Mujer
Typography

El 28 de julio de 1819 Antonia Santos Plata, una de las heroínas de la Independencia de Colombia y creadora de las guerrillas de Coromoro y Cincelada, fue fusilada en la plaza pública de Socorro (Santander) por orden del sanguinario coronel español Lucas González.



Había nacido el 10 de abril de 1782 y su infancia transcurrió en la provincia del Socorro, región que en 1781 había vivido el movimiento insurreccional de los Comuneros. Creció en el seno de una familia que apoyó abiertamente la causa de la independencia.

Antonia y su hermano Fernando, financiaron y dirigieron la guerrilla Santos o Coromoro, que tuvo su centro de operaciones en la hacienda El hatillo ubicada en Cincelada, Santander.

Este grupo insurgente, el más numeroso y mejor organizado de aquellos parajes, realizaba hostigamientos armados a las fuerzas del Rey, entorpecía las actividades civiles y administrativas, propiciaba la fuga de patriotas, interceptaba las comunicaciones, impedía el envío de recursos a Barreiro, mantenía informados de los movimientos realistas a los patriotas armados y despertaba en las comarcas el entusiasmo patriota.

Esta guerrilla, al lado de otros grupos armados de patriotas con quienes actuaron en conjunto en varias ocasiones, fue un verdadero dolor de cabeza para Antonio Fominaya y Lucas González, los dos últimos gobernadores españoles en la provincia.

En 1819, el coronel González canalizó todos sus esfuerzos para reprimir y destruir los grupos guerrilleros de su provincia, persiguiendo a Antonia y a la guerrilla que comandaba.

Así pues, la noche del 12 de julio un destacamento colonial apresó a Antonia, su hermano menor Santiago y su sobrina de 15 años Helena Santos Rosillo, siendo conducidos a Charalá y después a El Socorro.

González, luego de recibir la orden del perverso Virrey Sámano de ajusticiar a todo rebelde, condenó a muerte a Antonia por ser enemiga del Rey y apoyar las guerrillas patriotas.

Junto con los guerrilleros Pascual Becerra e Isidro Bravo fue ejecutado en la plaza de El Socorro el 28 de julio de aquel año, tan sólo diez días antes del triunfo popular en el campo de Boyacá.

La mañana de su fusilamiento, la heroína vestía de negro, se despojó de sus joyas e hizo entrega de su testamento a su hermano Santiago. A las diez y media de la mañana sonaron los proyectiles que extinguieron su vida.

El sanguinario Lucas González, pensó que el crimen de la líder social detendría a los “revoltosos”. Sin embargo, los criminales se equivocaron.

Después del fusilamiento, las tropas realistas partieron rumbo a Tunja para reunirse con el coronel José María Barreiro, quien tras haber perdido en El Pantano de Vargas había pedido refuerzos. Apenas en Oiba, a González le llegó la noticia de que Charalá había sido tomada por la guerrilla de Coromoro en coordinación con la local y decidió devolverse.

En el pueblo, mientras tanto, los Charaleños y Coromoreños revolucionarios que se habían tomado el lugar, destituyeron al alcalde y demás autoridades españolas, los apresaron y nombraron a Ramón Santos como su primer alcalde popular.

Toda la gente de la región empezó a ser convocada. Se reunieron poco más de tres mil personas entre campesinos, comerciantes, personajes influyentes de Charalá y residentes de los pueblos cercanos de Ocamonte, Cincelada, Coromoro, Riachuelo y Encino.

Al mando de Fernando Santos, hermano de Antonia, se conformaron seis milicias según su origen, cada una de 500 hombres más o menos. Se crearon banderas para cada grupo y se aleccionaron para enfrentar a los españoles. Todo en menos de una semana.

Estos valerosos guerrilleros enfrentarían el 4 de agosto de 1819 a las tropas del imperio español en la Batalla de Pientá.

Fuentes:
https://www.vanguardia.com/santander/guanenta/la-batalla-del-pienta-por-un-lugar-en-la-historia-IBVL441382
https://www.vanguardia.com/judicial/la-batalla-del-pienta-en-charala-lucha-por-la-tierra-la-patria-y-la-libertad-IRVL69381
https://www.ecured.cu/Antonia_Santos_Plata