de explotación sexual y la lucha por la igualdad política y el derecho al voto.

La propuesta fue presentada por Clara Zetkin, integrante del Sindicato Internacional de Obreras de la Confección:
 
"Las mujeres socialistas del mundo celebrarán cada año un Día de la Mujer”, “debe tener un carácter internacional y deber ser preparado cuidadosamente..."
 
Desde su aprobación oficial por la Unión Soviética luego de la Gran Revolución Socialista de octubre (1917), este día comenzó a celebrarse en otros muchos países.

En noviembre de 1919 Lenin escribió:

“La burguesía y sus partidarios nos acusan de haber infringido la democracia. Nosotros, por nuestra parte, afirmamos que la revolución soviética ha dado al desarrollo de la democracia un impulso sin precedente, en extensión y en profundidad, es decir, a la democracia para las masas trabajadoras y oprimidas por el capitalismo, a la democracia para la inmensa mayoría del pueblo, a la democracia socialista (para los trabajadores), a diferencia de la democracia burguesa (para los explotadores, para los capitalistas, para los ricos).

“¿Quién tiene razón? Para analizar bien este problema y comprenderlo más a fondo, debemos hacer un balance de la experiencia de estos dos años y prepararnos mejor para desarrollarla y llevarla adelante.
 
“La posición de la mujer pone en evidencia del modo más palpable la diferencia entre la democracia burguesa y la democracia socialista, y da una excelente respuesta al problema planteado.

“En una república burguesa (es decir, donde existe la propiedad privada de la tierra, las fábricas y talleres, las acciones, etc.), aunque sea la más democrática de las repúblicas, la mujer jamás ha tenido derechos completamente iguales a los de los hombres, en ningún lugar del mundo, en ninguno de los países más avanzados. Y ello, a pesar de que han trascurrido más de 125 años desde la gran Revolución (democraticoburguesa) Francesa.

“La democracia burguesa promete de palabra la libertad y la igualdad. Pero en la práctica ni una sola república burguesa, ni la más avanzada, ha otorgado a la mujer (la mitad del género humano) plena igualdad de derechos con los hombres, ante la ley, ni ha liberado a la mujer de la dependencia y opresión de los hombres.

“La democracia burguesa es la democracia de las frases pomposas, de las palabras solemnes, de las promesas liberales, de las consignas grandilocuentes sobre libertad e igualdad, pero en la práctica, todo esto oculta la falta de libertad y la desigualdad de la mujer, la falta de libertad y la desigualdad de los trabajadores y explotados.
 
“La democracia socialista arrolla esas palabras pomposas pero falsas y declara una guerra implacable a la hipocresía de los “demócratas”, terratenientes, capitalistas o campesinos ricos que hacen fortuna vendiendo a precios de especulación sus excedentes de cereales a los obreros hambrientos.

“¡Abajo esas infames mentiras! No puede existir, no existe, ni existirá jamás “igualdad” entre opresores y oprimidos, entre explotadores y explotados. No puede existir, no existe, ni existirá jamás verdadera “libertad” mientras las mujeres se hallen trabadas por los privilegios legales de los hombres, mientras los obreros no se liberen del yugo del capital, mientras los campesinos trabajadores no se liberen del yugo del capitalista, del terrateniente y del comerciante.

“Que los hipócritas y los mentirosos, los necios y los ciegos, los burgueses y sus secuaces, traten de engañar al pueblo con discursos sobre la libertad en general, la igualdad en general y la democracia en general.

“Nosotros decimos a los obreros y a los campesinos: ¡arranquen la careta a esos mentirosos, abran los ojos de los ciegos!
Pregúntenles:

- ¿Existe igualdad entre un sexo y otro?
- ¿Entre una nación y otra nación?
- ¿Entre una clase y otra clase?
- ¿Libertad de qué yugo o del yugo de qué clase? ¿Libertad para qué clase?
 
“Aquel que hable de política, de democracia y libertad, de igualdad, de socialismo, sin plantear estas cuestiones, sin darles prioridad, que no luche contra su ocultamiento, encubrimiento y disimulo, es el peor enemigo de los trabajadores, un lobo con piel de oveja, feroz adversario de los obreros y los campesinos, un lacayo de los terratenientes, de los zares y los capitalistas.

“Durante dos años el poder soviético, en uno de los países más atrasados de Europa, ha hecho más por la emancipación de la mujer, por su igualdad con el sexo “fuerte”, de lo que hicieron durante ciento treinta años todas las repúblicas “democráticas” adelantadas e ilustradas del mundo tomadas en conjunto.

