Mujer
Typography

Por medio de una denuncia pública realizada este fin de semana, varias organizaciones estudiantiles de la Universidad rechazaron el caso de agresión sexual hacia una estudiante de medicina, por parte de dos funcionarios de vigilancia de la empresa ‘Seguridad Las Américas LTDA’ que se presentó al interior del campus en la madrugada del 2 de noviembre.



Los hechos que se relatan en la denuncia indican que, en medio de una fiesta que se realizó en la noche del viernes al interior de la universidad, una estudiante sufrió un caso de acoso por parte de otro estudiante, motivo por el que un amigo cercano la acompañó a buscar refugio en un lugar más silencioso dentro de la misma institución. Ella se quedó dormida debido al estado de embriaguez en el que se encontraba.

A las 2:00 a.m dos celadores la encontraron manifestaron que no podía estar ahí, debido a que tendría sanciones disciplinarias. Más tarde, estos mismos celadores la ayudaron a entrar por una ventana hacia un cuarto de la universidad, situación que aprovecharon para tocar el cuerpo de la estudiante de manera invasiva. Después la forzaron a salir y la llevaron a uno de los bloques más apartados; allí la estudiante se quedó dormida de nuevo.

Los miembros de seguridad privada, aprovechando el estado de la estudiante, la tocaron nuevamente sin su consentimiento; cuando ella les manifestó su incomodidad, ellos le respondieron: “le ayudamos ¿y no se va a dejar tocar? Déjese tocar”.

Luego ella cae en un estado de inconsciencia y se despierta con la ropa rasgada, hematomas y rasguños en su cuerpo. Cuando la examinan en el hospital activan el ‘código fucsia’, que es el código protocolario de violencia y agresiones sexuales.

La reacción de la comunidad universitaria

Los estudiantes exigen a la Universidad de Antioquia y al Consejo Superior Universitario -CSU- que brinde las garantías necesarias para la seguridad e integridad de la estudiante agredida, asimismo que se rompa todo vínculo contractual con la empresa de seguridad y con los agresores.

Por medio de un comunicado, la Universidad afirmó que se compromete a aportar a las autoridades todos los elementos probatorios que estén a su alcance y a acompañar las tareas de investigación de los organismos correspondientes.

Sin embargo, no es la primera vez que un caso de agresión sexual de este tipo se presenta al interior de la Universidad de Antioquia. En el año 2011, cuando los encargados de la seguridad al interior de la institución eran la empresa ATEMPI, dos estudiantes también fueron agredidas sexualmente por parte de Nedardo Murillo Valdés, vigilante de dicha empresa. En ese momento, la denuncia la realizó la Corporación Jurídica Libertad.

La violencia contra las mujeres no debe pasar desapercibida, teniendo en cuenta, además, que la cifra de feminicidios va en aumento. Según medicina legal, entre enero de 2018 y febrero del presente año iban 1080 asesinatos de mujeres, mientras que en materia de abusos sexuales el incremento marca el 9.5%.

Colombia Informa