Mujer
Typography

(Extractos) No voy a ir a la chingada Casa Blanca, había afirmado Megan Rapinoe, la cocapitana de la selección estadunidense antes de que su equipo ganara la Copa Mundial y ella fuera premiada como la jugadora estrella en ese concurso que culminó este domingo. (*)



Ella anotó el gol del triunfo (…) pero a lo largo de este campeonato mundial también ha goleado al presidente de Estados Unidos una y otra vez.

La futbolista estadounidense más famosa del mundo ha sido severa en sus críticas al mandatario y sus políticas. Ha declarado en múltiples ocasiones que lo considera un racista y un sexista (...)

Afirmó, en torno a una invitación a la Casa Blanca: “no voy a ser falsa, estar con el presidente, quien claramente está en contra de tantas de las cosas que defiendo, y de tantas de las cosas que realmente soy”.

Pero quien con humor ha comentado que es una “protesta caminante”, no empezó su enfrentamiento contra injusticias ahora. De hecho, fue la primera persona blanca que se arrodilló durante el himno nacional de EEUU antes de un partido, en protesta contra la injusticia racial y la violencia policíaca en 2016, al sumarse a los actos de protesta detonados por el mariscal de fútbol americano Colin Kaepernick ese mismo año.

Explicó entonces que por “ser una estadunidense gay, sé lo que significa ver la bandera y no tenerla protegiendo todas las libertades… Es imperativo tener a personas blancas que apoyen a personas de color sobre esto”.

La federación de fútbol de EEUU prohibió a los jugadores arrodillarse, pero Rapinoe continuó expresándose al rehusar cantar el himno y poner su mano sobre su corazón antes de los partidos de esta Copa Mundial.

Rapinoe se ha expresado públicamente sobre todo tipo de injusticias, particularmente en defensa de los derechos de la comunidad gay y la igualdad de género.

Ella junto con todas las 28 integrantes de la selección registraron una demanda legal contra la federación de fútbol ("soccer" en EEUU) por discriminación en pago y recursos (la selección ganó la última copa mundial en 2015 y la de 1999) (…)

Durante esta Copa, respondió después de ser acusada de ser anti-estadounidense: criticar las injusticias en EEUU es ser “muy americano”.

Trump, hace dos semanas, en medio de la Copa, dijo que invitaría al equipo, pero opinó que no era apropiado que Rapinoe proteste durante el himno nacional (…)

Otras integrantes del equipo han expresado que no acudirán a la Casa Blanca para ser festejadas por este presidente, y es posible que todo el equipo se niegue.

Ali Krieger, otra estrella del equipo, tuiteó hace un par de semanas que: “en torno del tuit del ‘presidente’ hoy, sé que se enoja ante mujeres a quienes usted no puede controlar o manosear, pero yo estoy con @mPinoe [Rapinoe] y me quedaré alejada también. No apoyo a este gobierno ni su ataque contra los ciudadanos LGBTQ, migrantes y nuestros más vulnerables”.

No estarán solas. Durante este régimen, varios equipos deportivos profesionales han rechazado la invitación a la Casa Blanca, incluyendo los Golden State Warriors después de que ganaron el campeonato de basquetbol profesional, y cuyas estrellas y su técnico deploraron y criticaron las políticas de Trump, contra los migrantes en 2017 y 2018.

Las Águilas de Filadelfia tampoco fueron a la Casa Blanca después de ganar el Supertazón el año pasado. Son parte, a la vez, de una noble historia de atletas estadounidenses que se han sumado a las luchas por la justicia social y política, incluyendo figuras como Muhammad Ali, los atletas olímpicos que levantaron su puño en las Olimpiadas de 1968 en México, de Jackie Robinson, Billie Jean King y tantos más.

¡Goooool!

Gráfica La futbolista Megan Rapinoe, cocapitana de la selección femenina estadunidense de futbol (que este domingo se proclamó campeona del mundo Francia 2019), ha acusado a Donald Trump de ser "racista" y "sexista" Foto: Getty Images

(*) La información sobre el Mundial de fútbol femenino fue minimizada por los medios machistas al servicio de la burguesía colombiana, mientras se dió amplia cobertura a la copa América masculina de fútbol.

Fuente:
https://www.jornada.com.mx/2019/07/08/opinion/023o1mun