Mujer
Tipografía

¿Machismo o Leninismo? Es el título de la campaña de la Juventud Comunista Colombiana (JUCO) que empapelo esta semana la sede central del Partido Comunista Colombiano.



La cuestión de discutir el machismo, no es asunto de señalar los principios del marxismo-leninismo. Sabemos que compañeros lectores de Marx que son machistas en extremo. Esto no tiene que ver aquí con El Capital, La ideología alemana, Los Grundrisse, etc. La obra de Marx reveló el secreto del fetichismo de la mercancía y de cómo los capitalistas usurpan una parte del salario de los obreros en la llamada plusvalía.

La cuestión que puso esta semana en discusión la Juventud, es la ideología de género, que sigue siendo uno de los problemas más sentidos en la izquierda y derecha colombiana. Este asunto que han caracterizado autoras como Joan Wallach Scott, entre tantas feministas, es una cuestión que vuelve en un escenario de denuncias interpuestas ante la Comisión de Ética y Garantías. No es suficiente que los hombres se pongan faldas en escenarios públicos, cuando no dan igual de posibilidades de generación de ingresos entre hombres y mujeres.

El acoso sexual al interior de los escenarios de trabajo partidario, de las salidas con compañeros del Partido, el malestar de los malos tragos y el indescifrable laberinto de las lagunas. Los acosos entre los mismos sexos y las rivalidades intergeneracionales, vienen siendo la comezón entre los compañeros y compañeras que entre líneas van develando los acontecimientos ocultos ¿casi han matado a tu hija y no te diste cuenta?, son parte de los susurros entre las clases y las reuniones. ¿Cuántas veces puede un mayor pedir favorcitos a sus subordinados?, ¿cómo hacer para no perder el respeto a los mayores e impedir los acosos sexuales?

Desde otras latitudes con alguna legión decidimos volver a ser niños y niñas, antes que ingresar en la orgía de los mayores. Fueron descubiertas sus enfermedades y traumas de impotencia, soledades, desengaños y perversidades. Sin querer negarles la sabiduría y la condición de ser históricos partidarios comunistas, en muchos países y hemos de decir, en otros partidos y escenarios de trabajo, ocurre esto mismo. El asunto de sancionar a un compañero en nuestras filas para verlo de fiesta y celebrando en otro partido, tampoco ha sido grato.

En la Universidad Nacional de Colombia, el tema del acoso sexual, explotó con la grabación que una estudiante de la Maestría de Educación de la Facultad de Ciencias Humanas, hiciera cuando tenía asesoría con uno de sus profesores. Este hecho, ha removido en la comunidad académica de la Facultad de Derecho y Ciencia Política, una discusión del actual director y la exdirectora del departamento de Ciencia Política, son confrontaciones políticas, diferentes posiciones respecto al asunto de la rivalidad de sexos ante las presiones y seducciones a sus estudiantes.

Las investigaciones entre la explotación de los recursos naturales y los intereses de la confianza inversionista, de las inversiones extranjeras directas, de las resistencias de los movimientos sociales, no han tenido los mismos recursos de investigación que las investigaciones en seguridad y defensa que adelanta la misma facultad. Por tanto, el hecho de las diferencias de género, son sutilezas, en el trasfondo de lo que acontece; entre señalamientos de mafias autofinanciadas, versus, agentes encubiertos bien pagados por el Estado, entre los polos, están metiendo en el medio a los estudiantes de pregrado y posgrado.

La sutileza de un acoso sexual, en la cultura machista que permea todas las esferas de la sociedad, sigue estando en la diferenciación social en el juzgamiento de los comportamientos de hombres y mujeres en la participación de las discusiones públicas, y en la participación de escenarios de deliberación política y científica. Esto pasa por hacer claridad a los compañeros en clases y en reuniones de grupos de investigación, que no hay porque una estudiante tenga que tener relación sexual o sentimental con alguno de sus compañeros para que le permitan acceder a los fondos y recursos económicos dispuestos para los procesos de investigación.

Conocemos la orientación de la Comisión de Género del Partido Comunista Colombiano. La pluralidad y diversidad sexual han sido tema de liberación de los cuerpos. En lo cual el círculo virtuoso de la monogamia se opone al círculo vicioso de la poligamia. Esto no es asunto de consumo de drogas. Muy posible los concentrados del primer círculo consumen varias dosis en sus relaciones íntimas. Los segundos pueden pasar de puritanos ante las drogas y desvelarse entre el alcohol y las múltiples parejas.

Estas cuestiones, han ido a fondo al pasar límites de la extra-sexualidad e irrumpir en lesiones personales. El masoquismo como práctica humana tiene una extensa literatura. Más las heridas corporales con pérdida de conocimiento, es uno de los temas activos en investigación. Los celos y posesiones pueden ser otro de los temas de estudio en nuestras relaciones interpersonales, en la construcción de Partido, al respecto, algunas vertientes feministas se han hecho de la consigna de que la vida privada es un asunto político.

Precisamente por la violencia intrafamiliar de los casos de compañeros de izquierda en Colombia y América Latina, este ha sido un tema sensible. En términos de conciliar la vida de los machos de izquierda en los asuntos públicos partidarios y los serios problemas en sus hogares. La manutención de la familia, la responsabilidad de crianza con los hijos e hijas, la custodia de los niños en los casos de separaciones, son asuntos que también nos ha costado tratar.

La marca roja con la cual se pintaron la cara “jugadores, árbitros y entrenadores” de la selección nacional italiana, es una campaña que sacude al mundo por “la violencia contra la mujer”, en “contra de las agresiones de las que tantas mujeres han sido y son actualmente víctimas”. Sí en el fútbol la tarjeta roja te expulsa del partido, en el trabajo político la marca roja te saca de la militancia, sería la conclusión de esta temporada, a portas de comenzar el mundial Rusia 2018.

Con la expectativa puesta en la ruta de género que ha iniciado la Juventud Comunista de Colombia, esperando que la respuesta siga siendo internacional. Con motivo de hacernos cargo de los asuntos de violencia intrafamiliar que estamos padeciendo en los hogares de nuestros partidarios, es necesario educar de otra manera a los hombres y mujeres de las futuras generaciones, por una dirección política que brinde igualdad de derechos y oportunidades de participación y liderazgo, por una militancia que siga denunciado y confrontando los abusos a los que se expone.

(*)Mg. Liliana Pardo Montenegro. Doctoranda en Ciencias Sociales (UBA) – Estancia de Investigación Doctorado en Estudios Políticos y Relaciones Internacionales (UNAL) – Partido Comunista Colombiano

Gáfica.- La notable propuesta organizada por la Federación Italiana de Fútbol en colaboración con la organización 'WeWorld' también contó con la participación de árbitros y técnicos en los enfrentamientos de la fecha 34 de la Serie A. (REUTERS)