“Instrucción, cultura, civilización, libertad, todas estas palabras altisonantes van acompañadas en todas las repúblicas capitalistas, burguesas del mundo, por una serie de leyes increíblemente infames, repugnantemente sucias, bestialmente burdas, que establecen la desigualdad de la mujer en el matrimonio y en el divorcio, que establecen la desigualdad entre los hijos nacidos fuera del matrimonio y los “legítimos”, y que otorgan privilegios a los hombres y humillan y degradan a la mujer.

“El yugo del capital, la opresión de la “sagrada propiedad privada”, el despotismo de la necedad filistea, la codicia del pequeño propietario; estas son las cosas que han impedido a las repúblicas burguesas más democráticas abolir esas leyes infames y repugnantes.

“La República Soviética, la república de los obreros y campesinos, arrolló de un golpe con esas leyes y no dejó en pie ni una sola piedra de la torre de mentiras burguesas y de hipocresía burguesa.

“¡Abajo esas mentiras! Abajo los mentirosos que hablan de libertad e igualdad para todos mientras existe un sexo oprimido, mientras existen clases opresoras, mientras existe la propiedad privada del capital y las acciones, mientras existe gente rica que utiliza sus excedentes de cereales para esclavizar al hambriento. Nada de libertad para todos, nada de igualdad para todos, sino lucha contra los opresores y los explotadores, eliminación de toda posibilidad de oprimir y explotar. ¡Esa es nuestra consigna!

“¡Libertad e igualdad para el sexo oprimido!
¡Libertad e igualdad para los obreros y para los campesinos trabajadores!
¡Lucha contra los opresores, lucha contra los capitalistas, contra los kulaks especuladores!

 “Esa es nuestra consigna de lucha, esa es nuestra verdad proletaria, la verdad de la lucha contra el capital, la verdad que lanzamos a la cara del mundo del capital, con sus melosas, hipócritas y pomposas frases sobre libertad e igualdad en general, sobre libertad e igualdad para todos.
 
“Y porque hemos puesto al descubierto esta hipocresía, porque, con energía revolucionaria estamos garantizando la libertad y plenos derechos para los trabajadores oprimidos, contra los opresores, contra los capitalistas, contra los kulaks, por ello precisamente, es que el poder soviético es tan caro a todos los trabajadores del mundo.

“Es por ello que, en el día del segundo aniversario del poder soviético, está con nosotros, en todos los países del mundo, la simpatía de las masas obreras, la simpatía de los oprimidos y explotados.

“Por ello, al celebrar el segundo aniversario del poder soviético, y a pesar del hambre y el frío, a pesar de todos los sufrimientos causados por la invasión imperialista a la República Soviética rusa, estamos firmemente convencidos de que nuestra causa es justa, firmemente convencidos de que el triunfo del poder soviético en el plano mundial es inevitable”.

Y posteriormen en 1821 señaló: “bajo el capitalismo, la mitad femenina del género humano esta doblemente oprimida. La obrera y la campesina son oprimidas por el capital, y además, incluso en las repúblicas burguesas más democráticas no tienen plenitud de derechos, ya que la ley les niega la igualdad con el hombre.

 
“Esto, en primer lugar, y en segundo lugar -lo que es más importante-, permanecen en la "esclavitud casera", son "esclavas del hogar", viven agobiadas por la labor más mezquina, más ingrata, más dura y más embrutecedora: la de la Cocina y, en general, la de la economía doméstica familiar in¬dividual.”

Los antecedentes históricos del 8 de marzo se atribuyen a dos hechos importantes como motivo de inspiración para escoger esa fecha. Ambos eventos ocurrieron en la ciudad de Nueva York.

El primero es una gran marcha de trabajadoras textiles en el año 1857. Miles de mujeres marchan sobre los barrios adinerados de Nueva York en protesta por las miserables condiciones de las trabajadoras.

El segundo, ocurre en 1908. En un incendio en una fábrica textil de Nueva York mueren quemadas 129 mujeres que se habían encerrado para reclamar iguales derechos laborales que los hombres. . Los dueños de la fábrica habían encerrado a las trabajadoras para forzarlas a permanecer en el trabajo y no unirse a la huelga.

En 1977 la Asamblea General de las Naciones Unidas invitó a todos los Estados a declarar, ese día como “Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional”

Pero, poniendo en evidencia su carácter Imperialista,  aunque el Día Internacional de la Mujer era celebrado en todo el mundo no lo fué en EE.UU hasta el año 1994.

En Colombia las mujeres solo tuvieron derecho al voto en el año 1954, y  todavía hay enormes brechas de género, en particular en las esferas política, cultural y económica.
 
En cuanto a los indicadores relacionados con el género, apenas la participación política de las mujeres colombianas ha aumentado del 6% al 11% en los cargos de elección popular, y del 7% al 21% en las elecciones del Congreso en los últimos 20 años.

