Nacional
Typography

Se dice con toda razón que para solucionar un conflicto de manera pacífica es necesario el “diálogo”. Pero el diálogo que resuelve conflictos supone que las partes en conflicto se escuchen mutuamente, negocien, logren y respeten acuerdos.



Si se desea resolver un conflicto el diálogo debe darse entre las personas o grupos que están en conflicto, no con otras personas por “importantes” que parezcan, y mucho menos se puede resolver si se intenta imponer condiciones, se aplaza con disculpas y se culpa a terceros de nuestros propios errores. Eso es infantil e irresponsable, por decir lo menos.

No se puede culpar al Senador Gustavo Petro por los errores del gobierno, que han llevado a millones de ciudadanos a protestar en las calles.

Y luchar por derechos postergados no es incendiar al país.

No ha sido Petro quien, por estar mirando hacia Venezuela, no ha tomado medidas serias para detener el genocidio de nuestros indígenas, ni el asesinato de líderes sociales y excombatientes de las extintas Farc-Ep, que llevó a un grupo de ellos a tomar la decisión de volver a las armas.

No ha sido Petro quien intenta desconocer y "hacer trizas" los Acuerdos de Paz, ni quien intentó poner trabas a la Justicia Especial para la Paz.

No fue Petro quien ordenó allanamientos ilegales, ni quien intentó estigmatizar e impedir el Gran Paro nacional.

Petro no decretó toques de queda, ni infundió pánico para intentar frenar las protestas, ni es quien ordena infiltrar vándalos en marchas pacíficas, ni fue quien ordenó al ESMAD usar las armas, supuestamente “no letales” que asesinaron a Dilan Cruz.

Los Colombianos no queremos más violencia, ni más muertes. Ha llegado la hora de que el subpresidente Duque se siente a dialogar con los verdaderos protagonistas, los integrantes del Comité Nacional de Paro (CNP) sobre la agenda que ha movilizado a millones de colombianos durante estos 7 días:

1. Retirar del proyecto de ley de reforma tributaria en tránsito en el congreso de la República.
2. Derogatoria inmediata del decreto No 2111, de 2019, por el cual se creó el Holding Financiero.
3. Derogatoria de la circular No 049, de 2019, sobre estabilidad reforzada.
4. Disolución del ESMAD y depuración de la Policía Nacional responsables de la muerte de Dilan Cruz.
5. El Gobierno se abstendrá de tramitar la reforma al sistema pensional.
6. El Gobierno se abstendrá de realizar reformas laborales, tramitando además la derogatoria de los artículos 193, 198, 240, y 242 del Plan Nacional de Desarrollo.
7. El Gobierno no adelantará proceso alguno de privatización o enajenación de bienes del Estado independientemente de su participación accionaria.
8. El Gobierno iniciará de inmediato con las organizaciones respectivas la implementación y cumplimiento de los Acuerdos firmados por el anterior y el actual Gobierno entre otros:
Estudiantes universitarios
Organizaciones indígenas
Trabajadores estatales
FECODE
Sectores campesinos y agrarios.
9. Tramitar con Dignidad Agropecuaria Colombiana de los temas relacionados con las necesidades de los productores agropecuarios, entre estos la revisión de los Tratados de Libre Comercio y todo lo relacionado con la producción en este sector.
10.El Gobierno abordará con Defendamos la Paz el proceso de cumplimiento e implementación de los Acuerdos de paz firmados en La Habana.
11.Dar trámite inmediato en el Congreso de la República de los proyectos de ley anticorrupción.
12.Derogatoria del impuesto o Tarifazo Nacional relacionado con el tema Electricaribe.
13.Definición de las políticas ambientales, protección de páramos y demás con los representantes de las organizaciones ambientales que se acuerden.

Sobre esta base el diálogo no sólo es posible, sino necesario y urgente.

Duque y el Comité Nacional de Paro deben acordar mecanismos para dialogar, negociar, llegar a acuerdos y respetarlos, dejando de lado la farsa que denominan “Gran Diálogo Nacional”... un nombre rimbombante para esconder la falta de interés de dialogar con los verdaderos protagonistas, y dar solución a los graves problemas que afectan a los trabajadores colombianos.