Colombia es uno de los países de América Latina con la menor representación de las mujeres en la política. En 2015 son tan sólo tenía  el 14% de concejalas,  17% de diputadas, el 10% de alcaldesas y el 9% de gobernadoras. Cifras muy por debajo de la paridad que haría justicia a la proporción de mujeres dentro de la sociedad.

En relación a los derechos económicos, las  mujeres aún enfrentan importantes dificultades de acceso al empleo, y cuando entran en el mercado laboral, se enfrentan a diferencias salariales significativas y trabajan en los altos niveles de informalidad.

Se han promulgado numerosas leyes para prevenir y sancionar la violencia contra las mujeres, como la Ley 1257 de 2008. No obstante, las cifras de violencia intrafamiliar y el feminicidio son alarmantes.

Según el informe del Instituto Nacional de Medicina Legal en Colombia, en el 2014 fueron asesinadas 1.007 mujeres, se registraron 37.881 casos de violencia grave por parte de sus parejas y 16.088 casos de violencia sexual, el 86% del total de las víctimas de este delito, siendo además las niñas y las adolescentes las principales afectadas por este perverso crímen.

La tasa de mortalidad materna por cada 100 mil nacimientos se situó en 55% para el año 2015. Esto es especialmente crítico en las madres adolescentes y en los pueblos indígenas: 1 de cada 5 madres que fallece tiene entre 10 y 19 años de edad y 1 de cada 4 muertes ocurre en población indígena.

Se ha evidenciado la relación de la muerte materna con la vulnerabilidad de comunidades expuestas a la pobreza, al conflicto armado, a proyectos minero energéticos, a la violencia, la discriminación hacia las mujeres, y las deficiencias nutricionales que influyen directamente en su salud y su vida.

De hecho, el acceso a alimentos nutritivos antes y durante el embarazo, previene deficiencias nutricionales como la anemia, que en poblaciones indígenas afecta a 1 de cada 5 mujeres, ocasionando partos prematuros y afectando el desarrollo cognitivo y el crecimiento  de los niños.

El bajo nivel educativo de las gestantes, su poco conocimiento sobre el embarazo, parto y posparto, las barreras geográficas, económicas y de calidad de la atención en salud son causas de las altas tasas de mortalidad materna.

Según un estudio de la universidad Nacional la realidad de las madres gestantes comparada con otros países del continente es muy grave, la mortalidad materna en Colombia es  comparable con la de países de África. En departamentos como Chocó, Guajira, Meta, Guainía según el informe, es donde más se presenta este fenómeno.

 
El pasado 2 de marzo fue asesinada Ruth Alicia López Guisao, lideresa campesina y defensora de derechos humanos, integrante de la Asociación Agroecológica Interétnica e Intercultural ASOKINCHAS, organización miembro del Coordinador Nacional Agrario y de Congreso de los Pueblos.
 
Ruth Alicia fue una sobreviviente de la Unión Patriótica, y se destacó por su espíritu de servicio social y solidario.

Su asesinato es una muestra de que las organizaciones que hoy operan en la ciudad de Medellín son los mismos paramilitares que asesinaban en años pasados, es una muestra de que estas estructuras persisten y no son simple delincuencia común o bandas criminales como asegura la institucionalidad del Estado colombiano.

Frente a estos dolorosos hechos, no es posible pensar que el 8 de marzo es un día para “celebrar” y “felicitar” a las mujeres por el simple hecho de ser mujeres, sino una oportunidad para reflexionar y discutir sobre la discriminación y la violencia contra la mujer a todo nivel, un día para difundir y exigir el cumplimiento de sus Derechos, y denunciar todas las formas de opresión y explotación,  porque todo hombre y toda mujeres tienen derecho a vivir en paz, armonía y felicidad.
 
Fuentes:
https://www.ecured.cu/8_de_marzo


https://www.ecured.cu/D%C3%ADa_Internacional_de_la_Mujer

https://es.wikipedia.org/wiki/D%C3%ADa_Internacional_de_la_Mujer#1917:_D.C3.ADa_Internacional_en_la_Uni.C3.B3n_Sovi.C3.A9tica

https://www.marxists.org/espanol/lenin/obras/1919/noviembre/06.htm

http://colombia.unwomen.org/es/onu-mujeres-en-colombia/las-mujeres-en-colombia

http://www.paho.org/col/index.php?option=com_joomlabook&task=display&id=514&Itemid=231

http://www.noticiasrcn.com/nacional-pais/preocupantes-indices-mortalidad-materna-colombia

http://www.pacocol.org/index.php/comites-regionales/antioquia/128-vil-asesinato-de-otra-lideresa-social-en-medellin-repudio-nacional